Encuentran una cria de calamar gigante, de 105 kilos de peso, en la playa del Puerto de Bares

Fot. cedida por Cepesma
Fot. cedida por Cepesma

Unos vecinos han hallado una cría de calamar gigante de unos 105 kilos de peso flotando en aguas de la playa del Puerto de  Bares,  que conserva intacto uno de sus ojos y que pudo morir como consecuencia de las heridas provocadas por otro animal durante una lucha de «titanes».

Se trata de una hembra de Architeuthis que fue localizada flotando en aguas de la playa de Bares por particulares que dieron el aviso a la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos de Galicia (CEMMA). El ejemplar, que se cree que resultó gravemente herido por un ataque de otro animal, ha sido trasladado al Parque de la Vida de Luarca, donde será sometido a una necropsia.

Las observaciones de las últimas horas del ejemplar deparó varias sorpresas de interés científico, según ha indicado el presidente del colectivo ecologista CEPESMA, Luis Laria.

Aunque es muy poco habitual, esta hembra presumiblemente llegó a la ensenada portuaria todavía viva, según relató la persona que informó del hallazgo. «Su estado de conservación, el porcentaje epidérmico, un ojo intacto y lo que nos esperaba oculto bajo el abdomen, justifica la certeza de que se encontraría moribunda en la superficie del agua», ha relatado Laria.

Al proceder a su limpieza y preparación para conservación se pudo constatar la presencia de una importante cantidad de fijaciones de ventosas de diferentes diámetros en varias partes de su cuerpo con especial incidencia en la zona abdominal y acumulaciones de colágeno. Además, también en el costado derecho y perforando completamente el manto a la altura de la branquia, el animal sufre un orificio con desgarros y pérdida de masa muscular de 8 centímetros. También en la zona dorsal se observan desgarros más superficiales en un mismo sentido y casi en paralelo.

A priori, Laria ha dado por descartada una captura accidental y ha asegurado que todo parece indicar una lucha entre «titanes’. «Sólo tenemos constancia de un ataque similar, el de un ejemplar que fue hallado flotando cerca de la playa de Merón, en Villaviciosa», ha comentado el presidente del CEPESMA. Posiblemente, los daños de este ataque le causaron daños tan graves que terminó subiendo lentamente a la superficie, dejándose llevar por las corrientes y finalizó su agónico periplo en Estaca de Bares. «La vida de los calamares gigantes, compleja y desconocida en su comportamiento social y en muchos otros campos, sería aún más ignorada si no analizásemos sus cadáveres, por lo tanto, debemos incidir cada vez más en la importancia de la información inmediata de los avistamientos para proceder a su estudio», ha señalado Laria.

 

Lea también

A Deputación da Coruña e o Concello de Neda destinan 100.000 € para un proxecto de eliminación dos vertidos á Ría de Ferrol

O presidente da Deputación da Coruña, Valentín González Formoso, e o alcalde de Neda, Ángel …