Un recibo sobredimensionado

Enrique Barrera Beitia.

Este artículo es la continuación del que publiqué el 17 de enero titulado “Las tarifas del saneamiento”. Doy por descontado que todos estamos de acuerdo, en que una vez que las aguas de nuestros domicilios y empresas se depuran antes de verterlas al mar, hay que pagar por este servicio. Supongo que también estaremos de acuerdo en que la tarifa sea justa.

Pero es que, sin haber dado respuesta a los recursos presentados por numerosos ferrolanos, nos han pasado al cobro un recibo con la propuesta unilateral del socio privado de Emafesa, y que de acuerdo con los datos que tengo, está claramente sobredimensionada.

Se nos dice que la EDAR de Prioriño depurará una media de 30.000 metros cúbicos diarios de aguas residuales en tiempo seco, y 70.000 metros cúbicos diarios en tiempo lluvioso. La verdad es que, salvo que se hicieran vaciados accidentales de los tanques de regulación a la ría, el sistema no pudo manejar más de 20.000 metros cúbicos diarios en tiempo seco y 50.000 en tiempo lluvioso.

Es decir, mientras Emafesa considera que en 2017 la EDAR depuró 16.950.000 metros cúbicos al año, los estudios alternativos recogen 11.800.000.

La Plataforma Pola Remunicipalización promoverá el recurso de los recibos de saneamiento por incumplir la Ley de Tasas y Precios Públicos, cuyo art 19 establece que el importe de la tasa no puede exceder al coste real del servicio, y el art 12, ordena la devolución cuando no se está prestando el servicio (serían 800.000 euros)

A la hora de firmar el contrato de suministro eléctrico, se debería tener en cuenta que la tarifa varía según los tramos horarios. Por ejemplo, lo más económico es bombear todo lo que se pueda durante la noche. Sin embargo, Emafesa no ha optimizado el contrato, y considera que para depurar sus casi 17.000.000 de metros cúbicos necesita contratar una potencia de 1.200.206 kilowatios hora al mes, con un coste de 90.000 euros mensuales de factura eléctrica, incluído el impuesto eléctrico pero no el IVA.

Por el contrario, los estudios alternativos consideran que para bombear 11.800.000 de metros cúbicos al año, se necesita contratar una potencia de 452.000 kilowatios hora al mes, y que usando los tramos horarios más baratos, suponen 49.800 euros al mes, es decir, el 55.33% del coste estimado por la parte privada.

Por supuesto, los lectores de Galicia Ártabra pueden preguntarme, por qué razones deben dar credibilidad a unos datos y no a otros. La respuesta es sencilla: para salir de dudas, los servicios técnicos del concello de Ferrol deberían haber estudiado todos los datos, dando su propia valoración. Sin embargo, no se ha contado con ellos. El propio alcalde ha venido a decir más o menos, algo así como “vamos a pagar ahora esta cantidad que nos dicen, y para abril, ya pasaremos un recibo con un precio más ajustado”. Esto no hace otra cosa que aumentar las sospechas de que algo no se está haciendo bien.

 

Lea también

Lágrimas de estrellas

Pepa Antón Tras la ventana abierta descansa la palabra, mientras la suave y fresca brisa del …

Un comentario

  1. Chapó, Enrique.

    Lo que ocurre en Ferrol es una copia de la mediocridad que ha infectado a los concellos de nuestro país.

    Lo triste es que en Ferrol había expectación al entrar un partido casi homologado por los indignados post 15M y al final el resultado es que nos quedamos mucho más indignados de lo que estábamos. Una pena.