¿Condenados a repetir la Historia?

Juan Cardona Comellas (www. juancardona.es)

Cuantas veces hemos aplicado un refrán o aforismo que haga mención a la historia y a su repetición. Desde el clásico «Un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla», o «Quien no conoce la historia está condenado a repetir sus errores», o con la aportación de Carlos Marx (al menos se le atribuye) que añadió: «la primera vez como tragedia y la segunda como farsa».

Estamos inmersos en un escenario político que nos invita a mirar hacía atrás para encontrar soluciones para el futuro. No cabe duda alguna que me refiero a la situación de Cataluña. Tengamos presente, como condiciones de referencia los periodos en los que esa parte de España intentó o efímeramente lo consiguió el proclamarse como república independiente: En 1641 con la proclama de Pau Claris, para unos la duración fue de siete días (hasta la rendición de vasallaje a Luis XIII) o para otros de 12 años en los que se mantuvo fuera de la corona española de Felipe IV. Un segundo momento histórico de la guerra de sucesión española de 1700-1714 que los más lerdos disfrazan como guerra de secesión catalana y por último las intentonas de Maciá en 1931 y la de Companys en 1934 durante la II República española.

En octubre de 1934 Lluis Companys después de proclamar Estado Catalán pronunció, ante sus colaboradores la siguiente frase: «Ara ja no direu que no sóc prou catalanista». Hace un año el señor Puigdemont ante el reproche de la CUP que no era lo suficiente catalanista si convocaba elecciones, rompió la palabra dada y se fugó a Bélgica demostrando ante sus aliados que «a eso de catalán nadie le ganaba»:¡Ya era un mártir de la causa! Hace unos días ante la misma presión esta vez de los CDR el señor Torra, jefe supremo de los Mozos de Escuadra, alentó a los manifestantes: «Apretad, hacéis bien en apretar» cuando éstos se estaban enfrentando a su propia policía. En la huida de Puigdemont la tragedia en la que nos ha metido a todos los españoles, en el caso de Torra una farsa de un «quedabien».

En el panegírico a Luis XIII escrito por Francisco Viladamor en 1641, se dice: «Dio Cataluña a Castilla Reinos, provincias, títulos, honras, riquezas, nombre, poder, armas, y otras mil excelencias; que, sin ellas, es un Reino sombra, humo, viento, polvo y nada». Traducido a Román paladino: ¡España nos roba!  Igual proclama cuando se le exige contribuir a las campañas de guerra de Felipe IV contra Francia e intentan zafarse alegando que contribuyeron anteriormente con 260.000 libras en la invasión del Rosellón sin verse recompensados adecuadamente por ello como si fuesen unos castellanos, gallegos o andaluces cualquiera: «la pela es la pela» ¡Espanya ens roba!

Los catalanes, basándose en que sus antiguos fueros, estaban exentos del servicio de armas y de no tener que prestar alojamiento a las tropas reales mientras estuviesen en su territorio, se negaron siempre a contribuir y poner los mayores obstáculos a las tropas españolas acampadas. En plena guerra contra Francia, Felipe IV ordenó que en adelante el ejército «ha de ser alojado en los pueblos y lugares del Principado de Cataluña y condados de Rosellón y Cerdaña, y sustentado a costa de dichos pueblos, en todo lo necesario de comida, bebida y aposento». Ante la negativa del pueblo a contribuir hubo grandes altercados. Se comprende así el alojamiento en el «Piolín» de los efectivos de guardia civil y policía nacional enviados a Cataluña para salvaguardar el orden el pasado año de 2017 y que fuesen escrachados en diversos pueblos catalanes a pesar de tener al día el pago de sus habitaciones: Siempre serán considerados como tropas extranjeras o simplemente de ocupación a los que hay que hostigar. Situación que, en el futuro, si no queremos que se repita, habrá que adecentar y poner al día unos alojamientos dignos y una intendencia adecuada a los contingentes de Guardia Civil y Policía Nacional que se envíen como refuerzo a Cataluña: ¡Previsión! También recordar que los Migueletes en 1641 y 1714 y los Mozos de Escuadra en 1934 solo obedecieron a la Generalidad. ¿Qué hizo Trapero en 2017? Ojo con esta circunstancia… Hoy hay 17.000 Mozos en Cataluña.

En el pasado, tanto cuando se ofrecieron o pactaron rendiciones siempre sobrevoló la propuesta de «El Perdón Real», hoy se podría traducir por «amnistía». Perdón Real el que ofreció Juan José de Austria en la toma de Barcelona, o la concedida al señor Rafael Casanova, Conseller en Cap en 1714, que finalizó su vida ejerciendo su profesión de abogado en Barcelona. A la que se acogió Companys (II Republica) fue más general, pero fue igualmente amnistía. Hoy en día existen unos políticos y dirigentes de Asociaciones en prisión preventiva unos, y otros fugados, pendientes de juicio a los que, por ahora tímidamente y con medias palabras, se les está ofreciendo una amnistía por componentes del gobierno o de los partidos que lo sustentan. ¡Aún no hay nada que amnistiar y ya están con esa murga!

Siempre que ha intentado una aventura independentista la Generalidad se ha buscado una ayuda exterior que no siempre ha sido la misma. Se da la paradoja que en 1641 se apoyasen en Luis XIII, Borbón por excelencia, para combatir al Habsburgo español Felipe IV y que setenta años más tarde ayudaban a un Habsburgo, el archiduque Carlos, en su disputa con un Borbón, Felipe V, por el trono y Corona española. ¡El Seny catalán!

Hoy en día buscan internacionalizar lo que denominan «el conflicto» o «procés» y por ahora solo han encontrado amparo en Flandes, que creo, por el odio que manifiestan sus jueces, que aún consumen grandes cantidades de árnica para tonificar sus cuerpos: ¡Hay los Tercios! Así y todo, no conviene bajar la guardia y ser mucho más eficaces en las relaciones internacionales ¡Hay que trabajar mucho más en el Ministerio de Exteriores!

Hay que recordar que la ruptura de 1641 comenzó con una algarada de unos «segadores» que entraron en la ciudad de Barcelona exigiendo sus derechos y que derivó en una verdadera rebelión, con el asesinato del virrey de por medio, y que motivó casi once años de guerra, en gran parte entre españoles. ¡Cuidado con los CDR, la CUP y otros…!

Me quedo con la principal: Un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla.

 

Lea también

La Constitución de 1978 es una transacción y tiene fuerza de cosa política juzgada

José Manuel Otero Lastres Los estudiosos de la Constitución española de 1978 destacan que fue …

3 comentarios

  1. Magnífico artículo, en el que con gran claridad nos expone Cardona, todos los avatares de la
    ” Rebelde Cataluña”a lo largo de la Hstoria moderna y contemporánea de nuestra Patria común : España.
    El caso es por lo que sé ve , siempre salieron con ” el rabo entre las piernas”.
    Y no escarmientan…
    Cuidado extremo con los resentidos …..

  2. Buenísimo Juanelo, un 10, un abrazo

  3. Lo primero y principal es que con este breve resumen ha quedado explicado el díscolo tema catalán.

    O sea, que no se trata de ” unamiquetasisplau”.