Orfeón “Terra a Nosa”

Julia Mª Dopico Vale
La Sociedad Filarmónica resultó ser la protagonista de la semana musical ferrolana con el concierto protagonizado por el “Orfeón Terra a Nosa”, más de sesenta voces dirigidas por la batuta de Miro Moreira y acompañadas por el piano a cuatro manos de Alba Díaz y Juan M. Varela interpretando el Requiem Alemán – Ein deutsches Requiem- de J. Brahms, obra que sirve de consuelo ante la muerte con la que el autor se revela en como insigne compositor en 1868. Color sombrío del conjunto ante el dolor en Dichosos los afligidos; melodía esperanzada ante la idea del regreso de los que se han puesto en libertad en La carne es perecedera como la muerte; súplica desesperada para comprender el sentido de la existencia, con las profundas resonancias del solista, en esta ocasión Pablo Nieves en Señor enséñame; evocadora visión de la felicidad en Cuan deseadas son tus moradas y la parte más expresiva en la que la soprano canta como una madre consolando a su hijo, Ahora estáis tristes, repitiendo el coro la promesa con alegre confianza. Excepcional aquí la solista Aida López en su interpretación del lírico pasaje que continúa con el ataque coral y la nueva intervención del barítono refiriéndose al misterio que nos transformará a todos para concluir con la bienaventuranza en nombre de los que mueren en el Señor recreando una atmósfera de paz verdadera. Pocas veces en el marco del protestantismo se utiliza la música como consuelo ante la muerte resultando este Requiem clara excepción si bien mantiene un tono es austero y serio. Estupenda actuación del Orfeón que desde su fundación en 1966 por el franciscano Manuel Feijoo y hasta la actualidad mantiene una intensa vida artística dedicando especial atención a la recuperación del patrimonio histórico musical de Galicia y obteniendo destacados premios y reconocimientos. Un placer escucharlos en Ferrol.

Julia Mª Dopico Vale.

Lea también

Certamen literario Narart

“Los iluminados, soñadores, poetas, amantes…tenéis raíz maternal. Vivís de modo pleno, poseéis la fuerza del …