Madrid 1954: monárquicos contra falangistas

 

Enrique Barrera Beitia

Aunque las elecciones del Tercio Familiar carecían de todos los requisitos necesarios para ser consideradas democráticas, no por ello dejan de tener interés histórico. Como sólo podían presentarse candidatos autorizados por el gobierno, eran un termómetro que permitía conocer la correlación de fuerzas entre las distintas familias ideológicas que apoyaban a Franco.

Las celebradas en Madrid en 1954 para renovar parte del ayuntamiento, fueron especialmente interesantes. Frente a la candidatura oficial, se presentó otra pro-monárquica integrada por Joaquín Calvo Sotelo (hermano de José Calvo Sotelo y tío de Leopoldo Calvo Sotelo), Torcuato Luca de Tena Brunet (obligado por el gobierno a dimitir en 1953 como director de ABC), Juan Manuel Fanjul Sedeño (expulsado de la Falange por pedir públicamente el restablecimiento de la monarquía), y Joaquín Satrústegui Fernández (multado y detenido varias veces por el mismo motivo).

Franco no quería que esta candidatura ganara, pero autorizó que pudiera presentarse a las elecciones. Cuando competían entre sí varias candidaturas oficiales, las mesas de votación inflaban la participación y añadían a cada candidato el mismo número de votos. Sin embargo, en estas elecciones la mayoría de los interventores de la candidatura monárquica fueron expulsados de los colegios electorales por grupos de falangistas, sin que intervinieran los policías presentes. Joaquín Calvo Sotelo, que había sido con diferencia el más votado de los monárquicos, presentó nada menos que treinta y siete protestas. Tras una reunión de ocho horas y cuarenta y cinco minutos, la Junta Municipal del Censo de Madrid no sólo las rechazó, sino que castigó su insolencia anulando casi la mitad de sus votos. Estos fueron los resultados oficiales:

Juan Antonio Elola 229.276 Candidatura oficial

Manuel Pombo Angulo 223.938 Candidatura oficial

Felipe Gómez Acebo 222.132 Candidatura oficial

Vicente Salgado Blanco 220.175 Candidatura oficial

Torcuato Luca de Tena 53.234 Candidatura monárquica

Juan Manuel Fanjul Sedeño 50.885 Candidatura monárquica

Joaquín Satrústegui Fernández 50.740 Candidatura monárquica

Joaquín Calvo Sotelo 50.055 Candidatura monárquica

No parece tener mucho sentido permitir que se presente una candidatura, para derrotarla con un pucherazo que tenía que ser especialmente llamativo, pero Franco quería conocer la postura del ejército sobre el restablecimiento de la monarquía. Para ello ordenó al general José Ungría Jiménez que garantizase una votación limpia en la guarnición militar que estaba a su cargo (la 11 División votó en los cuarteles). El resultado fue que los militares se inclinaron mayoritariamente por la candidatura monárquica, y Franco reaccionó enviando una carta a Don Juan de Borbón comprometiéndose a entregar la jefatura del estado a su hijo Juan Carlos, con la condición de que no restableciese el sistema parlamentario.

Don Juan de Borbón

Es inevitable preguntarse qué hubiera ocurrido si los militares de Madrid hubieran votado a la candidatura falangista. Lo más probable es que Franco hubiera autorizado a Raimundo Fernández Cuesta (o tal vez a José Luis Arrese Magra) a que implementara la “revolución pendiente” que los falangistas más radicales venían pidiendo desde el fin de la guerra civil, y que les habría concedido un mayor control de la sociedad. Nadie discutirá que la historia hubiera sido diferente.

 

 

 

Lea también

¡No hay que consentirlo!

José Manuel Otero Lastres Creo que no existe otra formación política, como el comunismo, que …