Navantia concede mayor soberanía constructora a su filial australiana

(ABC) La empresa pública Navantia ha dado un paso más para transferir tecnología de defensa a su filial australiana. El objetivo es mejorar su posición en el concurso de la futura fragata australiana, el Programa SEA 5000 de la Marina Australiana por el cual se prevé la construcción de nueve  fragatas  (20.000  millones de euros de presupuesto).

De este modo, Navantia ha anunciado la designación de sus astilleros australianos como “class manager”  para la construcción de la clase australiana Hobart, primer buque de guerra íntegramente diseñado y construido en el extranjero por Navantia en Adelaida. La clase Hobart, que consta de tres destructores, está inspirada en las fragatas F-100 españolas.

El anuncio representa un hito importante en el desarrollo de la capacidad soberana de Navantia Australia y refuerza las credenciales de construcción naval de Australia”, explica en su comunicado Navantia Australia.

El presidente de Navantia Australia, Warren King, se refirió a esta decisión como “la mayor y más valiosa transferencia de propiedad intelectual en la historia de la industria de defensa australiana. El diseño de la clase Hobart y sus desarrollos futuros se gestionarán desde Australia”.

King se refiere expresamente al posible contrato de la nueva fragata australiana y a otras variantes de exportación. En el Programa SEA 5000, Navantia ya es uno de los tres candidatos últimos junto a la empresa italiana Fincantieri y la británica BAE.

Podemos hacer este anuncio debido al éxito de la transferencia de tecnología de la clase Hobart y al más de un millón de horas de esfuerzo que se destinaron a adaptar el diseño F-100 a los requisitos australianos”, asegura por su parte el presidente de Navantia, José Esteban García Vilasánchez.

Navantia explica que esta transferencia permitirá a Navantia Australia contar con más tecnologías locales en sus futuros diseños, algo que valora el Gobierno australiano de cara a decidirse por una oferta para construir las nuevas fragatas australianas. Este sería el mayor contrato de la historia de Navantia y aunque se construirían en los astilleros de Adelaida también tendría su impacto de ingeniería en España.

Navantia Australia opta también al concurso de nuevas fragatas en Canadá aliada con dos empresas australianas (Saab Australia y CEA Technologies). Una muestra de cuán global y enmarañada la construcción naval militar se está volviendo.

 

Lea también

El crucero “Aidabella” permaneció en puerto catorce horas. Trajo a bordo 3000 pasajeros y trupulantes

A las ocho de la mañana de este lunes entró en aguas ferrolanas el crucero …