LIX edición de Música en Compostela

juliaJulia  Mª Dopico Vale

Por segunda vez consecutiva los Cursos Universitarios e Internacionales de Música en Compostela, dirigidos por el prestigioso violinista Agustín León Ara, son presentados en su LIX edición en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, la institución artística de más larga trayectoria y mayor vigencia cultural en España, que tiene por objeto «fomentar la creatividad artística y el estudio, difusión y protección de las artes y el patrimonio cultural” en el que se incluye la música.

Un acto en el que se rindió homenaje al que fue presidente de esta entidad, Ramón González de Amezua, organista que interpretó obras de Cabezón o Cabanilles y estrenó otras contemporáneas y fabricante y restaurador de estos instrumentos cuyo origen se le atribuye al griego Ctesibio con su hydraulis. La presentación, a la que tuve el honor de asistir, corrió a cargo del Dr. Enrique Jiménez, que incidió en la proyección musical de los cursos a los que se suman nombres como los de Andrés Segovia, Mompou, Joaquín Rodrigo o Antón García Abril entre otros que abalan el alto nivel de este encuentro anual con la mejor música.

Antes del concierto de órgano a cargo del actual profesor del curso en esta especialidad, Roberto Fresco, seguidor de la escuela de Montserrat Torrent, Jiménez ofreció una visión histórica impregnada de lirismo del órgano: su origen desde la mitología griega, la «entrada por la puerta grande” en Europa a través de la tradición cristiana, llenando sus acordes los espacios de antiguos monasterios, conventos y abadías y el momento actual. La música comenzó con un Anónimo del S. XVII, las Glosas de Correa de Arauxo y los Cuatro Cuadros de Murillo de Manuel Castillo; Versos del Alto Porma de Adolfo Gutierrez Viejo, las Variaciones sobre un tema Vasco de Guridi, que encuentra precisamente su inspiración en la raíz folklórica, la Canción Triste del mallorquín Juan María Thomas y su Toccata Post te Deum constituyeron el repertorio de este concierto de altura en el que se combinó tradición y modernidad. Música en Compostela preludia así su nueva edición, algo que motiva también el ambiente musical de Ferrol, presente siempre en el buen hacer de la música de Galicia.

 

Lea también

D. Ramón Antonio López Rodríguez, cuarenta años de fidelidad al sacerdocio

José Carlos Enríquez Díaz Su verdadera vocación siempre fue el contacto directo con la gente …