El Brexit y los españoles

enrique barreraEnrique Barrera Beitia

El pasado viernes 24, nos desayunamos con la inesperada noticia de que los británicos decidieron abandonar la UE. La «desconexión» podría retrasarse hasta 2018, porque no existe un protocolo establecido y habrá que negociar tratados de comercio y de prestaciones sociales. Naturalmente, nos preguntamos ahora cómo nos afectará esta decisión. Los expertos discrepan en las cantidades y en los detalles, pero no en el fondo del problema, que está muy claro y que básicamente lo podemos desglosar en cuatro puntos.

1. Más problemas para viajar y buscar trabajo en Reino Unido, al reintroducirse los visados y los plazos de estancia. La opinión pública británica es hostil a la entrada de españoles en su mercado laboral, pero la UE tiene la baza de no permitir a Reino Unido la libre circulación de bienes y capitales, si obstaculiza la libre circulación de personas.

barrera-26-1

Muchos británicos creen que los españoles emigran a Reino Unido para vivir de las ayudas sociales y se han producido incidentes, aunque no se debe generalizar. En España, también hubo episodios xenofobos a cargo de españoles (el viajero de la foto recrimina a unos españoles que hablen una lengua extranjera).

2. Devaluación de la libra esterlina, por lo que se reducirán las exportaciones españolas a Reino Unido y se calcula que los ingresos derivados del turismo caerán un 2.5%. Con toda seguridad, Reino Unido querrá negociar un convenio bilateral con España, porque aquí viven 760.000 ciudadanos británicos, muchos de ellos jubilados que se benefician del sistema de salud español. A las dos partes les interesa llegar a un acuerdo, porque en Reino Unido están trabajando (o intentando trabajar), 200.000 españoles, jóvenes y con licenciatura universitaria.

3. Al devaluarse la libra esterlina, disminuirá la inversión británica en España, que supone el 21% del total. Aquí, incluimos las compra de viviendas en la costa mediterránea por ciudadanos británicos, estimándose que caerá un 15%.

barrera-26-2

El clima mediterráneo es un gran activo y los británicos son los extranjeros que más viviendas compran en España. Muchos viven permanentemente en nuestro país.

4. La banca española está muy expuesta al Reino Unido, con casi 500.000 millones de € de deuda pública y otros productos financieros de cierto riesgo. Si tuviera problemas para cobrarla, tendría que aumentar los depósitos de seguridad contra impagos y, evidentemente, se reducirían los créditos necesarios para financiar nuestra actividad económica.

Todos perdemos

En resumen, un panorama difícil para las dos partes. Los laboratorios de ideas calculan que la salida de la UE hará caer dos o tres puntos el PIB británico y en torno al 0.6% para el resto de la UE, aunque variará mucho de unos países a otros. Los agricultores y ganaderos ingleses perderán los subsidios comunitarios y muchas granjas tendrán que cerrar. Se estima que un 20% del negocio financiero abandonará la City y se trasladará a Paris y Frankfort.

Muchos expertos consideran que a Reino Unido se le debería dar el mismo estatus que a Noruega, un estado que no forma parte de la UE, pero que tiene acceso al mercado único a cambio de aceptar el libre movimiento de personas, contribuir al presupuesto europeo y asumir una gran parte de la legislación comunitaria, pero parece que esto no sería aceptable para el 52% de británicos que han votado por el brexit, mayoritariamente mayores, con pocos universitarios e ingresos medio-bajos.

barrera-26-3
Finalmente, dos cuestiones relacionadas con la integridad territorial española. Por un lado, la consulta británica puede reabrir el problema escocés, un territorio que unánimemente votó por la permanencia y que ahora se plantea repetir el referéndum independentista, por entender que la parte británica ha roto el acuerdo, ya que les convencieron de que si se independizaban, serían excluidos de la UE. Los escoceses pueden dar un balón de oxígeno para los soberanistas catalanes, que lo tomarían como modelo a seguir: un país que se independiza y entra en la UE. Naturalmente, para establecer una justa correlación, España debería salirse antes.

barrera-26-4

El brexit pone en primera línea la opción contemplada en el artículo 144 de nuestra constitución, referente a la soberanía compartida en Gibraltar, cuyos habitantes se mostraron abrumadoramente contrarios a abandonar la UE (el 98% votó en contra).

Por el otro lado, Gibraltar. Con el brexit, no podrá seguir comercializando en las actuales condiciones sus servicios en el mercado español y europeo, salvo que acepten la soberanía compartida con España. Se concedería por el artículo 144 de la Constitución, un estatuto de autonomía que permitiría a los gibraltareños que lo deseen, mantener la nacionalidad británica y disponer de un estatuto fiscal propio. Si no es así, se hundirá su nivel de vida, pero también se perderán buena parte de los 10.000 empleos que generan entre los españoles de las localidades vecinas y los que se conserven, perderán poder adquisitivo, porque cobran en libras esterlinas.

 

Lea también

¿Por qué Cristóbal Colón ocultó su patria y origen?

Juan Julio Alfaya Hay muchas teorías sobre los orígenes de Cristóbal Colón, la última de …