Ferrol protagonista de “Hombres y barcos: la fotografía de la Marina Española en el Museo Naval 1850-1935″

María Fidalgo Casares (*)

La Brigada Extremadura XI continuando con su programa de divulgación de la cultura de Defensa, exhibe la interesante exposición “Hombres y barcos: la fotografía de la Marina Española en el Museo Naval 1850-1935” . El edificio del antiguo Palacio de Capitanía de Extremadura en Badajoz alberga hasta el día 12 de este mes de septiembre la muestra en la que la ciudad de Ferrol tiene un papel protagónico.

La exposición itinerante, que ya estuvo en el Museo militar de Coruña y en Exponav en Ferrol en 2011, está organizada por el Ministerio de Defensa y consta de un conjunto de fotografías de gran valor artístico e histórico realizadas a partir de positivos originales de época conservados en el Museo Naval de Madrid. Cartelas explicativas acompañan las imágenes aportando la correspondiente información documental.

El Ministerio de Defensa quiere difundir el valor de la fotografía militar como documento histórico y, muy especialmente, la recuperación, conservación y difusión del rico patrimonio histórico y artístico que representan los fondos fotográficos dependientes del Ministerio.

A través de las imágenes, los visitantes pueden realizar un recorrido visual por la evolución de la Marina española. Desde el punto de vista, técnico, formal y sociológico, la Armada en Ferrol se irá adaptando a los tiempos y las imágenes dan buena cuenta de los diferentes ámbitos de esta evolución. Estructuradas en distintos apartados, el retrato individual o colectivo representa la imagen de la Marina a través de sus hombres. Son imágenes de gran elegancia y cierta teatralidad, propia de la época y las modas
decimonónicas, que subrayan el protagonismo de la Armada en este período cronológico. Obras de fotógrafos destacados como Jean Laurent, Martínez de Hebert, Valentín, o el ferrolano Pascual Rey. Entre ellos destacan las de los heróicos marinos gallegos Casto Méndez Núñez que caería herido en la fragata Numancia durante el bombardeo a los fuertes de El Callao y el ferrolano Sánchez Barcaiztegui que moriría torpedeado en la guerra carlista. Ambos posan orgullosos en la cubierta del buque “Almansa” rodeados de su tripulación.

El segundo módulo corresponde a las fotografías de mayor espectacularidad e interés histórico y documental. Repasa las actividades en las que participa la Marina, varias de ellas situadas en Ferrol como la botadura del crucero “Almirante Cervera” en 1927. Una curiosidad fotográfica es el fotomontaje realizado en las cataratas del Niágara por los el buque escuela “Nautilus” durante su
viaje de circunnavegación con tripulación predominante de Ferrolterra en una de las aventuras naúticas más fascinantes de su siglo liderada por Fernando Villaamil, militar y político afincado en O Seixo.

Son también especialmente evocadoras las imágenes de las promociones de alumnos, un auténtico subgénero dentro de la fotografía con grupos ferrolanos de diferentes décadas. Destacan las cinco imágenes tomadas por el francés J. David entre 1881 y 1882 que recoge el día a día de la Escuela Naval de Ferrol y las lecciones a bordo de la fragata “Asturias, que hacía las veces de colegio a flote.

Las infraestructuras e instrumentos empleados por la Armada también tienen cabida: arsenales y astilleros muestran la actividad de la construcción naval. La Carraca, en San Fernando, Cartagena y de nuevo Ferrol son los escenarios de estas imágenes entre las que se encuentra la más antigua de la muestra, un calotipo del Arsenal de El Ferrol datado entre 1848 y 1853 y tomas del Dique de La Campana, una de las más importantes obras hidráulicas en el siglo XIX. Para construirlo, el ingeniero Andrés Comerma hizo que 1.200 obreros removieran 245.000 metros cúbicos de tierra y piedras, transportadas por 200 mujeres en doce millones de cestos durante cinco años.

No podrían dejarse de lado a los barcos, la razón de ser de la Marina. En esta panorámica puede apreciarse la evolución de la construcción naval en un corto periodo de tiempo, en el que los barcos de vela y madera se sustituyeron por los de vapor y acorazados que más tarde darían paso a los modernos torpederos, portaaeronaves o submarinos.

Los creadores de la exposición han querido ofrecer una mirada “humana”, buscando el realismo de los miembros de la Marina y huyendo de imágenes arquetípicas: guardiamarinas brigadieres, alféreces de navío, marineros y mandos, conviven con fragatas, atarazanas, dirigibles y submarinos. Es una visita obligada para los amantes de la historia de España en general y, de la mar y de la Armada y la Marina española en particular

Para saber mas
El Ministerio de Defensa editó un gran catálogo que junto a las imágenes de la exposición, incorpora doscientas más en un libro del mismo título que la muestra.

Asimismo en fechas recientes se han editado interesantes libros al respecto, como el premiado en los Premios Virgen del Carmen “ La Marina en la Segunda República” de Adolfo Morales y una visión global sobre la Infantería  de Marina ”Desde 1537, la infantería de Marina más antigua del mundo” de Campelo Gainza en HRM Ediciones.

(*)-María Fidalgo Casares, es doctora en Historia, académica y experta en arte militar.

Lea también

La Armada rinde homenaje en Vigo al contralmirante Casto Méndez Núñez

El pasado 21 de agosto se cumplieron 150 años de la muerte del Contraalmirante  Casto Méndez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *