Las cifras reales de la represión en la URSS.

Enrique Barrera Beitia

El 7 de noviembre de este mes se cumplió el primer centenario de la revolución bolchevique. Ante la imposibilidad de abarcar en un artículo todas sus implicaciones históricas, me gustaría centrarme en los costes humanos que supuso. El sistema soviético lo archivó todo, con una metodología y escrupulosidad superior a la de cualquier estado occidental. Desde hace años, este tesoro está a disposición de los investigadores, por lo que es lamentable que haya quien no lo quiera utilizar y continúe editando libros con las cifras usadas aleatoriamente durante la guerra fría. Los historiadores rusos Viktor Zemskov, Dougin y Xlevnjuk, fueron los primeros autorizados a investigar en los archivos del Comité Central del PCUS, y publicaron sus trabajos desde 1990. No son pro-comunistas, sino que tienen una orientación burguesa, lo que da credibilidad a sus investigaciones.

Las personas afectadas por el artículo 58 del código penal soviético (“actividad contrarrevolucionaria y otros crímenes graves contra el estado”), fueron unos 4 millones de personas entre 1921 y 1953. Hubo 800.000 condenas a muerte, de las que se ejecutaron unas 500.000 (el resto se conmutaron por cárcel), y suponemos que alrededor de 500.000 personas murieron en prisión, por lo que las muertes políticas fueron alrededor de 1.000.000. La represión se concentró en el periodo estalinista, concretamente entre 1937 y 1938. Es lo que se conoce como la “Gran Purga”.

Hasta donde yo conozco, los historiadores citados anteriormente no cuantificaron las víctimas mortales del Hodolomor, es decir, del traumático proceso de colectivización de la agricultura ucraniana, con las secuelas de hambre y deportación. Sin embargo, basta una mirada al censo demográfico para saber que en 1932 y 1933 debían haber muerto por causas naturales alrededor de 1.000.000 de personas, y murieron 2.500.000. Es decir, esa diferencia de 1.500.000 es atribuible a este proceso.

El mayor coste humano procedió de la resistencia campesina a la colectivización forzosa (1.5 millones), y no de las purgas políticas (1.0 millón). A la izquierda, escena de un koljoss ucraniano. A la derecha, el censo ucraniano.

La URSS tenía entonces casi 170 millones de habitantes. Durante la guerra fría se daban cifras de 20 millones de detenciones y 7 millones de muertos. Saber que el stalinismo detuvo y asesinó a mucha menos gente de lo que se ha dicho, no debería alterar la valoración de este periodo histórico. La calificación moral no debe estar reñida con el rigor.

Contra lo que se cree, murieron más alemanes en los campos aliados que en los soviéticos. A la izquierda campo de Sinzig en la ribera de Rhin, en la primavera de 1945. A la derecha un alemán capturado por el Ejército Rojo.

También se ha hablado mucho del trato dispensado a los prisioneros de guerra alemanes durante la SGM, dando a entender que la mayoría murió en cautividad. La realidad es que el Ejército Rojo apresó a 3.200.000 alemanes, de los que murieron 500.000 (el 15%). Además, fueron apresados otro millón de aliados de los alemanes (españoles, rumanos, italianos, húngaros…), de los que murieron unos 100.000 (el 10%).

En comparación, los aliados occidentales (Reino Unido, EE.UU y Francia) tenía en sus campos de internamiento a 7.700.000 alemanes, de los que murieron 700.000 (9%). Si pensamos en que disponían de más comida y medios sanitarios que los soviéticos, y en el atroz comportamiento de los alemanes en el territorio soviético, tendremos que reconocer que hay motivos para la reflexión sobre el grado de humanidad de unos y otros, con independencia del modelo político que defendían.

Tampoco se ajusta a la realidad la idea expresada por muchos historiadores que afirman que la mayoría de los rusos repatriados fueron fusilados o internados en gulags. De los 2.200.000 soviéticos que regresaron o fueron devueltos a la URSS, los archivos acreditan que unos 300.000 fueron encontrados culpables de colaborar con los nazis y fueron encarcelados y/o fusilados.

 

Lea también

En defensa das Humanidades no Campus de Ferrol

No artigo de hoxe, e seguindo as últimas novas da nosa comarca, trataremos sobre os …

6 comentarios

  1. ¿Siendo rojo barre para casa No?
    El comunismo desde el punto de vista de miles de historiadores sobrepasa 100 millones de muertos. Así, simple y conciso.
    Pese retorcer la historia a su gusto, no permita que la realidad le oculte su visión torticera.

  2. enrique barrera beitia

    Si en 1917 Rusia tenía 132 millones de habitantes, y en 1941 tenía 191 millones, ¿cómo pudieron morir 100 millones?

    • ¿Pero no está diciendo usted que los datos están sacados de los archivos rusos? Yo no entiendo cómo puede hablar de objetividad escribiendo un artículo en el que sólo cita una fuente que proviene del mismo estado que ordenó las condenas. Y mire, aunque fuera cierto: ¿No le parece una barbaridad que un estado provoque la muerte de millones de sus ciudadanos? (creo que si he leído bien usted cita 2.800.000 condenas), porque el tono general de su artículo parece ser suavizar las purgas que cometió el comunismo, por no hablar de que ni menciona la absoluta falta de libertad que había en la URSS y el control absoluto de todos los ámbitos de la vida por parte de la oligarquía dominante… en fin: Creo que ya quedan muy poquitos que, como usted, tratan de justificar lo injustificable. Y me alegro.

  3. enrique barrera beitia

    “Saber que el stalinismo detuvo y asesinó a mucha menos gente de lo que se ha dicho, no debería alterar la valoración de este periodo histórico. La calificación moral no debe estar reñida con el rigor”. Esto es lo que escribo en el artículo, y creo que es suficientemente explícito.

    Los archivos del estado soviético (censos demográficos, listas de ingresos en establecimientos penitenciarios, juicios, etc) son evidentemente los únicos que existen. También señalo en el artículo que los tres historiadores rusos que iniciaron los trabajos para cifrar la represión, no son comunistas, más bien al contrario. Es lo mismo que en España, donde las cifras de la represión que usamos los historiadores, están extraídas de los archivos de la dictadura.

    En cuanto a los archivos sobre prisioneros de guerra también, han sido consultados por historiadores europeos especialistas en la SGM (puedo dar nombres).

  4. ¿No le parece una barbaridad que un estado provoque la muerte de millones de sus ciudadanos? (creo que si he leído bien usted cita 2.800.000 condenas), porque el tono general de su artículo parece ser suavizar las purgas que cometió el comunismo, por no hablar de que ni menciona la absoluta falta de libertad que había en la URSS y el control absoluto de todos los ámbitos de la vida por parte de la oligarquía dominante

    Si jugamos a citarnos a nosotros mismos podemos estar así hasta el fin de los días. ¿Trata de dulcificar el asesinato de cerca de tres millones de personas SEGÚN SUS DATOS? No es lo suficientemente explícito, en absoluto ¿Qué quiere decir, lo malos que eran los aliados que los inventaron?

    El planteamiento es que los datos son falsos, el desarrollo es que los datos son falsos y las conclusiones son que los datos son falsos. ¿Quiere ser objetivo y explícito? Pues dígalo: El comunismo soviético ruso es el régimen de la historia que más encarcelamientos y muertes ha provocado ENTRE SUS PROPIOS CIUDADANOS, y lo hizo por motivos ideológicos y políticos.

    El resto es paja.

  5. enrique barrera beitia

    En un artículo de sólo 665 palabras no se puede abarcar todo. Me he limitado a tratar un apartado muy concreto: las cifras de la represión. Por cierto, no son mis datos, sino los datos que han extraído de los archivos soviéticos los historiadores que han tenido a bien consultarlos. Los historiadores tenemos que usar las fuentes informativas para sistematizar los relatos históricos, establecer unos patrones que establezcan la relaciones causa-efecto y proporcionar herramientas políticas que permitan prevenir situaciones, aunque no se nos hace demasiado caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *