Detenido un clan familiar en Narón por tráfico de drogas y blanqueo de capitale

La familia construyó más de seis chalés y adquirió propiedades y coches de alta gama “sin realizar actividad laboral alguna conocida”

 Agentes de la Policía Nacional han detenido, en el marco de la ‘Operación Roca’, a doce personas, entre ellas un menor, de un clan familiar por tráfico de drogas y blanqueo de capitales que desarrollaban su actividad ilegal en un asentamiento situado en el Polígono Río do Pozo en Narón..

Según ha informado la Policía Nacional, el grupo de estupefacientes de la Comisaría de Ferrol-Narón ha realizado una investigación que concluyó en un operativo en un centro de venta de drogas situado en el Polígono Río do Pozo.

 “Los altos beneficios obtenidos con el tráfico de drogas permitieron a este clan familiar incrementar su patrimonio de manera importante los últimos años, con la construcción de más de seis chalés, además de la adquisición de numerosas propiedades y vehículos de alta gama, todo ello sin realizar actividad laboral alguna conocida que lo justifique“, ha destacado la Policía.

Este clan “se encontraba perfectamente organizado, con un claro reparto de funciones entre sus componentes”, explica la Policía, la mayoría con antecedentes por tráfico de drogas. Las mismas fuentes señalan que mujeres eran las que siempre dispensaban las sustancias estupefacientes a los clientes, “disponiendo de un sistema de relevos en todas sus actividades, para dar servicio al menos doce horas al día, que incluso incluía a algún menor de edad, también detenido en las presentes diligencias”.

UN AUTÉNTICO FORTÍN

El asentamiento, cuyo perímetro se encuentra totalmente cerrado, contaba en el control de accesos, con una garita donde había siempre una persona, con la finalidad de vigilar y dar paso a los clientes, mientras otros miembros del clan, entre ellos el menor, realizaban patrullas continuas durante el horario de venta, “para detectar la presencia policial y alertar en su caso a los demás componentes del grupo, los cuales
paralizaban las ventas y ocultaban las sustancias estupefacientes”, relatan las mismas fuentes policiales.

En el interior del asentamiento, disponían de una caseta dedicada exclusivamente a la venta de las sustancias, con una puerta acorazada además de una chimenea, para que, “en caso de ser alertados de la entrada de la Policía en la finca, poder encerrarse dentro y quemar las sustancias estupefacientes, dificultando de esa forma la aprehensión de las mismas”, explican.

“NARCO-SALA”

 Además, al igual que lo visto en otros asentamientos dedicados a la venta de estupefacientes, contaban con una caseta denominada “narco-sala“, subraya la Policía, donde los toxicómanos consumían las sustancias estupefacientes adquiridas, disponiendo en la misma de los útiles necesarios.

A lo largo de la investigación, ha manifestado la Policía, “fue posible identificar a numerosos compradores que acudían al asentamiento para proveerse de sustancias estupefacientes”, debido a lo que se ha procedido a la intervención de las mismas.

Durante todas esas vigilancias se pudo comprobar que en el asentamiento los consumidores podían adquirir tanto heroína, como cocaína, hachís y marihuana.

CLIENTES

Los miembros del Grupo de Estupefacientes han detenido a dos clientes, cuando salían del asentamiento con más de 200 gramos de heroína que acababan de adquirir para su posterior venta en su lugar de origen, Palencia, lo que confirmó a los investigadores, “que además de la venta al por menor, en el asentamiento también se realizan ventas de cantidades mayores a otros traficantes“, sostienen las mismas fuentes.

En este caso las sustancias estupefacientes adquiridas las llevaban ocultas en botes de cremas de manos “meticulosamente preparados al efecto y que les proporcionarían en el asentamiento”, siendo estos, por tanto, “los encargados de la venta y ocultación de las mismas a sus clientes”, resalta la Policía.

Al constatarse así la actividad ilícita desarrollada, concluye la Policía, se dio por finalizada la investigación, por lo que se estableció un dispositivo policial para la detención de los implicados y el registro de sus viviendas.

BALANCE

En el total de la investigación se procedió a la detención de doce personas, entre las que se encontraba un menor de edad, de las cuales han ingresado en prisión dos.

También se intervinieron más de 2.000 dosis de heroína de “alta pureza“, asegura la Policía, y se realizaron también más de 50 actas de aprehensión de sustancia estupefaciente a distintos clientes que acudían a comprar.

Finalmente en el registro realizado se intervino distinto utillaje para la venta de sustancias como básculas de precisión, bolsitas plásticas destinadas a la confección de las dosis, así como más de 8.000 euros en moneda fraccionada y multitud de vehículos de alta gama.

Con la instrucción de las oportunas diligencias, los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol.

Lea también

El PP de Narón denuncia el desmantelamiento del Padroado de Deportes “por la puerta de atrás”

El portavoz municipal del PP de Narón, Marcos López Balado, ha denunciado en la mañana …