Solidaridad limitada

Sr. Director: Este fin de semana fui voluntaria en el Banco de Alimentos. En este caso, en el marco de la «Operación Kilo» en colaboración con grandes superficies de supermercados, muchos voluntarios dedicamos nuestro tiempo a recoger alimentos para la gente que los necesita.

Me llamó la atención con la crisis que estamos pasando, la indiferencia con la que te miran algunas personas mientras vistes tu chaleco de voluntario, y sostienes las bolsas para las compras solidarias. Con voz amable das las buenas tardes y preguntas si les gustaría colaborar, mientras te encuentras con respuestas como «no, gracias no queremos nada» o «me lo pensaré».

Entre los voluntarios en la entrada al establecimiento, había una chica ofertando un sorteo de un fin de semana gratis para dos personas al cubrir un formulario. A ella sí se acercaba mucha gente para preguntar en qué consistía la campaña, y qué había que hacer, mientras que en muchos casos los voluntarios del Banco de Alimentos pasábamos desapercibidos.

Aún así, se han recogido muchos kilos de comida, pero estaría bien pararnos a pensar lo que podríamos llegar a conseguir si cada persona que entra al supermercado durante los días que se celebran este tipo de campañas, dedicara tan solo un euro a la compra solidaria.

Leticia Río Dovao, A Coruña

Lea también

Ferrolanos.-Imeldo Corral, uno de los mejores pintores gallegos de su tiempo

Imeldo Corral nace en  el barrio de Esteiro en Ferrol el nueve  de junio de 1889. Es considerado …