Este martes, juicio contra tres vecinos de Los Corrales por un delito contra la salud pública

Este martes a las diez de la mañana se celebrará en la sección segunda de la Audiencia Provincial un juicio contra tres acusados, residentes en Serantes, Ferrol, de un delito contra la salud pública por vender sustancias estupefacientes, fundamentalmente hachís y cocaina. El ministerio público pide penas de ocho y siete años de cárcel. Procede del juzgado de instrucción número dos, de Ferrol.

Según el ministerio fiscal entre los meses de agosto y noviembre de 2016 el acusado R.C.G. alias «Chiquetete«, junto con un grupo de personas de su entorno familiar del que forman parte los otros dos acusados D.C.J.(mujer) y JJ.A.B. vendían estupefacientes, fundamentalmente hachís y cocaina , en las viviendas que ocupan en el lugar de Los Corrales, en Serantes. Los tres tienen antecedentes penales.

El acusado R.C.G. era el encargado de suministrar las sustancias, supervisar la preparación y venta de las dosis en su propio domicilio y en definitiva ser el destinatario principal de las ganancias obtenidas.

Registro en viviendas

Los acusados D.C.J. y JJ. A. B. se encargaban, fundamentalmente, tanto de la ocultación y custodia de las sustancias (normalmente en lugares próximo al asentamiento ) como de las ventas a los compradores que acudían a sus respectivos domicilios.

Sobre las 4.30 h. del 5 de agosto de 2016 JJ.A.B. mientras la acusada D.C.J vigilaba la maniobra desde el exterior de su domicilio, escondió tres bolsas en el interior de la canalización de la cuneta en el acceso a una finca próxima, siendo intervenidas por agentes del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Ferrol. Contenían 296,3 g. de resina de cannabis y más de 1 kilo de sustancias utilizadas para su mezcla con cocaina.

El 21 de noviembre, con sendos autos judiciales, se procedió al registro de las viviendas de los acusados.
En la de la de R.C.G. y D.C.J. se intervinieron 10 bellotas de hachís, 6 papelinas con cocaina, y una de metafetamina. Además de 3 navajas con restos de sustancia estupefacientes, una báscula de precisión y una pistola eléctrica. También fueron aprehendidos 3.450 euros, fraccionados en billetes resultado del tráfico ilícito.
En la vivienda de JJ.A.B. fueron halladas 4 bellotas de hachís.

En un punto de ocultación ubicado en un finca próxima empleado por los acusados para ocultar cantidades mayores de sustancia bajo el suelo de un estable empleado para cobijar equinos se encontraron 3 paquetes. Una bolsa de plástico con 58 bellotas de resina de cannabis; otra bolsa con 29,8 gramos de cocaina; y una tercera bolsa con 9 bolsitas que contenían cocaina.

La transmisión del total de la sustancia intervenida hubiera reportado a los acusados un beneficio de 110.405,64 euros.

Asimismo durante el registro fueron intervenidos cuatro vehículos que habían sido adquiridos por los acusados productor de su actividad de tráfico con sustancias estupefacientes.

Delitos y penas

El ministerio fiscal señala que según los hechos éstos son constitutivos de dos infracciones, un delito contra la salud pública por tráfico de sustancias estupefacientes que causan grave daño a la salud de las personas, y otro delito por integración en grupo criminal con la finalidad de cometer delito grave.

Por todo ello se pide que se imponga por el primer delito a R.C.G. la pena de 6 años de prisión y multa de 200.000 euros, y a los acusados D.C.J. y JJ.A.B. las penas de 5 años de prisión y multa de 150.000 euros.
Por el delito de grupo criminal se pide para cada uno de los tres acusados la pena de 2 años de prisión.

Así lo contó Galicia Ártabra

(Parte de lo incautado por la Policía Nacional)

Por parte del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Ferrol-Narón se desarrolló un operativo policial en un conocido centro de venta de drogas situado en Serantes, en  Ferrol, que contó con la colaboración de distintas Unidades Especiales de la Jefatura Superior de Policía de Galicia.

Los cabecillas de dicho grupo criminal no se molestaban por ocultar los beneficios obtenidos a partir del tráfico de drogas, que invertían en la adquisición de vehículos de alta gama y otras manifestaciones públicas que denotaban una importante disponibilidad económica.

A lo largo de la investigación fue posible identificar a numerosos compradores que acudían al asentamiento para proveerse de sustancias estupefacientes, procediéndose a la intervención de las mismas. Durante todas esas vigilancias se pudo comprobar que en dicho asentamiento, conformado por distintas edificaciones unifamiliares, los consumidores podían adquirir Cocaína, MDMA, Hachís o Marihuana, a cualquier hora de la noche o del día, constituyendo un auténtico “24 HORAS” de la droga.

Producto de las indagaciones y pesquisas realizadas, fue posible descubrir, por parte de los investigadores, hasta dos puntos de ocultación en diferentes lugares fuera del propio asentamiento, donde el grupo criminal almacenaba sustancias estupefacientes para su posterior adulteración y venta, procediendo a su incautación.

La investigación bautizada como “Operación Altozano” fue tutelada por el Juzgado de Instrucción nº Tres de Ferrol.

En el marco de la investigación se realizó una intensa labor de captación de información, posteriormente contrastada y sometida a análisis operativo, lo cual permitió establecer quienes eran los integrantes del grupo criminal, todos ellos pertenecientes a la misma familia y cuya principal actividad estaba enfocada al tráfico de estupefacientes.

Dicho clan de etnia gitana se encontraba perfectamente organizado, con un claro reparto de funciones entre sus componentes, que a su vez contaba con un varón de avanzada edad, ajeno a la familia, quien era el encargado de la venta y almacenaje de la droga, tratando de esta forma reducir al mínimo la actividad de los principales responsables para tratar de eludir cualquier implicación de los mismos ante una actuación policial.

Con las pruebas que se fueron acumulando a lo largo de la investigación, se consideró oportuno desarrollar un dispositivo policial tendente a la detención de todos los implicados y el registro de sus viviendas con el fin de intervenir, en su caso, la droga que pudiera ser localizada, así como dinero o útiles para la venta. Esta propuesta operativa fue elevada al Juzgado competente, que la valoró positivamente, expidiendo los oportunos mandamientos judiciales.

Llegados a este punto, se llevó a cabo una reunión de coordinación entre todas las Unidades policiales implicadas en dicho dispositivo con el fin de fijar los objetivos y las misiones asignadas a cada una, así como para analizar la ubicación física de las viviendas y accesos, con el fin de evitar ser detectados por los integrantes del grupo delictivo, quienes tienen establecido un férreo control de seguridad con el fin de detectar la presencia de la Policía y activar inmediatamente la alarma.

Con esta actuación policial se ha asestado un duro golpe a este grupo organizado dedicado al tráfico de estupefacientes, que suministraban a distintos consumidores de toda de la comarca de Ferrolterra.

Lea también

El Concello inicia la renovación de las papeleras del barrio de la Magdalena

El Concello de Ferrol, a través de la concejalía de Obras y Servicios, que dirige Ana …