Cuatro detenidos por retener ilegalmente y explotar a indigentes

policia-nacional
Agentes de la Policía Nacional han detenido en la provincia de A Coruña a cuatro miembros de una misma familia, naturales de España y Portugal, por detener ilegalmente a personas especialmente vulnerables a las que sometían a tratos inhumanos y degradantes. Las víctimas eran obligadas a trabajar durante jornadas maratonianas construyendo edificaciones ilegales, recogiendo leña o ejerciendo la mendicidad. Al finalizar el día, eran confinados en barracones y caravanas ubicados en fincas apartadas de núcleos de población.

Las investigaciones se iniciaron tras recibir una denuncia por parte de una de las víctimas, que pudo pedir auxilio tras estar 14 días retenida. Esta persona indicó a los agentes que había más personas en la misma situación y aportó una descripción del lugar donde había estado confinado, una finca aislada de núcleos de población en zona rural del Lugar de Rumbo-Ledoño del municipio de Culleredo en A Coruña. Con los datos aportados por el denunciante, se desarrolló un dispositivo en el que se llevó a cabo un registro del lugar, localizando a otras dos víctimas en una finca anexa, que se hallaban allí contra su voluntad obligados a trabajar en régimen de esclavitud.

Después de liberar a las dos víctimas se analizó el material intervenido y se pudo descubrir que otras tres personas que habían estado en la misma situación lograron huir en fechas anteriores. Finalmente se identificó y localizó a los presuntos autores, dos hombres y dos mujeres, miembros de una misma familia, y se les detuvo por delitos de detención ilegal, trata de seres humanos con fines de explotación laboral, lesiones, amenazas con armas, robo con intimidación, estafa continuada y otros contra la integridad moral. En el momento de los arrestos, se localizó a otra víctima en uno de los domicilios, que estaba siendo buscada por los investigadores.

BAJO LLAVE AL FINAL DEL DÍA

Los arrestados son propietarios y vecinos de las fincas donde se encontraban las víctimas. Algunos de los perjudicados eran engañados inicialmente con la promesa de trabajar en ferias, pero después pasaban a estar contra su voluntad, recibiendo agresiones físicas y amenazas de muerte si intentaban escapar. Durante su estancia, en algún caso prolongada durante años, trabajaban sin remuneración ni contrato, en jornadas maratonianas, construyendo edificaciones ilegales, recogiendo leña y realizando todo tipo de actividades serviles, además de ejercer la mendicidad.

Además de recibir tratos inhumanos y degradantes, las víctimas al terminar el día, eran encerradas bajo llave en barracones y caravanas, privados de condiciones mínimas de higiene. A todas estas prácticas denigrantes hay que sumar que, bajo coacciones e intimidación y aprovechando su especial vulnerabilidad, los acompañaban en los trámites de solicitud de ayudas económicas y en la apertura de cuentas bancarias —en las que los arrestados se inscribían como cotitulares— para ingresar las prestaciones a las que tenían derecho. Finalmente les arrebataban las tarjetas de crédito asociadas a las cuentas en las que percibían la pensión para quedarse con todo su dinero.

Los presuntos responsables de estos hechos buscaban personas especialmente vulnerables, desarraigadas socialmente, para de este modo poder ejercer un control absoluto sobre ellas y que a su vez nadie denunciase su desaparición. Se ha conocido que en una ocasión una de víctimas había conseguido escapar a Portugal, si bien fue localizada nuevamente allí y trasladada a la fuerza a su lugar de cautiverio. En otro de los casos, tras dos años de reclusión, otra de las víctimas huyó hasta que fue interceptada en la localidad de Malpica y obligada a volver a Ledoño.

La investigación ha sido llevada por el Grupo de Delincuencia Organizada y Violenta de la UDEV de la Brigada Provincial de Policía Judicial de A Coruña de la Jefatura Superior de Policía de Galicia y la Unidad de Intervención Policial con sede en A Coruña. El operativo ha contado con la colaboración de las administraciones locales, a través de distintos servicios municipales tanto de A Coruña, como de Culleredo y de Muxía, así como de la Cruz Roja.

Lea también

Coronavirus-Galicia recibe el «si» de Sanidad y pasa este lunes a la Fase 1

Las cuatro provincias gallegas entran en la Fase 1 de la desescalada a partir de …