No bico un cantar

Julia Mª Dopico Vale

No Bico un Cantar es un certamen musical que se celebra desde hace seis años cada primer viernes de junio y en el que participa el alumnado de los Conservatorios dependientes de la Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia gracias a la iniciativa del Consello da Cultura Galega y de la Secretaría de Cultura de la Xunta, eligiéndose para cada ocasión una temática y un lugar.

Esta vez fue Betanzos, la ciudad cuya fundación se atribuye al caudillo celta Breogán y concretamente en la Iglesia de San Francisco, una joya del gótico construida en el S. XIV bajo el mecenazgo de los Andrade.

A la orden de 500 alumnos a los que se sumaron los del Conservatorio de Culleredo, Betanzos, Escuela Municipal de A Coruña y Coro Cantábile fueron los auténticos protagonistas de la inolvidable jornada en la que se traslada a los intérpretes la pasión por nuestra música y poesía.

La temática giró en torno al Alalá, el canto secular que nos transporta a tiempos lejanos, una “oración de armonías” que mantiene vivo el fuego sagrado del alma gallega, sonando tras la obertura instrumental del magnífico “Quinteto de Metales Hércules Brass” los populares Alalás de Muxía, Camariñas y As Mariñas, para continuar con un estreno absoluto, el Alalá á vella Maneira, sobre un hermoso poema de Manuel Rivas: “ Eu non sabía que había/ tanta alegría nas bágoas/ nin neve nas vidueiras/ nin esperanza nas vagoas…”. Los arreglos del Maestro Juan Durán, genial compositor y la experta batuta de M. Zumalave hicieron de este un concierto inolvidable, que concluyó exitosamente con la interpretación del tema que se ha convertido en un “clásico” del certamen, Maio Longo, impregnado de melancólica ternura.

Ferrol se suma a este éxito y personal y excepcionalmente al de mis alumnos de necesidades educativas especiales, que por primera vez participan en este encuentro. A todos…Enhorabuena!!!

 

Lea también

Hablando claro

Juan Prado Piñeyro. Abogado. En todos mis artículos siempre me propongo evitar citas eruditas, y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *