Un dique seco y la guerra comercial

Miguel Mahía (valor & coraje)
Quizás la entrada quede un poco extensa, pero lo ocurrido en lo referente al naval de la comarca en la última semana lo merece. Porque al fin y al cabo, los que van de salvapatrias enarbolando la bandera de máximos defensores del naval, lo hacen a sabiendas de que lo que proponen no es legal, ni justo, ni mucho menos beneficioso para esta comarca.

Con esta última frase obviamente me estoy refiriendo al diputado socialista por A Coruña, García Mira, y a las Mareas de Podemos y la eterna candidata, Yolanda Díaz, por las enmiendas presentadas en lo referente a la construcción de un dique seco en las instalaciones de Navantia de acuerdo a los Presupuestos Generales del Estado, y a la remodelación de las instalaciones de Navantia.

Creo que es bueno explicarlo, porque el tan repetido titular del PP vota en contra de este proyecto pero sin decir el porqué, pues miren… Si quieren tratar a la gente de tonta allá ustedes.

Durante años siempre he sido, y sigo siendo, un ferviente defensor de esta iniciativa para Navantia-Fene, sobre todo de realizarla bajo la grúa de pórtico en sustitución de la rampa, lo que daría lugar a una zona de construcción en caso de tener encargos, y de reparación en el caso de carecer de ellos. Pero no a cualquier precio.

En la iniciativa presentada por el diputado socialista, y apoyada en rueda de prensa por las Mareas de Podemos (porque a la hora de votar se abstuvieron después de todo el cirio montado), se recogía una dotación del Gobierno a la SEPI de 140 millones de euros y una inversión de 14 millones de euros para una Plan de Reindustrialización. Hasta aquí todo correcto, o más bien casi.

Digo casi por dos motivos, y es en relación a esta frase: “dotación del Gobierno a la SEPI de 140 millones de euros”. En el primer momento en el que el Estado metiera un solo euro público mediante la SEPI en la construcción de un dique o de instalaciones dentro de Navantia, esto sería a los ojos de Bruselas una Ayuda de Estado. Y esto los señores del PSOE lo saben, y lo sabe el señor diputado del PSOE que presentó sus enmiendas al respecto.

En palabras de Elena Salgado, que no tiene visos de ser del PP, exvicepresidenta segunda y Exministra de Economía y Hacienda, el día 8 de Agosto de 2011 en el congreso de los diputados y el tan recurrente tema del dique flotante:

“En cuanto a la pregunta de si vamos a realizar las obras en el dique… Le quiero decir que no pueden ser financiadas con los PGE porque sería desde el principio una ayuda de Estado incompatible con la UE; tardaría sólo segundos desde su plasmación en los PGE en ser declarada incompatible. Por tanto, esa inversión solo podrá ejecutarse con una inversión directa de NAVANTIA con sus propios recursos, y en ese sentido NAVANTIA debe someterla a criterios de oportunidad y de rentabilidad”.

Nada más que añadir, porque esta señora lo ha dicho todo. No le voy a decir al señor García Mira que escuche más a su compañera de partido.

No obstante y a mayores, por si alguien quiere decir que eso es sobre el dique flotante y no sobre un dique seco, me gustaría remitirme a la decisión número 2002/632/CE del 12 de Marzo del 2002, que condenó la ayuda que quería dar el gobierno alemán a Flender Werft AG – Lübeck, para la construcción de un dique seco, porque esto supondría un aumento de la producción, y sería una ayuda encubierta. Por lo tanto, la única forma de llevarse a cabo sería con los propios fondos del astillero.

Así que señores del PSOE y de las Mareas de Podemos, dedíquense más informarse de los temas que a presentar propuestas del mundo flowerpower, que tras salir de 25 años de veto no estamos como para que nos caiga otro.

Finalmente me gustaría también aclarar otro tema, y es que esta semana ha ido cargada de titulares que no tienen otro objetivo ya no atacar a un partido, sino a la forma de hacer barcos de una comarca.

“Australia dectectó fallos en los dos buques construidos por Navantia Ferrol” u otros titulares más sangrantes eran los que podíamos leer en varios medios. El llamado fallo se debe a una concatenación de problemas que acarrean los sistemas de propulsión que está en torno a los 2.000 millones de euros.

Bien, lo que no se explica en esas noticias tan amarillistas que tenemos en la prensa española es que los buques australianos son copias del LHD Juan Carlos I. Los 3 buques son exactos, y por supuesto, la propulsión es la misma en el buque español que en los australianos, y el LHD hasta ahora no ha tenido esa clase de problemas, de hecho recordemos que el Juan Carlos I fue el primer buque que se hizo y el que tenía todas las papeletas para tener fallos.

Quizás, y digo quizás eh, no lo estoy afirmando, el problema recae en el mantenimiento realizado de los sistemas de propulsión, concretamente en el suministro de energía, que oh, sorpresa, los realiza en el caso de los dos LHD australianos la empresa inglesa BAE.

¿Sugiere esto un sabotaje? Pues miren, si a nosotros hasta ahora el sistema no nos ha dado fallos, y de pronto a ellos se los da… Por lo menos es algo a tener en cuenta. Igual tienen que cambiar su GMAO por uno #MarcaEspaña.

Pero… ¿Qué ganaría BAE de un supuesto sabotaje? Pues mucho, porque Navantia ya se ha llevado dos BAM de Australia en el pasado concurso, y ahora está compitiendo directamente con Navantia y con Fincatieri por nueve fragatas para Australia. Guerra comercial le llaman.

Y por cierto, disculpen si a algunos les ofende que dude de los ingleses, pero es que siempre he sido un ferviente defensor de la escuela de Don Blas de Lezo.

Lea también

Versos de estío

“Quiero saber los caminos de los pájaros…” Julia Mª Dopico Vale. Una vez más, como …

Un comentario

  1. Res pecto de los buques BPE ¿porqué no ha sido Navantia quien se hizo cargo del mantenimiento máxime cuando los buques estaban o están en garantía? y mas todavía, cuando Navantia tiene un Astillero en sociedad con una empresa del país austral donde poder seguir el curso de la garantía de los mismos, puede que el defecto esté en la mala dirección de Navantia en su sede central de Madrid, lo cual podemos decir que es hasta anacrónico que se centre en tierra adentro la dirección de unos astilleros navales.