Peatonalízame, que algo queda

Juan Cardona CJuan Cardona Comellas-.( www.juancardona.es)

Prescindiendo de parámetros y variables que manejan los técnicos que desarrollan los Estudios y Planes de Movilidad Urbana Sostenible o simplemente los redactores de planes de «peatonalización urbana» podemos considerar, que dentro de la buena fe (supuesta) de nuestros gobernantes municipales, lo que persiguen con sus propuestas y actuaciones de «peatonalización» es la mejora general de la ciudad (que, por cierto, es quien los emplea) y simultáneamente una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos (los votantes). Los políticos, que nos tutelan, intentan con esas medidas que cambiemos los hábitos peatonales, que nos conducirán a una mejora en nuestra salud y economía; con la utilización más coherente del vehículo de motor; además con nuestro comportamiento colaboramos en la reducción de la contaminación, tanto de emisión de gases como acústica, con la reducción de accidentes, y al tiempo potenciamos una mejora de la actividad comercial en la zona: de esa forma nos volveremos a relacionar con nuestros vecinos en interminables paseos calle arriba, calla abajo. Todo esto nos conducirá a una Arcadia feliz; pero, ¿cuándo es necesaria la peatonalización para llegar a este estadio idílico?

En esta ocasión parece seguro la ampliación de la peatonalización a la totalidad de las calles María y Magdalena que flanquean a las ya enteramente peatonales, manzana a manzana, Galiano-Dolores y Real. ¡Cuatro calles paralelas en el Ferrol Centro sin vehículo alguno! ¿Es o serán una garantía plena de éxito?, o por el contrario un engorro y dificultades a sus vecinos.

Recientemente en diversos foros se ha comparado la peatonalización de Pontevedra con la de nuestra ciudad. Prescindiendo que es como comparar un huevo a una castaña, analicemos ciertos datos: La Magdalena cuenta con el doble de vecinos (4.000 aproximadamente) que el Casco histórico de Pontevedra y que a su vez supone igualmente el doble porcentaje sobre el total de habitantes del de la ciudad del Lérez. Un reciente estudio cifra el número de viandantes que pasan diariamente por la Peregrina en 16.500, por la calle Oliva 13.000 y por Michelena 12.000, con picos de hasta mil viandantes por hora en cada sentido. Ambas calles tienen una longitud ligeramente superior a tres manzanas de las de Magdalena. Es claro y no necesitamos la física cuántica para determinar que esos datos y volúmenes ni se aproximan muy de lejos a los viandantes actuales de las calles María y Magdalena. Para rematar la ubicación: ¡El Centro de Ferrol es realmente un extremo de la ciudad! Con uno de sus frentes limitados por las instalaciones militares, el otro por las empinadas calles de acceso a Canido y como cabecera la Plaza de España, laberinto de Minotauro que estrangula el acceso natural de la ciudad, y Ferrol Vello.

A estas consideraciones hay que añadir que la inmensa mayoría de la calles del Barrio Histórico pontevedrés son muy bonitas, engarzando plazas y rincones, pero rozan la categoría de callejuela y por el contrario las ferrolanas a peatonalizar son rectangulares de 100 x 40 varas castellanas (83,6 x 33,4 m) y un ancho entre paredes de 8,30 m.

Según el volumen de peatones que circulan por una vía se pueden tomar las decisiones de: (a) Dar prioridad a los peatones sobre los vehículos (coexistiendo ambos), (b) Excluir el tráfico rodado, o (c) Simplemente reducir la velocidad de los vehículos. Para que el número de peatones sea un dato fundamental en la decisión de peatonalizar o no, habrá que referenciarlos a la dimensión de la vía. En la Magdalena podemos reservar 3 metros para la circulación de vehículos, con lo que nos restan más de 5 metros para unas buenas aceras.

Una buena decisión sería por tanto la opción (a), la que coexisten peatones y vehículos que incluso se les puede limitar la velocidad a 20 km/h o menos; dejando de paseo integral a las actuales Real y Galiano-Dolores; eso sí mejorando y regulando el paso de vehículos por las intersecciones, verdadero peligro y que cuestiona la seguridad del concepto peatonal. Otro problema añadido, se tome la decisión que se tome es el del aparcamiento y los propios de circulación. Problema a resolver por mentes pensantes superiores que solucionen la entrada en bucle de los TomTom de los vehículos de los visitantes que se producen a diario.

Hecho real de actualidad: Llamada a un taxi para recoger a la altura media de la segunda manzana de la calle Magdalena a una persona de movilidad reducida, en un día de lluvia, para acudir al médico. Respuesta del taxista: «¿Tiene solicitado la autorización de uso de la vía pública? Si no es así les espero en la esquina con Lugo. Para otra vez soliciten autorización en el Concello para acceso excepcional a “rua peonil” de vehículo ligero». ¿Me tomaron el pelo? No sé; pero en todo caso las decisiones políticas de peatonalizar deben de ir parejas con medidas conducentes a la defensa de los intereses de los residentes y comerciantes de la zona. ¿Se ha abandonado el concepto de «supermanzana»? Puede que sí, puede que no… dependerá de… ¿De resolver previamente si Ferrol se declara Republicana?

 

Lea también

A misteriosa sombra nocturna do peregrino na Quintana, ao pé da catedral de Santiago

José Fonte Sardiña Contan en Santiago de Compostela que, hai xa un par de séculos, …

5 comentarios

  1. Este municipio y todos los que lo integran jamas han pensado en el ciudadano de Ferrol.
    Cada decision que se ha tomado en los ultimos años y, se sigue igual, expulsa a personas de la ciudad o del municpio.
    En una ciudad lo primero que hay que conservar es la gente y luego todo el resto. Aquí se hace al reves con lo que no se conserva nada y se va arruinando todo poco a poco. Y no hay trazas de cambio.
    Para una peatonalizacion lo primero que hay que tener es peatones y no esperar justo que vengan por la peatonalizacion pues ocurre justo al reves, cada vez habrá menos.

  2. Hay dos problemas que resolver: El aparcamiento y el transporte.Una solución pasaría por algún tipo de dispositivo lo más inocuo y cercano a la gratuidad (como si es un tren chuchú, pero que permita recorrer el barrio entero de forma puntual y con la frecuencia suficiente).Yo apostaría por minibuses eléctricos que recorrieran desde la Plaza de España al Puerto por María y Espartero y San Francisco y Real; seguramente con dos dando vueltas al barrio constantemente se podría conseguir una frecuencia de quince minutos.Otraopción sería utilizar la calle de la Iglesia y que Correos volviera a ser un nudo de transporte público.

  3. Enhorabuena por su realista articulo , toda una lección de LÓGICA y pensamiento ,se nota que ama esta ciudad y su familia ha hecho mucho mas por ella que todas las corporaciones juntas.¡GRACIAS! Oiga , le propongo que se presente VD. a Alcalde encabezando una lista de gente del pueblo que sienta Ferrol, desde luego mi voto lo tiene.

  4. ES la primera vez que leo un artículo sobre la peatonalización de Ferrol con el cual estoy en total acuerdo. Comparar el “Centro” de Ferrol, del siglo XVIII, con sus calles anchas y rectas, con otros como Pontevedra o Santiago, de trazado medieval y con “callejuelas” estrechas y de lineas quebradas es un total absurdo y de esa base derivan toda una cascada de medidas erróneas, que llevan a vaciar el barriode la Magdalena.

    • Me gustaría añadir, que una actuación como la realizada en Pontevedra tendría sentido en las calles de Ferrol Vello, estas sí de traza medieval y cuyo estado ruinoso se parece a lo que había en Pontevedra antes de la hoy laureada recuperación urbanística.