Aquello por lo que ser recordado

Alejandro Padilla

¡Por supuesto que sí! La mayoría de la gente quiere ser recordada y no caer en el olvido o quedar en el anonimato, y cuando hablamos de un alcalde, a prácticamente su totalidad le gustaría dejar huella en su ciudad y ser recordado por su trabajo, sus proyectos y sus obras.

Cuando se trata de resumir en una imagen la huella de un alcalde en su ciudad, a todos nos viene la misma imagen a la cabeza, “Un alcalde inaugurando algún edificio” o “Un alcalde poniendo la primera piedra de una obra”.

Y para llegar a esa imagen se tienen que dar alguna de estas circunstancias: La primera contar con unos presupuestos en los que aparezcan reflejados inversiones para la ciudad, y la segunda, tener conocimiento, capacidad de gestión y de actuación a la hora de desarrollar nuevos proyectos o finalizar aquellos que ya tenías en marcha. Dos circunstancias que se dan en la práctica totalidad de los ayuntamientos.

Digo en prácticamente la totalidad, porque siempre vamos a encontrar excepciones, y como no podía ser de otra forma, en Ferrol tenemos esa excepción. Esa excepción tiene nombre y apellidos, Jorge Suárez, un alcalde que pasará a la historia de nuestra ciudad por ser el único alcalde de Ferrol incapaz de iniciar ni inaugurar ninguna obra.

Por el ayuntamiento de Ferrol han pasado políticos de todas las clases e ideologías, Manuel Couce Pereiro, Alfonso Couce Doce, Juan Blanco, Xaime Bello, Juan Juncal, Vicente Irisarri, José Manuel Rey Varela… y todos ellos son recordados por haber hecho cosas para nuestra ciudad que han supuesto un cambio importante. Incluso Mario Villamil, que ocupó el cargo apenas 3 meses en nuestra ciudad fue capaz de realizar gestiones para Ferrol.

Por eso al mirar la vista atrás y recordar la historia de todos nuestros gobernantes, no es de extrañar que nos preguntemos ¿Cómo ha cambiado la política en estos tres últimos años para que esto ya no suceda? La respuesta es muy simple, la política no cambió, cambió quien la ejecuta y la desarrolla.

Cuando de todas las ciudades gallegas, gobernadas cada una de ellas por partidos distintos, las únicas que sufren una parálisis constante, una inactividad evidente y un retroceso considerable son las gobernadas por los mismos alcaldes, aquellos que se hacen llamar “los alcaldes del cambio”, podemos determinar donde está el problema.

Si queremos que Ferrol crezca, evolucione y se modernice, es necesario que se desarrollen proyectos para seguir esa senda. La parálisis, el pasotismo y la vagancia lo único que consiguen es lastrar el futuro de una ciudad que se ve cada día en peor situación.

En estos momentos existen proyectos muy necesarios para la ciudad y que son demandados por los vecinos de Ferrol como la reforma del mercado de Caranza, la construcción de una pasarela peatonal en Santa Marina, la construcción de un polideportivo en Mandiá, la rehabilitación de la casa natal de Carballo Calero, la apertura de los bajos de la Cuesta de Mella y la puesta en funcionamiento del ascensor panorámico, el saneamiento de la zona rural…

Proyectos todos, que se encuentran olvidados en un cajón por voluntad de un alcalde que lo único que hace es contar los días que le quedan en el calendario para dejar de serlo.

Es una lastima decirlo, pero viendo su actitud todo hace presagiar que Jorge Suárez será recordado como el alcalde que no fue capaz de presentar unos presupuestos y por consiguiente el alcalde que durante su mandato no hizo absolutamente nada por su ciudad…. Bueno algo sí, cobrar un sueldo por un cargo para el que no estaba preparado o no tenía ganas de desempeñar.

Lea también

La Constitución de 1978 es una transacción y tiene fuerza de cosa política juzgada

José Manuel Otero Lastres Los estudiosos de la Constitución española de 1978 destacan que fue …

7 comentarios

  1. No se le pueden pedir peras al olmo!!!!

  2. “En estos momentos existen proyectos muy necesarios para la ciudad y que son demandados por los vecinos de Ferrol como la reforma del mercado de Caranza, la construcción de una pasarela peatonal en Santa Marina, la construcción de un polideportivo en Mandiá, la rehabilitación de la casa natal de Carballo Calero, la apertura de los bajos de la Cuesta de Mella y la puesta en funcionamiento del ascensor panorámico, el saneamiento de la zona rural…”

    No, muchacho, no: De todos esos proyectos ninguno se acerca a la demandada mejora de los ferrocarriles o al convenio con Defensa. La Casa de Carballo Calero es algo que no le importa a nadie salvo a los políticos; de hecho a nadie salvo a los nacionalistas les importa, ni nadie ha leido una obra suya, hasta el punto de que ni siquiera le han concedido nunca un día de las letras gallegas… tenéis que espabilar.

    • Pues que quieres que te diga, yo pienso que tiene razón y esos proyectos que nombra son necesarios y lo viene pidiendo muchos vecinos. Esta claro que las infraestructuras y el convenio con defensa son necesarios de ahí los puntos suspensivos que aparecen… La casa de Carballo Calero me parece una gran idea pensando en un futuro para ser un reclamo turístico como la rehabilitación del barrio de Ferrol Vello en sí. Lo único que está claro es que Ferrol tiene mucho que mejorar y que van 3 años perdidos y en los que avanzamos hacia atrás por desgracia.

  3. Gobierno Moroso, facturas sin satisfacer, contratos sin llevar a cabo, desprotegiendo empresas y a sus trabajadores… por eso le recordaremos, por arruinar todo cuanto pilla… me temo que alguna que otra deuda repercutirá en nuestros bolsillos (véase caso Emafesa). Gobierno Desastre; desgobierno Suarez

  4. Demasiado okupado protagonizando sus luchas de poder, no le queda tiempo para gestionar los asuntos de la ciudad, tal vez sea eso!!

  5. Pasamos de la paralización al retroceso. No sé qué será peor, no hacer nada o llevar a cabo iluminaciones que a todos perjudican. El ejecutivo Suarez asume uno u otro extremo dependiendo de si se levanta con el pie izquierdo o extra izquierdo!!

  6. Ferroliño amigo

    Ferrol está peor que hace 3 años. Calles destrozadas, comercios cerrados, edificios ruinosos, paro, emigración de jovenes y no tan jovenes, falta de iniciativas políticas, etc., etc.
    Lástima de no tener buen gestor (Alcalde) para llevar una ciudad que pasó de 110.000 habitantes a 70.000
    Los ferrolanos también somos culpables por permitirlo!!!