Ferrol recibirá en noviembre el crucero Aida Prima. Uno de los más ecológicos del mundo

El próximo 9 de noviembre visitará Ferrol uno de los cruceros más ecológicos del mundo, el Aida Prima. Se trata de una nave que puede funcionar de modo sostenible en puerto, gracias a que cuenta con motores que, durante la permanencia en el muelle, consumen solo gas natural licuado (GNL), el más limpio de los combustibles fósiles.

Aida Prima es el buque insignia de la operadora alemana Aida Ciruses. Construido por Mitsubishi Heavy Industries en su astillero de Nagasaki, sus ventajas ambientales derivan de que cuenta con tres motores MaK M43C 12V y un motor MaK M46DF dual fuel que puede operar con GNL. Desde que entró en servicio en 2016 realiza viajes regulares entre Hamburgo, Southampton, Le Havre y Zeebrugge, cuatro puertos en los que puede repostar GNL.

Precisamente la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao y Reganosa están colaborando para dotarse de infraestructuras y protocolos que permitan a barcos de estas características repostar en Ferrol, que de este modo gana una ventaja competitiva importante a tenor de la evolución de las flotas mercante y de pasajeros; de hecho, el puerto está en disposición de ofrecer el servicio gracias a los trabajos realizados en el ámbito portuario y a los estudios europeos en que han colaborado la Autoridad Portuaria y Reganosa.

El Aida Prima es el siguiente paso al Aida Sol, que cuando está atracado en Hamburgo es alimentado por energía eléctrica de baja emisión a través de una gabarra híbrida de GNL, que funciona como una central eléctrica flotante. Precisamente este crucero tiene anunciada una escala en Ferrol para el 25 de agosto próximo.

Lea también

Jorge Suárez: “Navantia ten que facer un chamado a calma”

En la rueda de prensa para dar a conocer su punto de vista del informe …

2 comentarios

  1. El GNL es un combustible fósil y como tal contribuye al calentamiento global de nuestro planeta. Sí es cierto que su combustión emite mucho menos CO2 que otros combustibles fósiles y casi nada de nitrosos. Esto hace que sea beneficioso “localmente” en donde se usa pero dañino en un entorno global.
    Las zonas ECA (zonas muy cargadas de contaminación por congestión de la navegación de buques) se beneficiarán de esto pero se deben considerar otros inconvenientes cuando se habla sobre su carácter “limpio”, los cuales son a menudo silenciados por los promotores del GNL y medios no conocedores de esta tecnología, como son: fugas de metano en todo el proceso de obtención del GNL (y más en el proceso de fracking), producción de CO2 en estos procesos, fugas durante el transporte y manipulación, el “slip” del metano (no quemado) durante la combustión del gas en los motores (el cual sale a la atmósfera), el GWP del metano (hasta 80 veces superior que el CO2), etc.
    Una vez más, no todo el monte es orégano.