Enhorabuena «Pepiño»

Juan Cardona Comellas. (juan@juancardona.es)

Enhorabuena «Pepiño»; excuse, don José. Hoy ha sido nombrado consejero de Enagás (Empresa Nacional del Gas, s.a.), con un sueldecillo aproximado de 160.000 € anuales y que, sin duda le compensa el que abandonó recientemente como eurodiputado. El señor Blanco, como Campeón que es, y conocido por sus bastos conocimientos sobre gasolineras, perdón de gas natural, bagaje que apuntaló su candidatura como consejero; por cierto, a propuesta de Ana Palacio que aporta a la misma sociedad los conocimientos que adquirió como ministra de Asuntos Exteriores con el PP (2002-2004).

Le acompañan en las nuevas consejerías otro gran experto, el cuasi compañero expresidente de la Generalidad Catalana, entre los años 2006 a 2010, José Montilla (PSC) con una formación académica similar a la del señor Blanco. Para completar la terna: Cristóbal José Gallego miembro del Observatorio Crítico de la Energía y colaborador del Círculo de Economía, Energía y Ecología de Podemos que pondrá todo su saber en revolucionar la empresa de Gas y apostar decididamente por las renovables. Puede que haya cambiado de opinión o aparcará sus criticas hacía esas centrales que manipulan los precios del mercado. No me consta su militancia activa, por lo que no tendrá que donar, como predicaba el señor Iglesias, el exceso de los tres salarios mínimos 13.300 € anuales a los 160.000 que dicen las malas lenguas que percibirá por su esperada contribución.

Los nuevos integrantes del consejo de Administración de Enagás no deben de tener complejo por ser señalados como usuarios de las puertas giratorias, que por cierto Iglesias amenazó con tapiarlas, ya que serán recibidos por el Consejero Delegado de la empresa Marcelino Oreja Arburúa, un Ingeniero Industrial (ICAI) y diputado en el Parlamento Europeo, Presidente y Patrono de diversas fundaciones y empresas, hijo del Ministro de Asuntos Exteriores Marcelino Oreja y primo de Jaime Mayor Oreja; aunque eso no creo que influyese en sus merecidos destinos.

La bienvenida del señor Oreja la realizará tras de la presentación de la exministra Ana Palacios. Tendrán que saludar uno a uno a los demás consejeros, compañeros en tan honorable trabajo a partir de esta fecha. El siempre sonriente Antonio Hernández Mancha contará las batallitas de su etapa como Presidente de Alianza Popular entre 1987 y 1989, antes de ser defenestrado y con su gracejo natural les presentará a la abogada y profesora (no sé si de Energías y otros Combustibles) Isabel Tocino Biscarolasaga, que les explicará cómo fue su experiencia como ministra de Medio Ambiente entre 1996 y 2000 en los gobiernos del PP. El tono se convierte más pausado con rasgo fonético canario que aporta Rosa Rodríguez Díaz y comentará su experiencia como viceconsejera de Hacienda y Planificación del Gobierno de Canarias y como vicepresidenta del Cabildo de Gran Canaria. Al final se unirá al grupo, antes de entrar en la sala de Consejo, Ignacio Grangel Vicente que fue Director de Gabinete de la Secretaria de Estado de Energía con el inefable José Manuel Soria.

Una vez acomodados en sus poltronas, Pepiño, perdón don José, contó los puestos cubiertos, no llegaban a 15 miembros; pensó: «No hay como ser elegido entre los elegibles, merito tengo». Finalizado el primer consejo, Pepiño cedió el paso al último consejero: «pasé, pasé, es que empecé abriendo puertas y quiero comprobar si esta es giratoria». Para que después digan que la política no cunde: Hoy te toca a ti, mañana a mí. País…

Lea también

Programación lírica 2020

Julia Mª Dopico Vale La Asociación de Amigos de la Ópera de A Coruña viene …

4 comentarios

  1. Ángel López Pérez

    Buen artículo, muy documentado ; de los que tenía que dar mucho de pensar,-y sufrir- en este país de locos.
    Como decía Ortega: Esto no es así, esto no es así.

  2. Estoy contigo en todo, creo que todavía te quedas algo corto, pero será por tu prudencia como escritor.

  3. ¡¡ Increíble!!
    Cuando oímos hablar de puertas giratorias y chanchullos en la clase «»politica» piensas en algo ocasional.
    Pero esa realidad que tan detallada expone ,resulta abrumadora. Gracias por sus enseñanzas.

  4. Un don nadie (con minúscula) que lo nombran ministro de FOMENTO sin tener ni idea de nada, al que ahora al haberse quedado sin oficio (pero con beneficio) se le fuerza a aceptar ese cargo de presencia mensual por unas cuantas «pesetillas». Pobre fernandez, tenía una casa en terrenos del «7», asunto que debe haber quedado sobreseído, tenía un despacho en gasolineras, a lo que creo que te refieres de forma indirecta…, pobre fernandez, ¿de que le valió todo eso?…