Navantia puja por la obra de otro complejo eólico de Iberdrola en Francia

(La VozdeCádiz-Javier Rodríguez) Navantia sigue con la mirada puesta en el negocio eólico. La empresa ha presentado una oferta para construir la subestación eléctrica y los ‘jackets’ o anclajes del nuevo complejo eólico-marino que promueve Iberdrola en aguas francesas. Se trata del parque de Saint-Brieuc, en la costa de Bretaña, con una capacidad de 496 megavatios (MW).

La eléctrica española logró en mayo del pasado año los últimos permisos del gobierno francés para sacar adelante este ambicioso proyecto. El parque estará ubicado en la bahía de Saint-Brieuc, frente a la costa de la Bretaña francesa, en el norte del país y a unos 100 kilómetros de la ciudad de Rennes. Saint-Brieuc contará con 62 turbinas de 8 megavatios de potencia y se ubicará a 20 kilómetros mar adentro. Sus aerogeneradores serán distribuidos sobre una superficie de 75 kilómetros cuadrados y el más próximo a tierra se instalará a unos 16 kilómetros de la costa. Iberdrola tiene previsto inaugurar este complejo en el año 2022.

La carrera para su equipamiento comenzó a mediados de 2017 y Navantia ya se ha posicionado. La constructora naval se ha convertido en proveedor ‘offshore’ de Iberdrola y sigue pujando por nuevos proyectos. Los astilleros españoles diversificaron su línea de negocio hace algo más de cinco años en favor de las energías renovables, lo que ha permitido a la factoría coruñesa de Fene y a la gaditana de Puerto Real combinar durante estos últimos años la construcción naval con la fabricación de grandes estructuras para futuros complejos eólicos-marinos.

Iberdrola se encargó en junio de 2014 de abrir la puerta a Navantia en este importante negocio internacional de las renovables gracias a la adjudicación de un contrato para el complejo Wikinger. Navantia se hizo de esta forma con la construcción de la plataforma de la subestación eléctrica del complejo y, además, con 29 de los 70 ‘jackets’ donde se ubican los molinos de viento. Los astilleros cumplieron a rajatabla con los plazos marcados y con la calidad exigida. Navantia entregó en agosto de 2016 a Iberdrola la subestación y los ‘jackets’.

Este contrato significó 160 millones de euros de inversión y carga de trabajo para 1.500 personas en los astilleros gallegos y gaditanos. Iberdrola inició en diciembre de 2017 las primeras pruebas de funcionamiento del complejo Wikinger en aguas alemanas del Mar Báltico.Este complejo tiene un apotencia de 350 megavatios y capacidad para abastecer a 350.000 hogares. La plataforma que se construyó en PuertoReal para albergar el centro de transformación eléctrica de este complejo se bautizó con el nombre de ‘Andalucía’.

————————————————————————————————————————

El concurso se resolverá este año y tiene las mismas características que el ‘Wikinger’ y el ‘Anglia One’

————————————————————————————————————————-
 No ha sido el único proyecto que Iberdrola ha confiado a Navantia. A mediados de 2016, la compañía eléctrica adjudicó a los astilleros públicos la construcción de la subestación del complejo eólico-marino que desarrolla en aguas inglesas del mar del Norte, conocido como ‘East Anglia One’. La plataforma se construye en estos momentos en la planta de PuertoReal y se prevé su terminación para el próximo julio, mientras que en la factoría de Fene se construyen 42 ‘jackets’. La inversión supera los 100 millones de euros. Iberdrola prevé inaugurar este complejo en el año 2020. Cuenta con 714 megavatios y podrá abastecer a 500.000 hogares.

Navantia tiene ahora una nueva oportunidad y firmar con ello el tercer contrato eólico con Iberdola. De momento ha presentado el proyecto a la espera de que se resuelva el concurso, que será en breve. El complejo de Saint-Brieuc se convertirá en el cuarto parque de eólica marino de Iberdrola y se prevé que permita satisfacer el consumo de electricidad equivalente a 850.000 habitantes.

El complejo de Saint-Brieuc no es el único en el que está inmerso Iberdrola. La compañía eléctrica quedó finalista en marzo del año pasado en otro proyecto para seguir con este tipo de obras en la costa francesa. Así, la compañía pujará por construir el parque eólico marino de Dunkerque (Francia), que contará con una capacidad de entre 250 y 750 megavatios (MW), y al que aspiran también un consorcio integrado por Engie y EDP Renováveis (EDPR).

La energética buscará así su segundo proyecto eólico ‘offshore’ en aguas francesas, donde está ya desarrollando el parque eólico de Saint-Brieuc.

———————————————————————————————————————

Los astilleros encadenarían el tercer acuerdo ‘offshore’ con Iberdrola en menos de cuatro años

———————————————————————————————————————
 La actividad de Iberdrola en renovables beneficia directamente a Navantia como proveedor de sus infraestructuras. Todas estas inversiones ponen de relieve el compromiso de Iberdrola con el desarrollo de las renovables, imprescindibles para avanzar en la transición energética hacia un modelo descarbonizado y combatir el cambio climático.

Los contratos con Iberdrola abrieron la puerta de la diversificación del negocio de Navantia De hecho, en junio de 2015 logró su segundo contrato. En esta ocasión fue la empresa Hywind Scotland, filial de la noruega Statoil, la que encargó a los astilleros públicos españoles la construcción de cinco superestructuras flotantes, diseñadas para sujetar los aerogeneradores. Este contrato cobra especial importancia, ya que se trata de un proyecto pionero. Es decir, la noruega Statoil desarrolla en aguas de Escocia un parque eólico-marino flotante. La infraestructura que ha solicitado Statoil se ha fabricado en la planta gallega de Fene.

Lea también

El puerto exterior acoge por primera vez cuatro operaciones simultáneas

Imagen hasta ahora inédita en el puerto exterior de Ferrol: cuatro barcos realizando de manera …