Carta a Ángel Mato y José Manuel Rey

Pedro Sande García

En enero del año 2019 comencé a colaborar con el diario Galicia Ártabra Digital. Ha pasado doce meses desde que envié mi primer artículo «Ferrol ¿Hacia dónde vamos?» y esta será la tercera vez en la que el tema central de mi colaboración es Ferrol. No tengo duda de que la razón de ello es que a la vez que me siento muy Ferrolano, también siento una enorme preocupación por el presente y por el futuro de nuestra ciudad.

En esta ocasión, como en todas las anteriores, lo que aquí escribo es público y sin ningún tipo de cortapisas aunque estas palabras tienen una particularidad y es que van dirigidas a dos personas en concreto: Ángel Mato Escalona y José Manuel Rey Varela. Es por ello que les ruego a mis lectores, a los que me dirijo en mis artículos, que me permitan que en esta ocasión, aun siendo pública la lectura de esta carta, mis palabras tengan como destinatarios a las dos personas que acabo de citar.

En primer lugar me gustaría decirles, señores Ángel Mato y José Manuel Rey que no voy a empezar utilizando tópicos como «siento el atrevimiento», «no sé si tendrán tiempo para leer esta carta» o «siento mi osadía». Dado que quiero hablar desde la sinceridad no puedo usar frases cuyo significado no siento. Les ruego que por ello no piensen que soy un soberbio o un altanero, me conformaría que en el caso de que leyeran esta carta me vean como alguien que nació en Ferrol, un Ferrolano que lleva más de la mitad de su vida viviendo en Madrid, una persona que regresa continuamente a Ferrol, un Ferrolano que quiere a su ciudad y una persona que sabe y siente que sus raíces están en Ferrol. Quizás estas últimas palabras no estaban en mi guion original, como tampoco estaba el usar Ferroliño, no lo haré, pero las voy a dejar ahí e intentaré a partir de este momento apelar más a la razón que al sentimiento que es lo que estaba en mi guion original.

Les voy a pedir que cuando acaben de leer esta carta, tengo la esperanza de que lo hagan, realicen un pequeño ejercicio, les llevará solo un minuto. Lo tienen que hacer solos, en la posición que les resulte más cómoda y en el lugar en el que puedan sentirse más relajados. Cierren los ojos y durante un minuto háganse una pregunta ¿Por qué no? Es posible que ya se la hayan hecho en más de una ocasión, pero les ruego que lo hagan una vez más.

Seguramente a estas alturas tanto ustedes como muchos lectores se preguntarán cuál es el objetivo de mi carta así como a que se refiere ese ¿Por qué no? y también creo que muchos de ustedes ya saben cuál es el propósito de mis palabras. El objetivo me van a permitir que lo deje para más adelante, ahora quiero centrarme en la razón. Esta ya la he adelantado al principio de esta carta, la enorme preocupación que siento por el presente y por el futuro de nuestra ciudad. Es la razón lo que hace que me sienta preocupado, es el sentimiento el que hace que mi preocupación se acreciente. Esa razón está basada en hechos y datos reales, me van a dejar que cite aquí dos de ellos aunque entiendo que son de sobra conocidos por ustedes. Un primer dato que me parece aterrador y espeluznante, siento utilizar dos palabras tan teatrales, información publicada por el INE: Año 1981 Ferrol contaba con una población de 91.764 habitantes, año 2018 la población se redujo en 24.965 personas hasta los 66.799 habitantes, un 27% menos, una perdida media de casi 700 personas al año durante los últimos 37 años. Los números siempre son fríos y carecen de sentimientos, las palabras, en esta ocasión esos adjetivos tan dramáticos que acabo de utilizar, describen la realidad con toda su crudeza. Un segundo y último dato, cifras de paro en el tercer trimestre de 2019: España 13,92%, Galicia 11,49%, provincia de A Coruña 10,52%, Ferrol: 17,41%. Como ya les he dicho estoy seguro de que ustedes conocen esta información y mucha más que se pudiera aportar, también estoy seguro de que ustedes pasean por las calles de nuestra ciudad y cuando lo hacen, alejados de la frialdad de las cifras, podrán no solo ver, también sentir, el estado de abandono y, en algunos casos, de ruina, de muchos edificios.

Sobre el pasado no voy hablarles, ni de causas ni de culpables, sería una pérdida de tiempo y un gasto inútil de energía, la gravedad está en el presente y en un futuro que parece que va a seguir la misma tendencia, no quiero ser pesimista solo quiero ser realista. Si ustedes han llegado a este punto en la lectura de esta carta es posible que empezarán a sacar argumentos de cuando gobernaron sus partidos o ustedes mismos, no lo hagan, solo hay una realidad, la de estos años en los que con la paciencia de una gota malaya nuestra ciudad se ha ido deteriorando sin que ustedes, sus partidos y los otros que también gobernaron no han conseguido detener la sangría. No han sido capaces de poner solución al deterioro de nuestra ciudad, ni de forma individual ni mucho menos aunando fuerzas. No miren atrás, miren solo al futuro, no miren a sus partidos ni miren sus principios ideológicos, no tracen líneas rojas, no digan que no es posible y por favor no piensen que ustedes solos y sus partidos van a poder revertir la situación.

Si siguen actuando de la manera que lo han hecho hasta ahora solo conseguirán arreglar alguna plaza y algún parque, parchear unas cuantas calles, poner unas cuantas luces en Navidad, dar prioridad a los peatones o a los coches, en definitiva pequeñas cosas por las que ni ustedes ni sus partidos pasarán a la historia. Pasarán a la historia por ser los responsables de dejar que nuestra ciudad se vaya consumiendo, que nuestra ciudad sea derrotada y que ustedes, los que tenían que estar al mando solo estén preocupados por las pequeñas cosas y por su incapacidad de buscar soluciones conjuntas que de una vez por todas detengan la sangría.

Permítanme ponerles un ejemplo, imagínense un servicio de urgencias adonde llega una persona que tuvo un infarto. Los médicos que le tratan se dedican a discutir cuales han sido las causas y proponen diversas soluciones, si ha sido debido a una causa congénita o a una mala alimentación, que si el tabaquismo o la falta de ejercicio, mientras ellos discuten el corazón del enfermo se va consumiendo sin que nadie haga nada por remediarlo y así se llega a una situación crítica y de máxima gravedad, nadie ha tomado decisiones para resolver el problema principal. Es posible que no exista una única solución para remediarlo, pero es prioritario que el equipo médico se ponga a trabajar de manera conjunta, y que busque la solución o soluciones que reviertan el problema.

Puedo parecer un ingenuo por lo que les voy a decir a continuación pero estoy convencido de que en el caso del paciente que llega al hospital la solución es compleja, en el caso de Ferrol la veo muy sencilla. ¿Cuál es el motivo de que ustedes dos y sus partidos no unan sus fuerzas para trabajar de manera conjunta? No se me ocurre ninguna, decir que yo soy un ingenuo es una excusa para no intentarlo, no veo que lo puede hacer imposible, solo veo disculpas para permanecer en la situación actual. Hablarán de su pasado, hablarán de que sus visiones son diferentes, hablarán de que es imposible un pacto PP-PSOE, hablarán de sillones, hablarán de responsabilidades, hablarán de miles de cosas y todas ellas serán disculpas para seguir en su área de confort y no ponerse a trabajar de forma conjunta en cambiar la situación en la que se encuentra Ferrol. Es mucho más fácil aplicar al enfermo un poco de desinfectante y algunas tiritas que entrar en el corazón y atajar el problema grave, es mucho más fácil echar la culpa a los demás, es mucho más fácil no tener osadía, es mucho más fácil seguir haciendo lo mismo que intentar cambiar y aplicar nuevas soluciones.

Ustedes pasarán a la historia como unos gobernantes más, habrá quienes, por razones ideológicas o de partido, les alabarán y dirán que han sido unos excelentes regidores pero la realidad es que ustedes seguirán permitiendo que nuestra ciudad, Ferrol, siga cayendo por la pendiente. Ustedes conseguirán lo mismo que los que estuvieron hasta ahora, podrán pensar que ustedes son más listos, más hábiles o más profesionales que sus predecesores pero ni aunque eso fuese verdad no les valdría de nada. Creo que ustedes lo saben, yo desde luego estoy seguro.

Llegados hasta aquí espero haber podido clarificar los objetivos de mi carta, las razones ya las he comentado al inicio, solo hay una, Ferrol. Ustedes verán si vale la pena seguir como hasta ahora o pasar a la historia como unos gobernantes que han tenido la osadía de aunar sus fuerzas y poner a Ferrol como ejemplo de «si se puede».

Para terminar me gustaría, y esto sí que es un atrevimiento por mi parte, que me diesen una razón, o varias si las hay, que les impide ser osados. Estoy seguro que todas se pueden solventar, solo hay que tener claro un solo objetivo «Ferrol». Tienen ustedes en sus manos la oportunidad de hacer historia, actuando como hasta ahora es imposible. Tienen todo el derecho de continuar cada uno por su lado, pero les auguro que su historia se escribirá con letras pequeñas y que Ferrol seguirá esperando.

Espero que si alguno considera que he sido un atrevido entienda que no era mi intención, espero que mis palabras no hayan ofendido a nadie, tampoco era mi intención y me gustaría que esa carta, aunque va dirigida a los responsables de los dos partidos con mayor representatividad en el ayuntamiento de Ferrol, se haga extensible a todos aquellos que crean que «si se puede».

Unas últimas palabras para mis lectores y para todos los Ferrolanos, no esperen ustedes que solo con la osadía de nuestros gobernantes se resuelvan sus problemas, son ustedes, todos ustedes, todos nosotros, los que también debemos de trabajar de forma conjunta, ser osados y decidir nuestro futuro y el de nuestra ciudad.

Lea también

¿Para qué queremos un alcalde?

Enrique Barrera Beitia La Ley de Régimen Local obliga a los concellos a cumplir determinadas …

5 comentarios

  1. En su larga y extensa carta no analiza cuales son las causas reales de este Ferrol en estado de semi abandono, quizás todos y cada uno de nosotros incluido usted si decimos donde están los males puede que nos tilden de anti ferrolanos pero las cosas hay que decirlas aunque duelan, desde que gobernó el Sr.Quintanilla todos los alcaldes que le sucedieron volcaron sus gobiernos en obras faraónicas que para nada beneficiaron a esta ciudad pero olvidándose que en los pueblos viven personas y estas tienen necesidades que cubrir para poder vivir en esta ciudad, se hacen leyes y se modifican otras pero que a la hora de llevarlas a la practica es imposible avanzar, se deshizo medio Cantón para hacer un aparcamiento que carece de ascensor y entrada suficiente para toda clase de vehículos, Ferrol desde la Graña hasta el Puente de las Cabras no tiene ni un solo servicio publico donde realizar las necesidades, se modifico la Plaza de España por un adefesio de plaza cuando lo mas fácil seria quitar el caballo y con cuatro duros problema resuelto, anuncian a bombo y platillo una norma para poder dotar de ascensores a los edificios pero a la hora de la verdad la mayoría de las veces el Concello se desentiende teniendo a recurrir a la vía judicial los vecinos, el dinero publico se emplea en reforzar a una opción religiosa que casi siempre está contra el estado y si esto no fuera poco se les duplica las subvenciones , las empresas de servicios expolian a los vecinos ante el beneplácito de los alcaldes, Ferrol que en las estadísticas oficiales tiene mas de diez mil personas mayores de 55 años que viven solas carece de servicios públicos para llevar un control de supervivencia dejando en manos de las empresas de la caridad su atención a domicilio, en resumen ¿porque en Ferrol cada vez hay menos población? porque las personas se cansan de esperar a que aparezca una corporación municipal que realmente se preocupe de los vecinos y dentro de 15 o 20 años que desaparezcamos los de la década de los cincuenta se pondrá el cartel de que el ultimo que cierre, se puede corregir y estamos a tiempo pero mientras que ciertas personas descubrieron que acceder a un cargo de concejal o alcalde es un chollo y bien pagado lo único que van a defender es permanecer en estos puestos y a la población que den mate y que paguen costes de primera por servicios de tercera, que los estafen y los expolien cuatro carroñeros apoyados por los políticos de turno

    • Muchas gracias por su extenso comentario. Como digo en la carta no era mi objetivo hablar del pasado ni de las causas que han llevado a Ferrol a la situación actual. Llevo demasiado tiempo viendo cómo se gastan las energías hablando del pasado. Un saludo.

    • Maria del Carmen Niebla Gil

      Totalmente de acuerdo con el comentario «la calle».Ferrol no se merece los apáticos gobernantes que tiene y que ha tenido.

  2. Pues arreando, que es gerundio.

    Una vez se pongan en marcha las fragatas, Ferrol tiene 15 años de vacas gordas. Y luego… NADA.

    Durante este tiempo mágico en el que caerá maná del cielo y lloverá café en el campo, habrá dinero de nuevo y eso puede hacer que gestores miopes crean que vá a durar para siempre. Pero no lo hará. Y lo que hay tras esos 15 próximos años, sin fragatas y con los últimos pensionistas del naval camino de Catabois…… es la NADA. La nada más absoluta, oscura y vacía.

    Es ahora o nunca. No hay excusas. Bien sabemos que ni Mato ni Rey saben como se fabrican los empleos porque nunca han tenido empresa propia. Hay cosas que, o las sabes, o no te se pueden enseñar.

    Pero son gestores que han llegado ahí por ser…. los menos malos en el partido… y eso tiene un plus. Tienen la experiencia necesaria para conseguir fondos, llorar en los hombros adecuados, hacer la pelota al pelotero idóneo y conseguir que los que de verdad saben, se sumen al proyecto.

    Hay que empezar a poner en marcha 100 iniciativas. Desde las más razonables a las más locas. De las más ambiciosas a las más pequeñas. Porque todos los emprendedores sabemos que de cada 100… sobreviven 10 con suerte. Hay que equivocarse rápido y barato. Hay que hacerlo ya.

    Tenemos 15 años de tregua, en la que el dinero llegará regado del cielo. O los aprovechamos, o Ferrol se acabó.

    Hay riqueza natural, paisajística, marítima, cultural… Hay maestros y oficiales, ingenieros y técnicos. Hay empresas y empresarios.

    Basta con poner el concello a su disposición y tener mentalidad empresarial y comercial. Los que crean empleo son los empleadores, los empresarios que arriesgan su dinero. Es a ellos a quienes hay que facilitar al máximo las cosas. Lo que antes era desventaja (estar en una esquina) es ahora un plus porque las ideas corren por internet y no por autopistas. La ingeniería, la eco-economía, el marketing digital, el ecommerce, la formación, el turismo… son cosas que tienen en Ferrol una sede perfecta que no hay en otros lugares.

    Lo que marca la diferencia entre un líder y un «iluminado» es la capacidad de rodearse de gente válida que sea capaz de ejecutar tareas y proyectos.

    El fracaso es no intentarlo.

    • El problema es que esos 15 años de «riqueza» que predices no serán casi nada. Durante el período que se construyeron las fragatas de Noruega la población siguió cayendo casi en los mismos porcentajes y la ciudad se siguió deteriorando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *