Ferrol, la ciudad de la asbestosis.

Enrique Barrera Beitia

El daño causado por la asbestosis es inmenso, y desgraciadamente Ferrol es la ciudad de la Unión Europea con más casos por cada 1.000 habitantes, debido al uso masivo del amianto en la construcción naval. Desde la dictadura hasta entrada la Democracia, miles de obreros y de militares se infectaron construyendo buques, navegando en ellos, y finalmente desguazándolos.

Cuando redacto este artículo, hay cerca de 6.600 trabajadores en Ferrolterra atendidos por el Servizo Galego de Saúde por exposición a este material cancerígeno, y la unidad especializada de la Residencia Sanitaria Arquitecto Marcide, está permanentemente sobrepasada en sus posibilidades. La doctora Diego Roza, de la Universidad de A Coruña, analizó cientos de casos entre 2.002 y 2.009, acreditando que el 70% de los trabajadores del naval ferrolano presentaban alguna patología relacionada con la asbestosis; tenían una exposición media de 20 años, y los efectos empezaban a aparecer a los 43 años desde el primer contacto. El problema era que más del 70% también fumaban, y a ello se agarraban los asesores de las empresas para eludir sus responsabilidades. Las autoridades sanitarias las Mutuas Patronales de Accidentes no querían registrar como profesional esta enfermedad para no pagar indemnizaciones.

Es indignante que existiendo desde 1986 informes oficiales sobre la relación entre el cáncer y el amianto, las empresas continuasen utilizando este material hasta su prohibición en el 2002. En España hay unos 70.000 afectados, y cada año mueren alrededor de 1.200 personas, una cifra que aumenta progresivamente con el paso del tiempo. Es además una enfermedad clasista, porque no afecta a los ricos, y por lo tanto no se ha potenciado su investigación médica, y se ha retrasado todo lo que se ha podido su inclusión como enfermedad laboral. Tampoco se le ha dado visibilidad; entre agosto de 1998 y agosto de 2009, en la BBC británica aparecieron 234 noticias relacionadas con la asbestosis, mientras que en TVE aparecieron sólo 6.

Ángel Cárcoba y el médico ferrolano Carlos Piñeiro Díaz.
Los trabajadores de la construcción y de los astilleros, junto con los del ferrocarril, son los más afectados por el amianto.

Tras una resolución aprobada por la UE, la legislación española tuvo que adaptarse y a comienzos de octubre de este año, el Congreso de los Diputados estableció un Fondo de Compensación para los afectados. El Senado refrendará esta ley, aunque se introducirán algunos cambios. Ha sido un largo camino, y quiero que este modesto artículo sirva para rendir homenaje a la movilización de los afectados y de manera especial a tres actores fundamentales en esta lucha:

* Ángel Cárcoba, un activista internacional por la prohibición del amianto, y miembro de CC.OO.

* La asociación ferrolana Agavida, presidida por Ramón Tojeiro.

* Carlos Piñeiro, médico ferrolano que intervino brillantemente hace dos años en el Parlamento Europeo en representación del Foro Social Gallego del Amianto, explicando la lucha que mantienen las víctimas.

Lea también

En defensa das Humanidades no Campus de Ferrol

No artigo de hoxe, e seguindo as últimas novas da nosa comarca, trataremos sobre os …

Un comentario

  1. Mi marido trabajo 3 añis con amianto en Astano . Sus pulmones no estan boen .Yo lave muchos buzoa y es picor era terrible
    Miedo me da !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *