Estado de la Unión 2016

aroa-fandiño-28-8Aroa Fandiño Serrano

El pasado 14 de septiembre tuvo lugar el Debate sobre el Estado de la Unión.

En Estados Unidos de América cuando el Presidente de la Nación Americana pronuncia su discurso en el Parlamento nacional el país casi parece paralizarse, incluso la prensa se hace eco desde el otro lado del atlántico.

Aquí, en cambio, esta Europa ofuscada en sus propias contradicciones se olvida de lo que debaten sus representantes políticos europeos.

Se olvidan sus conciudadanos, centrados en las propias lógicas de sus Estados (como sus elecciones regionales o la parálisis de la política nacional como en el caso español), de que las respuestas, de que las decisiones que mayoritariamente rigen sus vidas vienen de esa Unión Europa a la que no entienden y que sólo para servirles para culparla de todo lo malo cuanto pasa en el continente y en sus regiones.

Se olvidan de ella, los medios de comunicación, más empeñados, como si de un polígrafo de Telecinco se tratara, de buscar culpables a todo desacuerdo que existe a nivel nacional, por supuesto, obviando que los desacuerdos sólo se solucionan con acuerdos, y que éstos sólo llegan cediendo todos/as (no sólo los políticos) buscando el bien común, del «común» de todos/as.

Mientras tanto, en la Unión Europea siguen pasando cosas. Cosas que parece no importarnos, pero que deciden el futuro, el nuestro, como europeos/as.

aroa-2-10

Así fue como, con tono de circunstancias, habló Juncker, el Presidente de la Comisión Europa (el gobierno de la UE, para entendernos. Una especie de Obama a la europea).

Habló de «crisis existencial» en la Unión. Algunas de sus palabras fueron las siguientes: «Nunca antes había visto que hubiera tan pocas cosas en común entre nuestros Estados miembros, tan pocos ámbitos en los que acuerden trabajar juntos»,«acabo de regresar de la reunión del G20 en China. Europa ocupa siete puestos en torno a la mesa de este importante encuentro mundial. A pesar de nuestra nutrida presencia, hubo preguntas a las que no pudimos dar una respuesta en común», «necesitamos una visión a largo plazo», «estoy convencido de que los próximos doce meses van a ser decisivos si deseamos recomponer nuestra Unión».

«En los próximos doce meses tenemos que avanzar hacia una Europa mejor: una Europa que proteja, una Europa que preserve el modo de vida europeo, una Europa que empodere a nuestros ciudadanos, una Europa que vele por su seguridad interna y externa, y una Europa que asuma sus responsabilidades». Reflexiones profundas ante la «crisis».

Para ello, se ponen encima de la mesa, no pocos temas: por un lado, el empleo «Europa debe invertir fuertemente en su juventud, sus solicitantes de empleo, sus empresas de nueva creación. En el día de hoy, proponemos doblar la duración del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas y duplicar su capacidad financiera».

También se habló de economía. Juncker quiere doblar el Plan de Inversiones: «duplicar tanto el período de vigencia del Fondo como su capacidad financiera para lograr que el Fondo facilite un total de al menos 500.000 millones de inversiones hasta 2020 y trabajar hasta alcanzar los 630.000 millones de euros hasta el año 2022″.

De la Unión de Mercados de Capitales: «Una economía que dependa casi totalmente del crédito bancario es perjudicial para la estabilidad financiera. También es perjudicial para las empresas, como se ha visto durante la crisis financiera. Por eso es urgente ahora acelerar nuestro trabajo sobre la Unión de Mercados de Capitales. La Comisión pone para ello hoy sobre su mesa una hoja de ruta concret».

De seguridad: «Vamos a defender nuestras fronteras con la nueva Guardia Europea de Fronteras y Costas. Quiero contar con, al menos, 200 guardias fronterizos adicionales y 50 vehículos adicionales desplegados en las fronteras exteriores de Bulgaria a partir de octubre».

De defensa: «Para que la defensa europea sea fuerte, la industria de defensa europea debe innovar. Por este motivo, vamos a proponer antes de finalizar el año un Fondo Europeo de Defensa para impulsar la investigación y la innovación».

De mejorar la conectividad: «Hoy proponemos equipar cada pueblo europeo y cada ciudad con libre acceso inalámbrico a Internet en torno a los principales centros de la vida pública de aquí a 2020».

De los derechos de autor: «Quiero que los periodistas, editores y autores tengan una justa remuneración por su trabajo, tanto si se efectúa en estudios o en sus salones, si se difunde en línea o fuera de línea, si se publica a través de una fotocopiadora o se comercializa mediante un hipervínculo en la Web».

De la migración: «En el día de hoy estamos poniendo en marcha un ambicioso Plan de Inversiones para África y la Vecindad con un potencial de movilización de 44.000 millones de euros en inversiones, que pueden aumentar hasta 88.000 millones de euros, si los Estados miembros aportan su contribución».

Y aquí está, aquí está la contradicción europea ante la llamada «crisis de refugiados»: Juncker habla de que la solidaridad «no debe ser impuesta». Contradictoria, porque si hablamos de que «tenemos que imponer» la solidaridad a los/as europeos/as para con los que no los son, no podemos después «presumir» de que tales valores son «europeos» ante los demás, como, por ejemplo, ante la Asamblea de Naciones Unidas (como han hecho muchos mandatarios europeos en sus discursos). Definamos como europeos/as, qué es para el acervo europeo la palabra solidaridad y pongámosla en acción.

Y, por último, aunque si se mencionó el acuerdo comercial UE-Canadá como «el mejor y más progresivo de los celebrados hasta la fecha por la UE», no se habló del Tratado del Libre Comercio de la UE con EEUU. Quizá sea porque este tema comienza, por fin, a conocerse más en toda la Unión y, consecuentemente o no, se visibiliza su rechazo al mismo por parte de la ciudadanía y de algunos gobiernos nacionales.

En fin, 12 meses cargados de decisiones de las que previsiblemente nos enteraremos a medias.

Puedes leer (http://europa.eu/rapid/press-release_SPEECH-16-3043_es.htm) y ver (http://ec.europa.eu/spain/actualidad-y-prensa/noticias/asuntos-institucionales/soteu-16_es.htm) el discurso en español.

Lea también

Esos simpáticos y vagos españoles

Enrique Barrera Beitia ¿Qué motivos teníamos en la Unión Europea para ayudar a España en …