El Gobierno australiano recibió el destructor «Hobart», de diseño español construido en Australia con la participación de Navantia.

El Gobierno australiano recibió este viernes el barco “Hobart”, el primero de los tres destructores de diseño español que encargó a AWD Alliance, un consorcio local que contó con la participación de la empresa española Navantia.

“El Hobart jugará un papel crucial para la defensa proporcionando nuevas capacidades interoperativas para la Armada Real Australiana”, dijo el ministro de la Industria de la Defensa del país oceánico, Christopher Pyne en un comunicado.

Tras su “aceptación provisional” el barco viajará de los astilleros de Adelaida a Sídney para que entre en servicio a finales de año.

El “Hobart” forma parte de un proyecto en el que participan el Ministerio de Defensa australiano, la estatal ASC (Corporación Australiana de Submarinos) y Raytheon Australia, cuya gestión fue encargada a Navantia en 2015 a raíz de problemas en el cronograma y el presupuesto.

La empresa española contribuye además con el diseño de construcción en este proyecto en el que también participan la Marina estadounidense y Lockheed Martin Corporation como proveedores del Sistema de Combate Aegis.

Navantia Australia está orgullosa de ser parte de este hito en la construcción naval de Australia”, dijo el director gerente de la filial de Navantia en el país oceánico, Francisco Barón, en un comunicado de AWD.

Barón calificó la entrega del Hobart como “un buen augurio para los futuros programas de construcción naval en este país”.

Hace 10 años, AWD asumió la compleja tarea de diseñar, construir, integrar y probar una nueva clase de buques australianos. En el camino, creamos una fuerza altamente especializada de constructores de barco, gerentes de programas e integradores de sistemas”, dijo su gerente general, Paul Evans, en el comunicado.

Los otros dos destructores incluidos en este proyecto, el “Brisbane” y el “Sydney“, se entregarán más adelante y se espera que entren en servicio en 2018 y 2020, respectivamente.

La construcción de los destructores asciende a 6.827 millones de dólares (6.126 millones de euros), más de 759 millones de dólares (680 millones de euros) por encima de lo presupuestado.

El diseño de los destructores se apoyan en el de la fragata F-100 española con un sistema de combate adaptado a las necesidades australianas que gira en torno a un núcleo de Aegis.

La fragata española Cristóbal Colón colaboró este año en el adiestramiento de las dotaciones de estos nuevos destructores australianos, que tienen diseños similares

Lea también

Este viernes , escala del crucero de vela «Wind Surf» en Ferrol

Procedente del puerto francés de Brest  llega este viernes a Ferrol el «Wind Surf», una …