“En la Infantería de Marina existe compañerismo, lealtad y espíritu de Cuerpo” (General ferrolano Gacio Painceira)

(Foto: Galicia Ártabra). El General de Brigada, Gacio Painceira en visita al Tercio del Norte.

(La Opinión de Murcia-Antonio González)-El General de Brigada de Infantería de Marina Andrés Gacio Painceira es natural de Ferrol, de ahí su vocación militar. Ingresó en la Armada en 1972 como marinero voluntario. En la actualidad es el general de la Fuerza de Protección (GEPROAR). Bajo su mando tiene las siguientes unidades: Tercio del Norte (Ferrol), Tercio del Sur (San Fernando), Tercio de Levante (Cartagena), Agrupación de Infantería de Marina de Madrid y Unidad de Seguridad de Canarias (Las Palmas). Es el Infante de Marina en activo que más años acumula de servicio en la Armada Española.

La mujer en la Infantería de Marina

¿Qué papel representan las mujeres en este cuerpo? ¿Hay cada vez más? ¿Desempeñan su labor igual que un hombre?
-“Las mujeres en el Cuerpo de Infantería de Marina desempeñan los mismos trabajos que los hombres, sin distinción alguna. Tenemos mujeres en todos los empleos, hasta capitán inclusive. No hay comandantes porque no les ha dado tiempo de llegar, pero lo harán. Y mujeres hay en todos los destinos. Incluso en el famoso piquete de Semana Santa de Cartagena. Es más, el año pasado una teniente mandó por segunda vez este piquete. La presencia de la mujer es lo normal en la Infantería de Marina. Aunque he de decir que, según los datos que me constan, quizás estemos algo por debajo de la media en las proporciones.”

-¿Falta gente joven en el cuerpo?
-“La gente joven siempre es necesaria, no solo en el Cuerpo, sino en cualquier organización que se precie, y si esta es para el combate, con mayor razón. La juventud aporta frescura, energía y espontaneidad. Pero a la hora de prepararse para combatir, hay que combinarla con la experiencia y el saber de los soldados veteranos que aportan aquello de lo que los más jóvenes carecen. Pero, indudablemente, hace falta que continúen entrando jóvenes como infantes de marina, ya sea de soldados, de suboficiales o de oficiales. Ahora tenemos que competir con la vida civil y es más complicado atraer a gente joven. Pero de momento, tenemos cantera. Aunque no podemos descuidarnos y hay que cuidarla”.

-¿Cómo será la próxima guerra?
-“Pues no hay más que mirar alrededor. Ya lo estamos viendo. La guerra está ahí afuera. En todo caso, nunca se puede descartar la guerra convencional como un recurso al que las naciones podrían recurrir para resolver sus conflictos, pero que considero alejado por el momento.

Yo me inclino más por escenarios relacionados con la guerra asimétrica entendiendo por ésta aquella en la que no hay un enemigo militar enfrente, pero sí hay grupos armados paramilitares que llevan a cabo acciones violentas diferentes de las que hacen los ejércitos convencionales, aprovechando incluso medios de fortuna. Y también lo que se conoce por guerra híbrida, en la que se mezclan las amenazas militares con fuerzas o medios irregulares y acciones terroristas que podrían hacer uso de medios químicos, biológicos o radiológicos”.

-¿Qué es lo que más le gusta de ser Infante de Marina?
-“Cuando entré en la Escuela Naval Militar ya llevaba siete años de servicio en la Armada y había vivido la experiencia de navegar y vivir y trabajar en un buque. Pero a la hora de escoger cuerpo, tenía en mente que a mí me gustaba otra cosa. Me gustaba el contacto directo, que yo creía que había, entre los oficiales de Infantería de Marina, que no conocía por cierto, con los soldados y con los suboficiales. Cierta cercanía que yo percibía y que les daba el haber pasado y sufrido cosas juntos. Y era cierto. Eso se llama compañerismo, se llama lealtad y se llama espíritu de Cuerpo”.

Lea también

La Armada celebró en Ferrol, con gran solemnidad, la festividad de su Patrona

La Armada conmemoró este lunes, día 16, la festividad de su Patrona, la Virgen del …