Prior. La Batería inexcusable

Miguelangel López-Ferrolano de Canido.
Fácil, concentrada y accesible… no hay razón alguna para no visitarla
A estas alturas, decir que siento una especial predilección por estas baterías entiendo que no sorprenderá a nadie. Cierto es que cumplí mi servicio de armas en su Plana Mayor, y pareciera que por eso debería bastar para amodiarlas (un sentimiento a medio camino entre el odio y el amor) pero no sería cierto. En su momento no me interesaron ni lo más mínimo, puesto que no era más que la primera de mis obligaciones como ciudadano que empezaba su vida adulta. No estaba para depende que finuras en ese momento.

Muchos años después y veraneando habitualmente en Cobas, tuve la oportunidad de recorrer de nuevo esos viejos caminos que cruzaban Marmadeiro, subían al Faro y se internaban al monte por pistas ajadas que invitaban a recorrerlas. Pocos lugares mejores para iniciar a tus hijos en la bici de montaña: mar, bosque, pistas, historia, paisaje… en unas pocas pedaladas.

Porque si quieres poder visitar alguno de los Grupos Artilleros al completo, con todas sus dependencias, túneles, almacenes y baterías en poco tiempo y que esté en un estado razonable… Prior es tu destino.
Se llega fácil incluso en coche hoy en día (muy despacio, eso sí… aunque mejor andando o pedaleando, es mucho más gratificante). Basta con ir en dirección a la cala de A Coviña en Cobas, para continuar por la pista de tierra y piedra que te llevará hasta el acuartelamiento principal de las baterías. Justo ahí, en esa explanada donde aún se conserva un viejo edificio en forma de L, tienes tres opciones a cada cual mejor: a tu derecha, volviendo casi hacia atrás, hay un caminico desbrozable por el que irás a la batería monolítica antiaérea (ya no se puede subir por su acceso principal, cubierto por la maleza) que está apenas a 60 metros, escondida en la cima de la colina y totalmente fuera de la vista de los barcos enemigos. Delante de tí, y dejando el edificio a tu izquierda, dos caminos: el de la izquierda bordea la colina en dirección a las explanadas de los cañones y pasa por delante de la oculta dirección de tiro, bellísima construcción en cascada en pleno acantilado y que se conserva relativamente bien; el camino de la derecha te lleva directo a la retaguardia de las piezas por una serpenteante carreterilla que pasa por delante de un viejo aljibe y, a media curva, por los túneles de escapada de la base de los cañones (todos los cañones tienen uno; porsiaca, imagino 😉 ).

Llegar arriba y ver el estado del cuerpo de guardia es descorazonador… pero se te pasa enseguida al ver el excelente estado del resto de instalaciones. Bueno, de los muros y pasillos, pétreos e impertérritos al paso del tiempo. Los interiores ya no están tan bien y no es raro encontrarse enseres, restos de juergas juveniles e incluso un jamón a medio cortar (tengo fotos!).

Esta batería es, de lejos, mi preferida. Ambos cañones están muy juntos y los accesos a ambos están a pocos metros el uno del otro. Se puede bajar fácilmente y, ya que es mucho más fácil verter ilegalmente en Lobateiras que aquí, estos emplazamientos aún no están anegados en escombros. Vale la pena subir y visitar la vieja cantina con los cañones en “bajorrelieve” o descender con cuidado a las salas de pólvoras y puntas de los Vickers, así como a la sala de la maquinaria. Hay mucha basura… pero nada que unas buenas botas, bastón y linterna potente no puedan solventar.

Si puedes, escoge para la visita un día limpio, de esos en los que el mar y el cielo compiten por enseñarte su mejor azul. Y aprovecha para sentarte un rato en la balaustrada de la cancha de basket (si, una cancha de baloncesto!) y mira lo que hay a tus pies y frente a tí: Marmadeiro, Ponzos, Santa Comba, Monte Lagoa, Senda Artabra y Campelo a un lado y Cobas, Esmelle, San Jorge y Lobadiz al otro. No sé tú, pero yo me puedo pasar horas ahí sentado, simplemente escuchando el silencio y mirando al mar. Todo está tan lejano y a la vez tan cerca…

Claro que aún tienes un buen motivo para seguir el camino, ahora bajando en dirección al Faro de Prior (muchos deciden comenzar ahí la visita, dejando el coche en la explanada del faro y volviendo andando a la cima de Prior Alto). Porque allí mismo empieza la batería baja, con los emplazamientos de los más pequeños Vickers 152.4, gemelos entre sí e idénticos al resto de los emplazamientos de estos cañones de distancias medias. Cuidado porque no es difícil caerse por los acantilados… o incluso dentro de las propias dependencias.

Que no se me olvide mencionar las dos edificaciones que aún se conservan, a las espaldas de estos emplazamientos, y que podrían ser el comienzo de una recuperación fascinante, porque es un sitio a tiro de piedra de la carretera, están en estado asumible y podrían alojar fácilmente a un centenar de mozalbetes pasando su campamento veraniego a unos minutos del centro de Ferrol. Como parking de caravanas es impresionante.

Pero no te quedes aquí, sigue bajando. Sigue adelante por la pista que parece llevarte al mar (ojo, que luego hay que subir!!!) y así lo hará. A unos 200 metros de estos últimos edificios, llegarás al túnel del proyector norte, excavado en los cantiles, en pura roca, y con dos bocanas a cada cual más hermosa si llegas al atardecer. La foto de los túneles que acompaña este texto está tomada, precisamente, desde la bocana frente a Os Cabalos, en direción a Campelo. Magia pura.

No, no me olvido del otro túnel del proyector. La pista que te lleva hasta él está justo en el cruce de caminos donde viste el edificio en L, arriba de todo, en los emplazamientos de los 381. Y es todavía más increíble que este túnel norte. Pero llegar hasta allí es imposible en coche, fatigoso andando y rompemuelas en bici. A tu elección!

PS1: este es el décimo y último artículo sobre las Bias del Golfo Artabro. No han sido, ni de lejos, un relatorio exhaustivo sobre todas las dependencias, garitas, túneles, emplazamientos o baterías que este increíble complejo comprende. No ha sido más que un repaso genérico con el que he tenido el honor de compartir contigo uno de los más olvidados y menos reconocidos elementos históricos, defensivos y turísticos que tenemos en Ferrol. Nunca (repito: nunca) hubo en el mundo moderno un grupo artillero defensivo costero de potencia similar a este. Es cierto que hubo antes y después algunos cañones de calibres superiores… pero eran piezas singulares que nunca llegaron a formar, ni por asomo, un complejo artillero tan extenso, tan potente y tan excepcional como nuestras Baterías de Costa del Golfo Artabro. Si ahora que las conoces un poco mejor puedes visitarlas, entenderlas y amarlas un poco más, al punto de que te gustaría que se recuperasen hasta donde razonablemente se pueda, objetivo cumplido. En caso contrario, siento no haber sido capaz de transmitirte mi admiración y respeto por los que las pensaron, diseñaron, construyeron y operaron hasta finales del siglo pasado, tarea que unió a varias generaciones de españoles de toda clase y condición con un objetivo único: defender la tierra que recibieron de sus padres y quisieron poder dejar a sus hijos.

PS2: tres libros hay que te ayudarán a conocer mucho más sobre ellas. El primero, descatalogado e imposible de encontrar hoy (a menos que tengas algún amigo o biblioteca que te lo preste), el titulado “La Costa Inexpugnable”. El segundo, disponible en liberías con el título “Los cañones de La Coruña”. Y el tercero, saliendo ya de imprenta de la mano (entre otros) del Comandante Hermida, el mayor experto sobre este complejo artillero y cuyo título será “Guía de Baterías de Costa”.

PS3: no quisiera cerrar esta serie sin reconocer públicamente la labor excepcional e incansable del Sr. Alejandro Nieto, a cargo de la página de Facebook Baterías de Costa del Golfo Artabro (https://www.facebook.com/bateriasdelgolfoartabro/) y que durante varios años se ha encargado personal y desinteresadamente, de localizar, documentar y fotografiar todas y cada una de las dependencias de estas baterías. Todo lo que he sabido de ellas es gracias a él y los libros anteriormente citados. No dejes de visitar una y otra vez esta página en FB, porque dispone de un archivo fotográfico increíble.

Más info:
http://www.sociedadecolumba.com/articulo/baterias-de-cobas
https://www.facebook.com/bateriasdelgolfoartabro/
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/ferrol/2018/08/13/defensa-dos-concellos-estudian-cesion-gratuita-baterias-costeras/0003_201808F13C1995.htm

 

 

Lea también

Amigos de la Ópera

Julia Mª Dopico Vale La entidad coruñesa Amigos de la Ópera ha presentado la nueva …

Un comentario

  1. Gracias por tus aportaciones y por tus trabajos. Hay que potenciar todo lo bueno que tenemos en Ferrol por Explotar. Podemos hacer de Ferrol una ciudad como Bilbao. Una ciudad que es ejemplo a nivel mundial de transformación urbanística y que ha mantenido una cultura y señas de identidad que la hacen única y singular.

    Las ciudades cambian, evolucionan, se transforman. Es lo que le ha ocurrido a Bilbao, un claro ejemplo de reconversión urbanística. La capital de Bizkaia ha renacido de sus cenizas en todos los sentidos: ha dejado de ser una ciudad gris dedicada a la industria y se ha transformado en una urbe cosmopolita y de diseño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *