José Arriola, la revelación

Julia Mª Dopico Vale
Viví muy de cerca y en primera persona el proceso de recuperación de la obra compositiva del prodigio ferrolano Pepito Arriola, el “Mozart Gallego”, cuyo talento pianístico le condujo en la más tierna infancia a tocar ante las cortes europeas y en los grandes escenarios internacionales: Ópera de Berlín, Festival de Bayreuth, Metropolitan, Cornegie Hall…

Muchos aún le recuerdan y también a los personajes de leyenda que configuraron su singular familia. Personajes complejos que recrean vidas luminosas y al mismo tiempo trágicas como en designio propio de la diosa Fortuna. Él, sus hermanas Pilar y Carmen Osorio, su prima Hildegart…

La faceta creativa de Arriola es menos conocida ya que la mayor parte de su música se perdió cuando su casa fue bombardeada en Berlín en el transcurso de la II Gran Guerra. Toda una aventura (casi un milagro) el “rescate” de su creación posterior que nos sitúa ante una personalidad postromántica que desea retener una vida que se escapa buscando en el mundo de la belleza, experimentando colores, texturas, cromatismos, inusuales combinaciones tonales, dolorosas disonancias y acordes con sonidos sentimentales que se traducen en una música cargada de significado y melancólico lirismo.

Este largo proceso de recuperación culmina con la grabación de un doble cd que será presentado al público dentro de la programación de la Sociedad Filarmónica Ferrolana este jueves en el Auditorio de Ferrol con concierto de la Real Filharmonía de Galicia dirigida por el Maestro Zumalave y el barítono Javier Franco interpretando de las Seis Poesías de Antonio Machado el Cadalso, La aurora asomaba, La primavera besaba y Epílogo; y también Marinero soy de amor de los Tres textos Cervantinos. El programa se completará con música de Guridi y R. Strauss, maestro del propio Arriola en sus años de formación en Leipizig. Música que se presenta como una auténtica…revelación.

Lea también

No es posible que un desacreditado como Sánchez pueda prestigiar el Senado

José Manuel Otero Lastres Aunque sea tenerlo por una personal con capacidades ordinarias, no tengo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *