La mujer en la Armada. 552 mujeres sirven a España en la ciudad “departamental”

(Foto: Galicia Ártabra).

Dos fechas son importantes en el devenir de la historia de las Fuerzas Armadas. Son fechas en las que el gobierno de España da un paso adelante en la democratización de nuestros Ejércitos a la vez que marca un antes y un después.

El año 2001 es la fecha en la que se suprimió el servicio militar obligatorio, acción que dio paso a una mayor profesionalización y modernización de las Fuerzas Armadas españolas. En Ferrol, que por aquel entonces contaba con una Capitanía General y un Cuartel de Instrucción por el que pasaban miles de marineros, en la ciudad que siempre nos agradó denominar como Departamental se daban cita miles, si miles, de familias de distintos puntos de nuestra geografía para asistir al solemne acto de la Jura de Bandera. Realmente la ciudad “notó” aquella decisión porque los días “de jura” ayudaban a determinados gremios a hacer frente al que ya se iniciaba como declive económico.

En estos últimos 17 años “se ha pasado de un modelo de Fuerzas Armadas en el que cuatro de cada diez efectivos eran reclutas, cumpliendo el servicio militar obligatorio, a unas FF.AA. profesionales basadas en la estabilidad y el desarrollo profesional y que están integradas por los mejores perfiles para cada puesto, gracias al aumento de solicitudes, que permite seleccionar a candidatos sobresalientes” usando palabras de la por aquel entonces ministra de Defensa.

La incorporación oficial de las mujeres a las Fuerzas Armadas españolas es relativamente reciente. El 22 de febrero de 1988 se reguló la incorporación de la mujer por Real Decreto Ley a determinados Cuerpos y Escalas militares. Esta normativa abrió las puertas a las mujeres por primera vez en España a que pudiesen ingresar en ciertos puestos de las FF.AA.

Un año después, en 1989, se aprueba la Ley Reguladora del Régimen del Personal Militar que pretende que los sistemas de acceso a las Fuerzas sean idénticos para hombres y mujeres. Además esta ley indica que en las denominaciones de los empleos militares no existe distinción terminológica entre el hombre y la mujer y que ambos tienen las mismas posibilidades de progresión en sus puestos

La presencia femenina en las FF AA ha sido más notoria en los últimos diez años, el acceso de las mujeres ha sido masivo pese al escollo de las duras pruebas físicas.

Un “mando” y una “aspirante”

Y esa presencia a veces tuvo su cierto interés como el de que una mujer gaditana a sus 18 años, Esther Yáñez-Irún, era la primera fémina estudiante en la Escuela Naval de Marín.
Hace cuatro años, en el 2014, se hizo con el mando del patrullero Laya. Se convirtió así en la primera mujer en la historia de la Armada española que asumía la responsabilidad de ser capitán de un buque de guerra.

Y de “un mando” a una “aspirante“. Carmen Názara, que nació en la ciudad pontevedresa de Sanxenxo hace 20 años, es la única chica de los 61 guardiamarinas que están realizando el crucero de instrucción a bordo del Juan Sebastián de Elcano. De sonrisa contagiosa y corrección absoluta en el trato, esta dama guardiamarina de tercer curso es una de los 48 integrantes de la 420ª promoción del Cuerpo General de la Armada que están recibiendo en este buque escuela una completa formación integral (militar, marinera, técnica, socio-cultural, ética y física), junto con 13 caballeros guardiamarinas de la 150ª promoción de Infantería de Marina. Una experiencia que afronta con “muchas ganas”.

Una y otra, Esther y Carmen, tienen algo en común, su entrega a la Armada, su amor a la Patria. Y , como los boy scouts..”con la sonrisa en los labios, incluso ante las dificultades”.

El por entonces capitán de corbeta ferrolano Juan Escrigas Rodríguez no se olvidaba del primer día que llegaron 10 mujeres a su barco y la previa adaptación de los camarotes. “Al principio hubo tirantez. No sabíamos cómo comportarnos. A ver si les va a sentar mal esto o lo otro, pensábamos. A la semana ya eran uno más. Las mujeres han aportado a la Armada calidad humana y comprensión, y un poco de alegría para nosotros, por qué negarlo”.

En Ferrol 552 mujeres al servicio de la Armada

Y esa calidad humana,  esa comprensión y por qué no…esa alegría la vienen mostrando las 552 mujeres con destino en la Armada en la ciudad ferrolana, en la que la Armada tiene una impronta especial.

De ese número de mujeres que sirven a la Armada 104 están destinadas en distintas unidades del Arsenal Militar; 244 en los buques con base en Ferrol (fragatas, BACs, patrulleros,etc); 31 en el Tercio del Norte de Infantería de Marina; y 173 en las dos Escuelas de Especialidades, “Antonio de Escaño” y ESENGRA.

Precisamente este próximo día 10 se celebrará un nuevo acto de jura, en esta ocasión en la ESENGRA, y podremos ver como de los nuevos miembros de la Armada un buen número de mujeres jurarán o prometerán y besarán la Bandera “con unción”.

Entre marineros y tropa en Ferrol figuran 498 mujeres; 35  suboficiales y se cuenta en esta zona con 19 oficiales.

A todas ellas va el saludo de Galicia Ártabra y el agradecimiento por su aportación a la Defensa de España, la de todos y todas.

Desde Ultramar

Pedro Sanz-Director

Lea también

Editorial-La “seño” no se “baja del burro” y Navantia Ferrol podría verse gravemente afectada

La señora ministra de Defensa ha comparecido en la tarde de este lunes ante la …

Un comentario

  1. Por las cifras reflejadas, a bote pronto, me temo que en oficiales se han olvidado del cuerpo de Sanidad (medícas y enfermeras), Juridicos, e interventores. Así todavía crece notoriamente la cifra de oficiales.