Los héroes de Podemos

Manuel Molares do Val
Podemos, que empezó como partido antisistema hasta que su líder compró a un lujoso chalé con finca y gran piscina en la cercana sierra de Madrid, sigue con su rebeldía y gestos contra el humanismo mayoritario.

Por eso presenta como héroes de la lucha anticasta, entre otros, a personajes como una condenada por un asesinato cargado de maledicencia y sadismo.

La heroína es Pilar Baeza, su candidata a alcaldesa de Ávila. De 54 años ahora participó con 23 en el asesinato de un antiguo novio, Manuel López, porque la violó según ella, aunque no había pruebas ni denuncia alguna contra él.

Los periódicos de entonces atribuían el asesinato, cometido con una pistola de la armería de sus padres por un nuevo novio y otro amigo, como una “venganza por despecho”.

Arrojaron el cadáver en un pozo, tras lo que Baeza acudía regularmente a la casa del asesinado a consolar a sus familiares y llorar la pérdida.

Detuvieron al trío tres meses después y ella fue condenada a 30 años de cárcel, aunque salió a los siete.

Al recordarle ese pasado protesta con gran irritación porque “estoy siendo linchada por ser mujer, feminista, de izquierda y de Podemos”.

Pagué mi deuda con la sociedad y estoy reinsertada”, afirma. No pagó casi nada, y sólo a la ley. Eso no limpia sus manos de sangre, como tampoco la tienen limpia los asesinos etarras en libertad.

Pero para Podemos es una heroína. También Pablo Manuel Iglesias, que deseaba pegarle a la periodista Mariló Montero hasta hacerla sangrar, expresándose como un sádico sexual. El “vuELve” el macho del cartel publicitario feminista.

Como son héroes el brutal exconcejal de Jaén Andrés Bódalo, Alfon, joven detenido con explosivos en una manifestación, Palacio Maguregui, pederasta y exlíder en Burgos, y otros casos más de delincuentes que obliga a preguntarse si la “nueva política” es colocar como representantes políticos a lo peor de la sociedad civil, criminal…, y laboral.

Lea también

No es el momento de buscar culpables, sobre todo si no se acierta

José Manuel Otero Lastres Pasados los primeros momentos de sorpresa, incredulidad y desánimo, así como …