En el “Marcide” se enseñó este martes a los ciudadanos a dar masajes cardíacos

Profesionales de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Complejo Hospitalario Universitario de la Gerencia Integrada de Ferrol se implicaron en la celebración del Día Europeo de la Reanimación Cardiopulmonar, que se celebró este martes, día 16 de octubre, enseñando a realizar masajes cardíacos a la población general. Así, durante la mañana, facultativos especialistas estuvieron en el corredor principal del Hospital Arquitecto Marcide del Complejo enseñado con maniquies los pasos a dar, y las técnicas a aplicar, en el caso de estar ante alguien que está sufriendo un paro cardíaco. El lema del Día Europeo de este año es que “Todos los ciudadanos del mundo pueden salvar una vida”.

La Reanimación Cardiopulmonar es un conjunto de maniobras destinadas a mantener la oxigenación de los órganos vitales cuando la circulación de una persona se detiene. La principal causa de paro cardíaco es el infarto agudo de miocardio, que provoca una fibrilación ventricular, que es una arritmia que ocasiona que el corazón pierda su capacidad de contraerse de manera organizada, por lo que deja de latir y de bombear sangre cara todo el organismo.

Como indica Álvaro Nieto García, uno de los facultativos de la UCI que asesoraba a quien lo quisiera, “se trata de realizar una campaña de concienciación ante esta situación”, ya que, realizando una maniobra de reanimación de calidad aumenta supervivencia entre un 15 y un 30%; y “salvar una vida es fácil si se conocen los cuatro pasos de la supervivencia”. Se producen unas 80 paradas cardíacas súbitas al día en España. De ahí que estos profesionales consideren muy importante que la población general tenga conocimientos básicos de cómo realizar una reanimación cardiopulmonar, y se sumen a las iniciativas desenvolvidas por las Sociedades Española y Gallega de Medicina Intensiva (SEMICYUC y SOGAMIUC).

Cadena para salvar una vida

Los profesionales se centraron en la mañana de este martes en los eslabones de la cadena de supervivencia concretándolos en las siguientes acciones. La cadena vital arranca con pedir ayuda, es decir, llamar a los servicios de emergencias o 061. Se continúa con la realización del masaje cardíaco mientras no llegan los equipos sanitarios. Basta con hacer entre 100 y 120 compresiones por minuto hundiendo el pecho, unos cinco o seis centímetros hasta que lleguen los equipos sanitarios. El tercer paso es, en el caso de tenerlo a mano, aplicar el desfibrilador semiautomático, un aparato de manejo guiado que realiza la descarga sei está indicada para recuperar el rítmo cardíaco. El paso final -indican los profesionales- “queda ya en manos del 061, Urgencias, y Unidad de Cuidados Intensivos”.

Más al por menor, ante una persona con un paro cardíaco, confirmar que no es peligroso acercarse y comprobar su respuesta; pedir ayuda; echar la cabeza de la persona hacia atrás y comprobar la respiración. Si esa respiración no es normal, habría que comenzar a hacer la Reanimación Cardiopulmonar ( RCP). Es necesario llamar a los servicios de emergencia y comunicar que hay una persona que no respira, y que se están comenzando las maniobras, facilitando también los datos personales y de localización. Para iniciar las maniobras, hay que colocar el talón de una mano en el centro del pecho, y la otra mano arriba entrelazando los dedos. Después, comprimir el pecho ritmicamente hasta que lleguen los servicios de emergencias. Una vez que lleguen los servicios de emergencia, continuar hasta que ellos lo indiquen. Lo importante, inciden, es que “se puede salvar una vida”.

Formación en RCP todo el año y Hospital Cardioprotegido

Por otra parte, y relacionado con esto, estos maniquies que estaban este martes a disposición de la ciudadanía se emplean también durante todo el año para la formación de profesionales de la Gerencia Integrada de Ferrol. En esta área, se desarrollan anualmente diversas actividades relacionadas con la Resucitación Cardiopulmonar ( RCP), tanto básica como avanzada, y el empleo de desfibriladores. Profesionales familiarizados con este proceso garantizan la formación continuada, que se suma a la formación y a la docencia que se imparte a lo largo del año en este área sanitaria relacionado con la Parada Cardiorrespiratoria. En los últimos años, se han formado en Resucitación Cardiopulmonar básica cerca de 500 profesionales sanitarios y no sanitarios.

Recordar igualmente que hace unos meses este Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol se convertía en Hospital Cardioprotegido, tras la incorporación de cinco nuevos desfibriladores externos semiautomáticos (DESA), que se sumaban a los tres que ya había fuera de los ámbitos propios de las UCI, la Cardiología o de la Urgencia. El centro hospitalario, tras la cesión de estos cinco aparatos por parte de Urgencias 061, quedaba cardioprotegido con ocho desfibriladores en lugares donde se concentra la mayor parte de la población. Se trata de un proyecto innovador de los profesionales que añade valor a la prestación sanitaria que en este ámbito ya está establecida. Implica una atención inmediata en el primer minuto, que puede ser realizada por cualquier persona o profesional o, sea sanitario o no, enriqueciendo así la asistencia que ya se presta y apoya con los carros de parada que existen en los diversos pisos del Complejo.

Lea también

El PP denuncia que el gobierno no ha contratado los servicios básicos de Ferrol

“Jorge Suárez se ha pasado cuatro años sin hacer nada y ahora se da cuenta …