Cuando Ferrol es ejemplo…

(Foto: Galicia Ártabra).

Aroa Fandiño Serrano

Hace unas semanas, la ciudadanía ferrolana recibía la buena noticia de que Ferrol ha quedado en el cuarto puesto en una lista confeccionada entre Comunidades Autónomas y ayuntamientos de toda España que han gestionado proyectos europeos.

Ciertamente, es motivo de celebración. Todo lo que repercuta en un bien para la ciudad es motivo de celebración y que Ferrol sea ejemplo en el resto del país es una gran noticia! Y por ello, deberíamos congratularnos y felicitar a las personas que han hecho posible tal logro.
Debemos poner en valor que el dinero europeo, que también es nuestro, ha permitido desarrollar programas tan interesantes como el tan mencionado Plan Urban.
En la prensa se menciona que el gobierno municipal destacaba la remodelación del centro cívico de Ferrol Vello que es parte del Plan Urban y la oficina del peregrino de Ferrol Vello “Vía Compostelam”. Ésta última, a mí me parece buena idea.

Además cabe congratularse también por la concesión de la ayuda europea para participar en la estrategia DUSI con un proyecto presentado entre Ferrol y Narón, que esperemos que sea mejor que la gestión que se ha hecho, en general, del Plan Urban.

Dicho esto, cuando leía sobre este tema en la prensa he recordado el “momentazo”, lamentable desde mi punto de vista, de retirar la bandera de la UE del balcón del Ayuntamiento ferrolano para protestar sobre «as políticas da UE e o recente acordo con Turquía, que pecha as portas de Europa aos refuxiados», del que por cierto yo no estoy de acuerdo.

Hacía dos reflexiones: por un lado, qué fácil es utilizar los símbolos del proyecto europeo retirando su bandera, la de toda la ciudadanía europea, por la puesta en marcha de una política que “no nos gusta”. Cosa que, por otro lado, no vemos que se haga retirando la bandera gallega o española cuando “no gusta” la política del gobierno autonómico o nacional. Pero, por otro lado, que fácil resulta también alegrarse y apuntarse el tanto de buena gestión en proyectos financiados por la UE.

En fin, éste es un ejemplo del mismo modus operandi de siempre “la UE tiene la culpa de todo, pero yo me apunto los tantos de los logros”. Esta “técnica” la saben utilizar todos los gobiernos: nacionales, autonómicos y locales. Ah, y ¡de todos los colores políticos! Es una cosa que tienen en común, como la de no leerse un Tratado de la UE o algún manual qué les explique cómo funciona la UE, quién toma las decisiones y cómo y cuál es la responsabilidad tanto de gobiernos nacionales, autonómicos y locales.

Yo pediría un poquito más energía para adquirir conocimiento y menos energía para enfurecerse y/o ponerse eufóricos. La Unión Europea está en toda la ciudadanía europea, osea en nosotros/as, y todos los días, no sólo los de enfado y/o euforia.

En definitiva, mientras tanto, la vida sigue igual…

Lea también

Elecciones 2020 en Galicia

José Carlos Enríquez Díaz En Galicia nos preparamos para unas nuevas elecciones, nos preparamos para un …

2 comentarios

  1. TIENES RAZÓN AROA.
    A todos los políticos de nuestro país, antes de acceder a sus cargos, habría que hacerles un examen, como a los escolares, sobre los artículos de la Constitución. Seguro que muchos ni se la leyeron.
    Tampoco habrán leído la Ley de Régimen Lócal.
    Y los de Ferrol, seguro que no saben que existe un reglamento de Participación Ciudadana, que tampoco se habrán leído.
    Así nos va !!!!