Diego López Garrido (PSOE) «Hay que hacer política de Estado en Defensa»

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha instado al Gobierno a desarrollar la Estrategia Española de Seguridad elaborada por Javier Solana. Para conversar sobre este y otros puntos de seguridad y defensa, el portavoz del PSOE en estos asuntos, Diego López Garrido, ha conversado con la Revista ATENEA .

López Garrido señaló que «si hay una política en la que hay que hacer política de estado es en la defensa. En las grandes líneas podemos coincidir los dos partidos y yo creo que también puede sumarse CiU».

El portavoz del partido socialista, que en el anterior gobierno fue secretario de Estado para la Unión Europea, manifestó que mantiene «una interlocución directa, cordial y constructiva con el ministro de Defensa. Aunque por el momento no ha habido temas concretos que nos hayan comunicado, espero que tengamos ocasión de ello con motivo del planteamiento estratégico que irá dentro de la Directiva de Defensa Nacional que el presidente del gobierno me imagino que va a aprobar antes del verano». Por esta razón, el partido socialista ha presentado en el Congreso de los Diputados la moción sobre estrategia.

Otros temas que abordó López Garrido fueron la retirada de Afganistán, las misiones en Líbano y en el Índico, la utilización de Rota para el escudo antimisiles («es una buena decisión»), los presupuestos, el gasto excesivo de personal sobre el gasto total y la deuda de los programas oficiales.

A continuación ofrecemos la transcripción de la entrevista.

¿Cómo ve el PSOE las reducciones del Presupuesto de Defensa? ¿Están bien hechas?

Entendemos perfectamente que estamos en un periodo de austeridad presupuestaria. Nos preocupa más la estructura interna de los gastos de los presupuestos y vemos una descompensación y una desproporción en el interior de los gastos. Hay un gasto excesivo en personal respecto del gasto total: un 73%, y eso es una fuente de ineficiencias. Lo que se considera razonable es que la proporción de los gastos de personal y de material esté en torno al 50% y es la que tienen los países de nuestro entorno, salvo en el caso de Italia que no es el ejemplo a seguir. Entendemos que eso es una descompensación negativa sobre la que el Gobierno no ha dado ninguna explicación. También existe otra descompensación entre los gastos dedicados a tropa y marinería y los destinados a mandos. Hace tiempo que no se toca la estructura de mandos y estamos pasando ya a una situación cercana a uno-uno. Debía estar en torno a tres-uno. Hemos pedido al Gobierno un plan, con tiempo, que lo contemple, pero no nos ha dado respuestas. Si unimos el problema que tenemos con los programas especiales de armamento, todo hace que nosotros, entendiendo comprensible la austeridad, no consideramos que los presupuestos deban ser votados.

Hay que tener en cuenta, en la reducción de personal, que las misiones españolas son sobre todo en el extranjero. Claro que sí. Por supuesto. Nosotros entendemos que en la seguridad de nuestras fuerzas armadas, en la defensa nacional y en las misiones en el exterior, estamos llegando a un cierto límite en cuanto a los gastos de defensa.

¿Tienen ustedes cuantificada esa propuesta de reducción de mandos?, y ¿en qué plazos?

Planteamos esa cuestión en una moción que consensuamos con CiU a la que no se opuso ningún grupo de la Cámara, salvo el PP, en el que decíamos que el Gobierno tiene que enviar un plan para ser debatido en el Congreso sobre una reducción de efectivos. Pero es el Gobierno el que tiene que proponerlo y además en un plazo que podemos establecer en unos 15 años. El Ejército no es algo en el que podamos decir prescindo de esto mañana. Es una materia muy compleja, con funciones muy importantes y hay que plantearlo con tiempo. Todos los ejércitos europeos están planteándose planes de reducción de efectivos. No decimos cuántos, pero tenemos que ir a una mejor relación personal-material y tropa-mandos. Es al Gobierno a quien corresponde estudiarlo y plantearlo, ya que tiene los instrumentos para ello y puede preparar con tiempo una estructura que no produzca convulsiones ni perturbaciones en el Ejército.

¿Han tenido acceso al documento 2025?

Por el momento no. Nosotros creemos que si hay un aspecto en el que hay que hacer política de Estado es en la Defensa. Si hay una política en la que es deseable un acuerdo general, estratégico, es en la política de Defensa. Por lo tanto, estamos absolutamente a favor de eso. Es verdad que en las grandes líneas podemos coincidir los dos partidos, y creo que también CiU puede sumarse. Por eso, nos parecía una cierta oportunidad perdida esta moción que consensuamos antes de los presupuesto, y que el PP no aceptó ni propuso nada alternativo. Dijo tan sólo que iba a plantear un Pacto de Estado.

¿Es que no se escucha a la oposición?

Sí se la escucha. Tengo una interlocución directa, cordial y constructiva, con el ministro de Defensa. Hemos hablado, pero por el momento no ha habido temas concretos que se nos hayan comunicado. Espero que tengamos ocasión de ello con motivo del planteamiento estratégico que irá dentro de la Directiva de Defensa Nacional que el presidente del Gobierno me imagino que va a aprobar antes del verano. En ese sentido, nosotros hoy, precisamente hoy, tenemos el propósito de registrar en la cámara una PNL sobre la estrategia de seguridad española que creemos que debería de tener como referencia el documento de estrategia y seguridad llamado en su día documento Solana, que fue aprobado por el Consejo de Ministros y que no dio tiempo a debatirse en el Congreso. Creemos que con esa referencia el Gobierno debería, dentro de esa estrategia amplia de seguridad, aprobar esa directiva y de ahí arrancarían esos planes para poner de acuerdo los objetivos de la Defensa Nacional con los instrumentos que tenemos. Se va a debatir el 20 de este mes, junto con otra PNL que queremos que se debata ese día y que se refiere a la composición del Observatorio de la Vida Militar.

¿No parece como si el PP no fuera a desarrollar esa estrategia, como si fuera a hacer una nueva, o a dejarla aparcada?

No conozco el planteamiento que va a tener al respecto, pero creemos que el ministro tiene una buena disposición a acordarlo con el PSOE.

¿Y en lo que se refiere a la restructuración del Ministerio?

En esa PNL hay un apartado en el que decimos que las estructuras orgánicas que se refieren al planeamiento de la Defensa deben reforzarse. Lo que el Gobierno esté pensando en ese sentido no lo sabemos.

¿Cómo ve la retirada de Afganistán? ¿Es necesaria nuestra presencia en Líbano? Y en lo que se refiere al cuerno de África ¿ se podrían prever acciones en tierra?

Las tres misiones son importantes. En Afganistán compartimos la estrategia de la OTAN, que se ha consolidado en Chicago y se planteó en Lisboa. Estamos de acuerdo con que en 2014 se termina la misión de combate, aunque, en realidad, ésta finaliza a mediados del año que viene. A partir de 2014 se inicia una época nueva en la que no se abandona al país a su destino, por así decirlo, sino que hay un mantenimiento de unas acciones de asesoramiento para que las fuerzas de seguridad afganas tomen la responsabilidad de su país y Afganistán no vuelva a ser el lugar de lanzamiento de acciones terroristas por parte de Al Qaeda. Se trata de que Afganistán sea un país que pueda mantener la seguridad por sí mismo. Para estos objetivos hay que plantear el 2014. El ritmo que se estableció de repliegue del 10% este año, 40% en 2013 y 50% en 2014 se podría revisar, e incluso acelerar el repliegue. Hay países que ya se han ido, como Holanda y Australia. Las tropas de combate de Francia se van este año. Podríamos acelerar ese ritmo, lo que no significaría en absoluto ir en contra de lo que está establecido para el conjunto de la misión que acaba en 2014.

Creo que se debe mantener la presencia en Líbano pero se debe acompasar el repliegue a la proporción que hemos tenido con nuestros grandes socios allí, Francia e Italia. Por eso entendemos que se podría ir a un 25%, más allá del 20% que dice el Gobierno. España ha hecho una labor muy importante en el Líbano e incluso ha mandado la operación y debemos seguir ahí.

Como es muy importante la misión Atalanta, que planteó España en la UE. Está teniendo muy buenos resultados. Estamos muy comprometidos, debemos seguir en ella, y entendemos que está bien que se haya ampliado el objetivo geográfico a las costas, aunque entendemos que debería haberse explicado en el Congreso de los Diputados. Se trata de no esperar a que te vengan a asaltar en el mar sino de destruir los instrumentos de piratería en la costa. Esa misión demuestra que Europa puede avanzar mucho más en la política común de seguridad y defensa que lo que se ha hecho hasta este momento.

¿Cómo considera la utilización de Rota como punto de apoyo del escudo antimisiles de la OTAN?

Estamos de acuerdo con que ese es uno de los elementos de la estrategia de la OTAN. La defensa antimisiles forma parte de ella y nos parece bien que España colabore acogiendo los cuatro buques americanos. Con independencia de los elementos de seguridad que lo justifican, también es algo que económicamente será un aporte importante en la zona de la bahía de Cádiz. Es una buena decisión. Nos ha sorprendido algo que se haya retrasado la firma. Es algo que tiene que ver más con EEUU que con España. Es más una cuestión técnica que otra cosa. Requerirá una reforma del tratado existente con EEUU y la aprobación del Parlamento.

Volviendo a los temas de dinero, ¿qué solución se puede vislumbrar respecto a la deuda de defensa, sobre todo lo que se refiere a los programas especiales?

Es muy delicado. Es un asunto que no abordan estos presupuestos. El SEDEF calcula en 2.300-2.400 millones de euros lo que habría que pagar ya este año. Creemos que fueron en su momento decisiones que no previeron esas dificultades económicas que íbamos a tener después. Son obligaciones que existen y la vía de solución es una renegociación de esos pagos con la industria. Me imagino que es lo que el Ministerio estará haciendo. Si no se atienden esos pagos hay penalizaciones muy importantes y creo que eso debería ir unido a una internacionalización de la industria de Defensa y a obtener encargos fuera de España que compensaran a esa misma industria de los problemas financieros que suponen que el Estado español no atienda esos pagos. La vía es doble: renegociación de esos pagos y una cierta compensación, ayudando a que esas empresas obtengan contratos fuera de España.

En esta línea de los programas especiales, ¿por qué el PSOE ha utilizado la bandera de los BAM, en Cádiz principalmente, cuando en los dos últimos presupuestos han destinado 37.000 euros y ahora resulta que es lo más importante?

Se ha considerado como una cosa simbólica que tiene que ver con la importancia que tiene Navantia pero esa es una gota en el océano. Nosotros creemos que el planteamiento general no se ha abordado por el Gobierno, no se ha explicado. Estos han sido unos presupuestos hechos un poco apresuradamente. Esperemos que el próximo sea mucho más reflexivo y ver como encajan las piezas. Este es un tema menor que se ha planteado en nuestro grupo para significar la importancia que tiene Navantia en la industria nacional y la importancia que tienen los BAM en ese caso.

Lea también

María Fidalgo Casares “vuelve a la carga” en la reivindicación de Abelardo Miguel

La doctora en Historia del arte y miembro de la Academia de la Historia de …

Un comentario

  1. Leer las opiniones de este viejo comunista reconvertido al socialismo del pesebre, a mi al menos me produce irritación cuando desde el desconocimiento del tema ahora pontifica como si fuera un «maestro».