El actor eumés Mateo González dando pasos adelante en el teatro, cine y televisión

mateo-gonzalez-1-190915
(P.S.-E.C.)-Nos citamos en una de las cafeterías de la hermosa villa de Pontedeume. Él toma tranquilamente un café mientras comienza a hablar  y une a sus palabras un buen movimiento de manos, sonríe, parece una persona «inquieta», de las que no pueden estar muy paradas y de las que en la vida se mueven lo suficiente para buscar y luchar hasta llegar a encontrar. Hace unos años  decidió dedicarse a la vida del teatro, le costó pero supo compaginar sus sueños con el trabajo.

Nos estamos refiriendo a un joven eumés actor teatral, de televisión, cine, «aunque en todo esto voy poco a poco, aprendiendo día a día» nos dice. Él es Mateo González.

Habíamos concertado una entrevista y… «cruzando el puente a la izquierda nos vemos» y mientras nos iba relatando su vida y sus obras nuestro gráfico no dejaba de hacer trabajar su cámara para captar alguna buena fotografía. Su conversación es fluida y… lo dejamos hablar, él dice todo, casi sin preguntas.

UNA PERSONA EXTROVERTIDA

-Yo me llamo Mateo González Miño, soy una persona extrovertida, ya de pequeño jugaba con mis primos con mi hermana me gustaba llamar la atención, hacíamos payasadas, nos reíamos. Me gustaba llamar la atención, yo era muy graciosillo en clase

Pienso que ya lo mío estaba en el teatro. Mis primeros pasos, cuando me encontraba en el instituto  hice lo que se dice mis primeros pinos, parece que no iba mal y fueron precisamente mis profesores los que me animaron a pertenecer al grupo de teatro del centro. Al principio pensé que lo iba a pasar bien, que me facilitaba el faltar a algunas clases… pero poco a poco me fue entrando el gusanillo y parece que «fui a más».

Recuerdo que después de la primera obra de teatro en la que intervine el director, que era temido por todos me llamó a parte y pensé que era «para despedirme» y me dijo «no me lo puedo creer, genial, me cuesta hasta decirlo, pero debes seguir en esto» Y así empezó todo.

LA ESCUELA DE TEATRO DE NARÓN

mateo-gonzalez-2-190915

-Me fui preparando, estuve unos meses en una escuela de teatro de A Coruña, pero tenía dificultades para ir y venir, y Lucía una profesora de teatro, amiga mía, encantadora, me comentó que había una escuela de teatro en Narón de la que le habían hablado maravillas y ella fue la que posiblemente encendió la mecha porque si no me hubiese animado a ingresar en esa escuela todo hubiese quedado en un recuerdo bonito.

La verdad es que al llegar a la escuela de Narón de la mano de muchos profesores y profesoras aquello ya era otra cosa, la batuta la llevaba Flor Maceiras mi gran profesora que fue la que peleo conmigo muchísimo y empecé a ver que el teatro es una disciplina que no basta con romper barreras, sino que hay que leer, danza. movimiento, entender lo que lees, y ahí empecé.

TETERELLA TEATRO

Cuando acabamos en la escuela un grupo de amigos y amigas nos decidimos a  crear una compañía pensando en poder actuar en grandes teatros, pisar grandes escenarios, y fundamos «Teterella teatro», «unos tontos-locos». Teníamos el nombre, ¿qué era lo demás?

Una de las compañeras, la ferrolana Carmen Blanco, tenía un guión fantástico, divertido, cómico, y con él nos pusimos a trabajar y fue con la primera obra que arrancó el nuevo grupo teatro y Abigail, Mariam, Carmen y yo nos pusimos a la faena, preparamos la obra y funcionó muy bien, empezamos a dar guerra y a sonar por ahí, removimos todo lo que pudimos dándonos cuenta que todos los principios son duros, pero estuvimos tres años alargándola, intentamos ir a todos los sitios posibles, fuimos a algún festival…

Y LLEGÓ «LOVE ROOM»

Tirso Calero es el coordinador y guionista de «Amar es para siempre» y nos dice que tiene una obra «Love room» que marcha muy bien en Madrid y que le agradaría que se hiciese una adaptación al gallego para interpretarla nosotros. Carmen Blanco dijo que se encargaba de la adaptación y de la dirección y yo con Tania Villamarín, una actriz como la copa de un pino nos pusimos al frente como actores, al principio con un poco de miedo, pero… a Calero le gustó mucho, y nos abrió muchas puertas. En el Colón se registró un lleno hasta la bandera, un exitazo impensable. Y eso fue un sueño, un regalo que nos dio la vida y dio que hablar y a raíz de esta obra pues Calero piensa en mi para «Amar es para siempre», en un papel pequeño pero con mucha continuidad, en el que estaré todo el tiempo que dure, aprendiendo de la mano de gente increíble que arrasa, como Lola Herrera, Toni Cantó… muchísimos más.

HICE DE TODO

mateo-gonzalez-3-190915

-Yo sinceramente hice de todo, pinte fachadas, un verano estuve en la construcción di clases de teatro, fui camarero sobre todo —se sonríe— con Fernando Carrero montamos un bar en Pontedeume «La divina comedia», un local pensado para lo que nos gustaba él es músico, un percusionista buenísimo  y yo que me gustaba la interpretación… hasta contábamos con telón y todo,  lo mantuvimos durante tres años, un tiempo que fue algo inolvidable, fantástico, actuaciones teatrales, música, había de todo, fiestas de disfraces, hasta karaoke pero siempre con actuación de cara porque que era lo que nos gustaba.

Lo de camarero, pues como a mucha gente del teatro en España, me suponía el poder permitir seguir con la interpretación, son unos horarios raros, que en otras empresas con horario normal no podría

LA FAMILIA

¿Mi familia? ¡Bien, gracias! —Y suelta una carcajada— La verdad es que tengo que reconocer que yo nunca acababa nada, siempre probaba muchas cosas, comencé al fútbol, lo dejaba… y cuando me apunté a la escuela de teatro, diciendo que es lo que me gusta, en casa mi madre me decía «si…» a lo que seguía mi padre «si, ya, te gusta pero al final…». Pero pasaron los años y al ver que vas acabando, de hecho la escuela de interpretación junto con el carnet de conducir es la primera vez que acabe algo en mi vida, y entonces me fueron tomando mucho más en serio. Al principio pensaban que era una tontería y que ya me aburriré, pero cuando mis padres fueron a verme a una obra de teatro… mi padre quedó contento, mi padre es mi mayor crítico y… cuando empezaron a salirme cositas pues ya vieron que me estaba encaminando en mi vida y en lo que a mi me gustaba.

Amigos, novia… sí tengo novia pero ella se queja, me dice que solo me hace falta apuntarme a clases de ruso, hasta hace poco era todo un stress, salías del trabajo, ibas a ensayar, vas a grabar a Madrid, tenías que coger un bus, regresar. Volver a ensayos y trabajo…una locura pero lo llevo bien, ¡quedas con la novia…! bueno es un encanto y le agrada que haga lo que me gusta.

Voy a dejar lo del bar y a dedicarme a la interpretación. Estoy realmente enganchado y pienso que es lo mío, la interpretación. Precisamente ahora nos lleva rondando un texto de Carmen Blanco para ponerlo en escena..a ver posiblemente será la tercera obra de «Teterella teatro».

mateo-gonzalez-4-190915

Y terminamos, nos sigue hablando de lo positivo que es el teatro, lo vemos «enamorado» de digamos su profesión y con ánimos de dar mucha guerra.

Dejamos al «guardia civil» de «Amar es para siempre» y esperamos a este viernes al estreno de «El desconocido» película en la que acompaña a una de las figuras cinematográficas del momento, al gallego Luís Tosar.

A gente así… hay que apoyarla, es el futuro.

Lea también

El PP de Mugardos lamenta la actual situación municipal

En la mañana de este jueves  se celebraron varias comisiones en la Casa Consistorial de …