Temporal

Pipo Romero

Pepa Antón

No parece posible que sean ciertos
estos atardeceres de mi tierra,
cuando atrapado el sol entre las nubes
lucha por imponer su luz eterna.

Azul, dorado y gris
entre pompones blancos
rosados y violetas
y ráfagas de púrpura y añil
bajo cascadas húmedas de niebla.

Y las rojizas hojas de los árboles
se abrazan a los troncos con firmeza
retrasando un día más su despedida
soñando con volver en primavera.

Y la luz palidece, llora el viento
y vuelan asustadas las banderas
y se llena la ría de salseiros
y aquí, tras la ventana, mi alma tiembla.

Tiembla de amor, de fe, tiembla de miedo
de esperanzas dormidas, de tristezas
de futuros inciertos, de ternura, …..
tiembla porque se sabe ! tan pequeña !.

Lea también

El sectario Chef Tezanos no respeta los principios del CIS

José Manuel Otero Lastres El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), según la normativa que lo …