El Premio Sájarov de 2017 a la oposición democrática venezolana

Aroa Fandiño Serrano

El Parlamento ha concedido el premio Sájarov 2017 a la Libertad de Conciencia a la oposición democrática de Venezuela, finalista por segunda vez en estos premios.

Así, los galardonados son la Asamblea Nacional (Julio Borges) y todos los presos políticos enumerados por Foro Penal Venezolano, representados por Leopoldo López, Antonio Ledezma, Daniel Ceballos, Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea González.

Entre los finalistas de esta edición también se encontraban, la activista indígena guatemalteca Aura Lolita Chávez Ixcaquic, defensora del medioambiente y los derechos humanos y el periodista sueco-eritreo Dawit Isaak, encarcelado desde 2001 por publicar informaciones favorables a la apertura democrática en el país africano.

De esta manera, un Parlamento apoya a otro Parlamento en el desarrollo de sus competencias. Ya, en una resolución de abril, el Parlamento condenó la “represión brutal ejercida por las fuerzas de seguridad venezolanas, así como por los grupos armados irregulares, contra los manifestantes pacíficos, y pidió al Gobierno de Caracas restaurar el orden democrático y liberar a los presos políticos”.

Y, en septiembre, el Parlamento instó a la UE a estudiar la imposición de sanciones a los implicados en violaciones de los derechos humanos en Venezuela, como la congelación de sus bienes y la prohibición de entrar en la Unión.

El Presidente del PE, Antonio Tajani señaló que “El Parlamento Europeo siempre ha estado en primera línea para defender la democracia, dentro y fuera de los confines de la UE. Hoy, volvemos a denunciar la terrible situación en Venezuela, donde los ciudadanos están privados de sus derechos fundamentales, en una espiral de crisis institucional, económica y social”.

“Mediante la concesión del premio Sájarov, el Parlamento reafirma su apoyo inquebrantable a la Asamblea Nacional, el único parlamento elegido democráticamente en Venezuela. Reiteramos también nuestra apelación a una transición pacífica hacia la democracia, así como al establecimiento de un corredor humanitario para aliviar el sufrimiento de la población”, agregó.

El premio Sájarov a la Libertad de Conciencia, que concede cada año el Parlamento Europeo, fue creado en 1988 para recompensar a las personalidades o colectivos que se esfuerzan por defender los derechos humanos y las libertades fundamentales. Así pues, mediante éste, el Parlamento no sólo influye en la configuración de la política de exteriores de la UE, sino que también pone en valor la defensa de los derechos humanos en todo el mundo.

Lea también

Clases medias ferrolanas proletarizadas

Enrique Barrera Beitia Cáritas Diocesana atendió en 2016 aproximadamente a 3.300 residentes de Ferrol y …