Importante descubrimiento arqueológico en el Campo do Castro de Cedeira

(Corresponsalía)-Cedeira entra por la puerta grande en el mundo de la arqueología castreña con el descubrimiento de una “pedra formosa” -de las que hasta lo de ahora sólo había cuatro en Galicia- en la excavación arqueológica financiada por la Xunta de Galicia y ejecutada por el equipo del Emilio Ramil en la zona de Campo do Castro, más concretamente en la punta del Sarridal.

Las “pedras formosas” forman parte de la ornamentación de los denominados “monumentos con hornos”, unos complejos arquitectónicos vinculados al mundo castreño y pensados para tomar baños de vapor. Un atrio, una antecámara -en la que también existe un banco-, una cámara y la entrada al horno son espacios perfectamente identificables dentro de la superficie de los cien metros cuadrados en los que se está trabajando desde los primeros días del presente mes.

El arqueólogo Emilio Ramil sitúa la construcción entre un siglo anterior al nacimiento de Cristo y dos
o tres posteriores al mismo. Se da la circunstancia de que Emilio Ramil, junto con la concejal de Cultura de Cedeira y arqueóloga de profesión, María Xosé Rodríguez Pérez, fueron los que   localizaron, hace ahora 28 años, otra “pedra formosa” que salió a la luz como resultado de la excavación llevada a cabo en Punta dos Prados, en el municipio de Ortigueira, por lo que ninguno de los dos podía ocultar este miércoles su alegría.

Rodríguez Pérez quiso agradecer a la Xunta su colaboración económica para estos trabajos que “ponen en valor el patrimonio cedeirés”, y al equipo que está llevando a cabo a excavación “por trabajar sin descanso” y adelantó que el Ayuntamiento dará continuidad a esta primera intervención, que cierra este viernes, con la consignación de una partida específica en los presupuestos del próximo año, además de gestionar otras posibles ayudas.

En cuanto a la repercusión del hallado, la concejal tanto apuntó al enriquecimiento patrimonial del municipio, incluido su atractivo turístico, como a la semejanza que existe entre el conjunto de Punta dos Prados con el ahora localizado en el Campo do Castro. Esto, según la concejal, viene a confirmar el contacto que ya hubo hace siglos entre las personas que habitaron, durante más de 400 años en el caso del cedeirés, ambos asentamientos.

Ramil, que llegó a reconocer que “a mí me tocó dos veces la lotería”, explicó que lo que ahora existe en la zona del Campo do Castro “es una sauna de vapor adaptada al mundo castreño”. Destacó asimismo el perfecto estado de conservación que tienen la mayor parte de las estructuras, aunque con el paso del tiempo llegaron a desaparecer la mayoría de las losas del pavimento de la cámara y la “pedra formosa” que en su día dividía las dos cámaras, además de impedir la salida de calor al exterior. Los restos de dos paredes de piedra, situadas a ambos lados de la cámara principal, llegarían a crear en su día la bóveda bajo la que estarían las losas fruto de la temperatura lograda a base de piedras y del agua calentada en el horno que aún permanece oculto.
En todas las estancias excavadas también fueron recuperados restos de cerámicas de la época castreña
que aún están sin analizar de todo.

Las localidades de Santa María de Augas Santas, Borneiro y Fonsagrada acogen las “pedras formosas”
que hasta ahora fueron encontradas en Galicia. De ellas también existen constancia tanto en Asturias
como en Portugal. Su nombre responde a los adornos que llevan tallados.

El equipo de Emilio Ramil en esta ocasión estuvo integrado por cuatro arqueólogos más -Víctor Tomás
Botella, Ánxo López Felpeto, José Ramón Martínez Casal y David Abella- y cinco auxiliares- Xoán Carneiro Herrero, Carlos Rodríguez López, Macarena Teijido Ferreiro, Mónica Legaspi y Sara Ramil Blanco, además de Alejandro Ramil Blanco que llevó a cabo el trabajo audiovisual captado con las imágenes obtenidas por un dron.

Lea también

Este jueves comienza el Festival Internacional del Mundo Celta, en Ortigueira

A las 20.00 h. de este jueves se celebrará en Ortigueira , en la plaza …