Reganosa, Mugardos y Ares

Enrique Barrera Beitia
En 2006 las empresas energéticas creyeron que se construirían nada más ni nada menos que 50 ciclos combinados de gas, así que levantaron cinco nuevas plantas regasificadoras (entre ellas Reganosa) hasta llegar a nueve, más que ningún otro país europeo. Actualmente estas plantas funcionan al 15% de su capacidad, y son activos tóxicos que la banca mantiene sobrevalorados en sus balances. Las consecuencias de estas erróneas previsiones son precios muy altos en el recibo y un frenazo a las energías renovables.

Sobre Reganosa pende además la sentencia del Tribunal Supremo, señalando que no cumple los requisitos de seguridad impuestos por las directivas comunitarias. El gobierno ha concedido un permiso provisional para que continue trabajando mientras subsana unas deficiencias que, sencillamente, no son subsanables porque guardan relación con la proximidad de las viviendas, la anchura del canal y las mareas. Es imposible desplazar Mugardos, Ferrol y el arsenal de sus actuales ubicaciones, y tampoco se puede ensanchar ni ahondar la bocana de la ría.

Los ciclos combinados funcionan al 20% de su capacidad. El estado les paga para que estén operativos en los picos de demanda, y aquí está la explicación de por qué tenemos el precio de electricidad más caro que el resto de Europa. Las eléctricas ofertan por debajo de la demanda prevista, y no queda más remedio que cubrir la diferencia con centrales térmicas o de gas, que encarecen el recibo. Esta trampa se llama windfall profits (beneficios caídos del cielo). Cuando llueve poco (como este año) los ciclos combinados aportan el 12% del mix energético (5% en un año de lluvias normales). En el caso concreto de Reganosa, esta empresa ha aportado cerca de 500 millóns de euros al déficit energético.

La media de buques que ha recibido Reganosa ha sido de 23 al año, lejos de los 100 previstos. En lo que llevamos de año, sólo han entrado siete gaseros.
Entre 2008 y 2016, Reganosa funcionó al 37% de su capacidad.
Ubicación de la planta de gas de Reganosa. Como se aprecia en la foto, incumple la norma de estar alejada como mínimo tres kilómetros de los núcleos de población.

Mugardos vs Ares

Es interesante comprobar la evolución del concello de Mugardos con el de Ares, vecinos ambos y de similar tamaño. En 2007, Mugardos tenía 5.636 habitantes que se redujeron a 5.335 en 2016, mientras que Ares ha pasado en este tiempo de 5.598 a 5.672. Es decir, mientras Mugardos ha perdido el 5.4% de su población, Ares ha aumentado el 1.3%. Es obvio que Reganosa no sólo no ha cumplido sus pregonadas expectativas, sino que ha perjudicado a Mugardos como destino turístico. Parece más que probable que se esté produciendo un moderado éxodo hacia Ares.

Lea también

12 de Octubre, la Leyenda Negra

Enrique Barrera Beitia. En unos días tendremos la fiesta nacional, polémica para una buena parte …

3 comentarios

  1. Interesante artículo. Claro, sencillo y poco visto en los medios.
    Chapó Enrique.

  2. Interesante artículo. Explica de forma con datos y de forma amena algunas cuestiones. Mi enhorabuena al autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *