Año Nuevo

Alejandro Padilla-

Año 2018, comienza un nuevo año cargado de ilusión y nuevos propósitos y como se suele decir, “año nuevo, vida nueva”, salvo en Ferrol. Aquí en nuestra ciudad encajaría mejor “ Año nuevo, problemas de siempre, Jorge Suárez”.

Este año 2018 arranca de la misma forma que terminó el año 2017 o aún peor: Con un presupuesto prorrogado del año 2015, presupuesto realizado por el Partido Popular, con un convenio de Defensa paralizado, con ningún proyecto ejecutado y sin ninguna traza de desarrollar ninguna medida que pueda dar aire a Ferrol. Vivimos con unos servicios básicos que se han vuelto un caos y que a medida que pasa el tiempo empeoran cada vez más. Servicios tan esenciales para una ciudad como pueden ser la recogida de basuras, la limpieza viaria o el mantenimiento de nuestras zonas verdes y de nuestros parques y jardines de los que muchos ferrolanos intentamos disfrutar.

Pero esto no lo veo sólo yo, parece ser que Jorge Suárez, al tercer año de mandato y a falta de poco más de un año para las elecciones, ha abierto los ojos y ahora ha decidido darle prioridad y marcar como “retos” estos temas.

Es muy triste leer como un documento básico para el desarrollo de una ciudad como son los presupuestos, se marque a los tres años como “reto” y durante todo este tiempo fuera incapaz de elaborarlos. Esta promesa no es la primera vez, ni la segunda que los ferrolanos la escuchamos, y al final la realidad es que seguimos esperando por unos presupuestos con inversiones para mejorar la ciudad.

Este año seguirá marcado por el obcecamiento de Jorge Suárez por matar el centro de Ferrol con su idea de peatonalización total y agresiva, suprimiendo el parking de la plaza de Armas y destruyendo una plaza emblemática de nuestra ciudad. Me gustaría ver un 2018 donde la creación de empleo y la mejora del estado del bienestar se reflejaran en la ciudad, pero viendo la parálisis que existen en temas cruciales de la ciudad como la adhesión al programa de “Viviendas Baleiras” para los más desfavorecidos, la congelación de las ayudas de emergencia, el convenio con defensa, el fomento al emprendimiento… mucho me temo que tendremos que esperar un año más para verlo.

Por otro lado, y no menos importante, la zona rural comienza como terminó, abandonada, situación que se acentúa en estos meses de invierno debido a que las cunetas, en su mayoría, están sin limpiar lo que provoca que con las intensas lluvias se produzcan inundaciones, poniendo en peligro la circulación del tráfico y le ocasionen problemas a los vecinos.

Por desgracia, este año 2018 estará marcado por los preparativos y el calentamiento de muchos partidos para las próximas elecciones que se celebrarán en el año 2019. Esto no sería un problema si se contara con un gobierno que está trabajando por la ciudad, pero en este caso el problema viene porque este año tendremos un alcalde más preocupado de si será cabeza de lista y de intentar imponer su lista para el año 2019 que de centrarse en la ciudad.

Espero equivocarme, pero mucho me temo que este año 2018 sea un año donde en los plenos seguirán aprobándose mociones a petición de los grupos de la oposición para desarrollar proyectos para mejorar la ciudad, que acabarán en un cajón por culpa de un alcalde que estará más preocupado en seguir haciendo la maleta para aprovechar su último año de viajes mientras pelea con los suyos por encabezar una lista electoral e imponer su voluntad.

Un año más, en que los grandes perjudicados seremos los vecinos de Ferrol y la ciudad, feliz año con los problemas de siempre…

Lea también

Lágrimas de estrellas

Pepa Antón Tras la ventana abierta descansa la palabra, mientras la suave y fresca brisa del …

2 comentarios

  1. Hipoteca. El señor Suarez está hipotecando la ciudad y el futuro de los ferrolanos. Los graves problemas causados en diferentes empresas nos pasarán factura en los años venideros… y aún nos queda por delante año y pico de desgobierno!!

  2. Pois sí…Ano Novo e seguimos igual de camiño a peor e ten difícil solución co grupo de goberno actual. Sen proxecto de cidade e simplemente ideas peregrinas que os van asaltando e sen orzamentos malamente poder facer nada.
    En realidade o deles é pasear e tomar cañas…