Esos simpáticos y vagos españoles

Enrique Barrera Beitia

¿Qué motivos teníamos en la Unión Europea para ayudar a España en 2010? Ninguno. A fin de cuentas, se trata de un país que se lanzó alocadamente a construir casas muy por encima de sus necesidades, y cuyas gentes viven con deshonor no tener vivienda en propiedad. Era normal que destrozaran su sistema bancario. Eso sí, gente maja para ir de fiesta, pero vamos a ser serios: son malos estudiantes, y creen que
todo se soluciona montando bares…, y luego está esa costumbre de dejar de trabajar a las dos de la tarde, para comer y echar la siesta.

El vapuleo que le dimos a Grecia en 2015 era mucho menos de lo que se merecían. Nos habían engañado durante años presentando cuentas falsas, y su nuevo ministro de Hacienda (el motorista) era un grosero engreído que no sabía guardar el debido respeto en las reuniones. No podemos exigir a los honrados y trabajadores ciudadanos del norte de Europa, que paguen los pufos de esta gente.

Ahora tenemos a los italianos (otros a los que hay que echar de comer aparte), pidiendo ayuda por esa epidemia que no han visto venir, así que ya se les han unido españoles y griegos en ese coro de pedigüeños, todos ellos gente más o menos simpática y servicial, pero todos con escaso apego al trabajo, nada parecido a los que producimos y ganamos dinero, y que bastante favor les hacemos pasando nuestras
vacaciones en estos países mediterráneos.

Jerome Powell (presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos) y Christine Lagarde (presidenta del Banco Central Europeo). Si EEUU con un PIB de 19 billones de $ puede fabricar de la nada 2 billones de €, ¿por qué la zona euro, con un PIB de 12 billones de € no puede fabricar 1.2 billones?

Argumentos muy parecidos a estos, todos con regusto calvinista y luterano, han venido funcionando en el norte de Europa para justificar las medidas de austeridad.

Mientras la pandemia del coronavirus se concentraba en el sur, se mantenía este mensaje contrario a la expansión de gasto en cualquiera de sus variantes (eurobonos, corona-bonos, cheque social, etc). Pero el Covid 19 es profundamente democrático
e internacionalista, no discrimina entre clases sociales ni nacionalidades, y ha decidido visitar la Oktoberfest. El problema no es que Italia pierda este año el 11.6% de su PIB, y España el 9.7%, sino que Alemania y Francia perderán respectivamente el 8.9 y 7.4, y claro, supongo que ustedes me entienden.

La UE se ha comportado de manera decepcionante. Seguramente irá haciendo un esfuerzo cada vez mayor, e incluso podría llegar a fabricar más de un billón de euros, pero no lo hace por solidaridad con los que lo pasan mal, sino para evitar que todos lo pasen mal, que es algo muy diferente.

Lea también

¿Es la gripe tan mortal cómo el coronavirus?

José Carlos Enríquez Díaz El SARS-CoV-2 es un virus  que pertenece al género del β-coronavirus.  Lamentablemente, …

Un comentario

  1. Bueno……….. ellos bajaron su deuda hasta el 50% en muchos casos.. mientras aquí seguimos pidiendo que todas las rondas estén pagas y salgan gratis. Si como ciudadanos no somos capaces de entender que las deudas hay que pagarlas ahorrando y no endeudándonos más…… ¿porqué los que sí lo hacen deberían arrechar con nuestras incapacidades?

    ¿No hicimos lo mismo los gallegos que SI ajustamos el cinturón y cumplimos déficit a costa de menores inversiones… cuando los catalanes derrochadores y pedigüeños pidieron dinero al FLA? ¿No protestamos porque a ellos se les sigue permitiendo gasto y más gasto, mientras a los que sí cumplimos se nos niegan hasta los dineros nuestros?