Ferrolanos.- Adolfo Martí Fuentes. Nacido en Ferrol, un poeta cubano polifacético

Ferrol, donde yo nací

Un pueblo lejano en una

de las rías de Galicia

fue la primera caricia

de mis cantares de cuna.

Muy pronto -ciega fortuna

la vida- hacia Cuba fui

a no saber que te vi

con ojillos de emigrante

y que te tuve un instante,

Ferrol, donde yo nací.

Ferrol, donde yo nací

de los Martí y de los Castro,

serás siempre como un astro

rutilante para mí.

Que aunque no supe de ti

desde un temprano “hasta luego”,

a tu ternura me entrego

con toda mi fantasía

y me ufano de ese día

en que en ti, nací gallego.

Así se inspiró el 6 de abril de 1998 el destacado escritor gallego Adolfo Martí Fuentes nacido en Ferrol, el 12 de junio de 1922. (+La Habana,el 10 de junio 2002)

De los tres hijos del matrimonio que formaron Juan Martí Castro, ferrolano emigrado a Cuba con catorce años de edad, y la cubana Adolfina Fuentes Domínguez, sólo uno nació en Galicia: Adolfo. Su padre llevó a su madre a Ferrol a conocer la familia, estaba embarazada, y allí nació él.

En cuanto a su primer apellido, su abuelo, comandante de Infantería de la Marina de Guerra Española, destacado en Ferrol, llamado Juan Martí Domenech, nació en la misma casa donde naciera Mariano Martí, padre de José Martí, en Caudete,

Adolfina le trajo a Cuba cuando cumplió el primer año de vida, después de bautizarlo en la Iglesia del Carmen, con un cura muy pintoresco, llamado Benito Murado, y nunca más volvió a su tierra natal.

El padre era vendedor, fue a Cuba a convivir con su hermano Antonio Martí, en Sagua la Grande; su madre fue enfermera en los hospitales Calixto García y La Balear. La familia por ellos constituida se estableció en la capital, de ahí que Adolfo no tuviera acento español pues se crió y aprendió a hablar en los barrios de La Habana. El ambiente del hogar era de honradez y de trabajo. Vivieron en una azotea en Belascoaín y San Rafael, ocasión en que perdieron la vivienda, abatida por el fortísimo ciclón del 1926, y después en La Víbora volvieron a verse sin vivienda por las inclemencias del meteoro de 1944.

A los catorce años, el poeta Martí comenzó a escribir. Estudió el bachillerato, y al ingresar en la Universidad, sólo podían hacerlo los nacidos y naturalizados, acogiéndose por esa razón a la nacionalidad de su madre, lo que convirtió al joven gallego en cubano por nacimiento. Permaneció estudiando Derecho hasta el segundo año.

Triunfo de la Revolución

Con el triunfo de la Revolución, el Ministerio de Relaciones Exteriores lo designó para cumplir servicio en el exterior, fue de cónsul a Colón, Panamá, por un año. De regreso a Cuba, Martí fue designado cónsul nuevamente, pero a Guayaquil, Ecuador. Más tarde, representó a Cuba como primer secretario de la embajada en Praga, Checoslovaquia, acompañó a Raul Roa, hijo, en la embajada de Río de Janeiro, Brasil, hasta el golpe de estado de Goular.

Una vida diplomática intensa. Viajó hasta el Medio Oriente, Siria,Unión Soviética, y a causa de esos viajes estuvo de tránsito por Madrid muchas veces, por cuarenta y ocho horas como máximo, sin albergar la mínima posibilidad de visitar Galicia. Le gustaría visitar Ferrol pero no podría, únicamente acompañado por su mujer, porque afronta serios problemas de salud. No tiene la misma estabilidad que antes, padece de los bronquios, pues fuma desde que comenzó a escribir.

Escribió trece libros de poemas y uno de ensayo

“Escribí trece libros de poemas y uno de ensayo, de crítica literaria.-señala en una de sus muchas entrevistas– Mi primer libro fue “Alrededor del Punto”, ha sido editado tres veces, la primera de veinte mil ejemplares, la última cuando cumplí los setenta y cinco años; otro de mis libros es “Contrapunto”.

“De literatura para niños, “Por el Ancho Camino”, que recibió el premio Ismaelillo en un concurso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC); “Libro de Gabriela”, muy querido, dedicado a mi primera nieta, nacida en Bulgaria. El último, editado en la Casa Maya de la Poesía, en Campeche, México, fue “El Árbol del Retorno”. Considero mi obra más realizada “Alrededor del Punto”, despertó mucha polémica, hizo innovaciones en la décima que no eran toleradas. Hubo controversias con este libro que provocó el interés de los jóvenes por la décima en los años setenta. Para mí es sumamente importante.”

Después de su carrera diplomática, estudió la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas y quedó como profesor en la  Escuela de Letras de la Universidad de La Habana. Pasó a ser el director nacional de Literatura del antiguo Consejo Nacional de Cultura y terminó su vida laboral como redactor jefe de las Ediciones Unión, en la UNEAC.

Se casó muy joven

Adolfo Martí se casó muy joven, la primera vez. Tuvo cinco hijos, cuatro varones y una fémina. De un segundo matrimonio, que duró más de cincuenta años, tuvo un hijo,

“ Me ayudó a criar los míos, incluso cuando fui al servicio exterior los llevé conmigo. Es una buena mujer, también escritora, su nombre es Nieves Rodríguez Gómez. A ella le han publicado dos libros: “Libros de los Pececitos” y “Días de Naipes”, y otros dos ya aprobados para su publicación. Es muy práctica, fue jefa de los programas campesinos de Radio Rebelde y Radio Progreso hasta que se jubiló.”.

 Su obra

La obra de Adolfo Martí Fuentes ocupa un lugar importante en la historia de la lírica cubana contemporánea, sobre todo la décima y el soneto, estrofas en las que volcó sus mayores inspiraciones poéticas y un arduo trabajo con el lenguaje. Vistió de gala nuestra espinela, llenándola de esplendor y nuevos bríos, lo que le permitió traspasar las fronteras de la Isla, para alcanzar un horizonte más amplio. El acontecer cubano y latinoamericano está presente en toda su obra.

Recuerda Ángel Augier que Martí se dedicó “a arrancarle sus secretos a la poesía, que es su vida; y a la vida, que es su poesía. Y a luchar contra todo lo que tendiera a ensombrecer vida y poesía”.

Lea también

Dos mujeres atropelladas en un paso de peatones en la glorieta de A Malata

Sobre las nueve de la mañana de este miércoles se registró un accidente de tráfico …