El expresidente de Navantia, el mugardés García Vilasánchez, ficha por la empresa saudí SAMI

Estaban García Vilasánchez, en abril del año pasado, durante la firma del contrato venta de cinco corbetas a Arabia Saudí,en presencia de Bin Salmán y Rajoy. Fot. Luis Sevillano.

Riad ha fichado al ejecutivo español Esteban García Vilasánchez (Mugardos, 52 años) para la cúpula de Sami (Saudi Arabian Military Industries), la compañía de armamento a la que quiere convertir en una de las 25 mayores del mundo en una década, según informa el diario El País. Vilasánchez, que desarrolló su carrera profesional en Navantia, fue presidente del astillero público entre 2014 y 2018 y firmó la venta a Riad de cinco corbetas por 1.800 millones durante la visita a España del controvertido príncipe heredero Mohamed Bin Salman (MBS), en abril del año pasado.

Vilasánchez, según fuentes del sector, será el vicepresidente de Sami responsable de la nueva división naval, que se sumará a las de armamento terrestre, electrónica, aeronáutica y municiones y misiles. Aunque el presidente de la compañía es un príncipe saudí, Ahmed Al-Jatib, Riad ha recurrido a ejecutivos extranjeros con experiencia en el sector de la defensa para ponerla en marcha y ha fichado como CEO al alemán Andreas Schwer, exdirectivo de la empresa germana Rheinmetall.

 

El fichaje de García Vilasánchez se inscribe en esta política. El directivo español, que desarrolló toda su carrera profesional en Navantia, se encargó de la fase final de las negociaciones con las autoridades saudíes y fue el encargado de firmar el mayor contrato de exportación de la historia del astillero público durante la visita de MBS a Madrid en abril del año pasado.

El contrato, de 1.800 millones, no solo incluye la construcción de los buques, sino su mantenimiento y la formación en España de 600 tripulantes. En julio del año pasado, tras la llegada del PSOE al Gobierno, García Vilasánchez fue sustituido al frente de Navantia por su actual presidenta, Susana Sarriá.

El contrato de las corbetas estuvo a punto de naufragar cuando la ministra de Defensa, Margarita Robles, anunció su intención de revisar la entrega de 400 bombas de precisión del Ejército del Aire vendidas por el Gobierno de Rajoy para su uso en la guerra de Yemen. Las bombas fueron finalmente entregadas y la amenaza de una crisis diplomática no se materializó.

El fichaje de Vilasánchez evidencia, más allá de su capacidad profesional, que Riad sigue considerando a España como un socio fiable en un sector tan sensible como la industria militar.

Lea también

Continúan los preparativos para intentar rescatar el ‘Blue Star’ de la costa de Ares

El personal de refuerzo de tiro en popa y a babor ya ha comenzado a …