Conciertos Napolitanos

La Ritirata

Julia M.ª Dopico Vale

Rompiendo con el tándem de las programaciones de la Sociedad Filarmónica Ferrolana entre las dos orquestas de Galicia, la Sinfónica y la Real Filharmonía, pudimos disfrutar el jueves de la música del mejor Barroco de mano del grupo de cámara “La Ritirata”, creado en 2008 por el violonchelista Josetxu Obregón y dedicado a la interpretación histórica de obras tal y como fueron concebidas en su tiempo, lo que conlleva un profundo estudio musicológico tanto de los medios técnicos instrumentales ( por ejemplo utilizar cuerdas de tripa de animal y no las actuales de acero que proporcionan un sonido más brillante), incluir los instrumentos de época
como el clave, cuyas cuerdas son “pellizcadas” por una pluma, manteniendo un bajo continuo de carácter improvisatorio con delicada suavidad sonora o incluyendo la tiorba, vistoso instrumento de gran mástil que confiere un universo en el que las apolíneas cuerdas son absolutas protagonistas.

Y junto a las particularidades instrumentales las estéticas y la incorporación de compositores menos habituales, desarrollando además la investigación en bibliotecas y archivos. Por primera vez en Ferrol escuchamos “Conciertos Napolitanos” para varios instrumentos solistas de cuando Nápoles era “un hervidero musical y gran cantera de creadores”: El Concierto en Do M para flauta solista de Scarlatti, con una emocionante interpretación de Tamar Lalo; el Concierto en Si Bemol Mayor para clave de Durante, con Daniel Oyarzabal; de Porpora, maestro un día de los célebres castrati Farinelli y Caffarelli, la Sinfonía en Do Mayor con el cello solista de Obregón y ya en la segunda parte la Sonata para flauta dulce y continuo de Mancini, el Concierto en Re Mayor de Fiorenza y el Concierto Nº 13 en Sol menor, nuevamente de Mancini.

El público respondió entusiasmado ante las finezas interpretativas de estas “perlas” de nuestra literatura musical. Todo un lujo.

Lea también

Cuaderno de Bitácora: Entre trincheras

Ana Rodríguez Masafret El lugar más peligroso para un soldado durante la primera guerra mundial, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *