Pre campaña electoral-Abascal señala que VOX «tiene un pie en el Parlamento de Galicia»

Abascal con Ricardo Morado

El presidente de Vox, Santiago Abascal, afirmó este domingo que su formación «tiene un pie dentro» del Parlamento de Galicia y reiteró su disposición «al diálogo» con el PPdeG, «dependiendo del respaldo» que les den los gallegos.

Abascal participó este domingo en un acto preelectoral en la capital gallega, a cuya plaza del Obradoiro llegó después de recorrer, a pie y acompañado de simpatizantes, el último tramo del Camino de Santiago, desde el Monte do Gozo. Numerosas pintadas críticas recibieron al grupo en la ciudad y, en el acceso al casco antiguo, varios ciudadanos gritaron a los integrantes de Vox: «¡Fascistas fuera!».

En declaraciones a los medios al finalizar el recorrido, Abascal aseguró que, si obtienen representación, serán «razonables y realistas» en unas posibles negociaciones con los populares. «No vamos a tratar de imponer nuestro programa político completo si solo tenemos un escaño, pero haremos valer nuestra fuerza«, dijo.

El líder de Vox señaló que no tiene cálculos de los resultados que podría obtener en las elecciones autonómicas del 12 de julio. Su partido no maneja habitualmente encuestas, argumentó, pero tampoco se fía de las de los demás, que «siempre dicen que Vox no va a entrar». «Dijeron que no íbamos a entrar en Andalucía, que veníamos a dividir. Algo parecido están diciendo en Galicia», señaló y recordó que un pacto con el PP provocó un cambio de color en el Gobierno andaluz. «Ahora están muy seguros de que no vamos a entrar, pero yo creo que nos tienen mucho miedo y que saben que ya tenemos un pie dentro», reiteró.

En el mismo sentido, el candidato por la provincia de A Coruña, Ricardo Morado, manifestó que esta es «la última etapa» de Vox para llegar al Parlamento gallego y que falta «un empujón para hacer historia como en Andalucía».

DISTANCIA «INFINITA» CON EL GOBIERNO

Abascal insistió en el mensaje de que mantendrán «una distancia infinita» con este «Gobierno criminal» –el central–, al que acusó de estar «obsesionado» con organizar un acto de homenaje a las víctimas de la COVD-19 que él considera una «ceremonia exculpatoria».

Aseguró ante sus seguidores que no se arrodillará «ante nadie», tras cargar contra «las nuevas religiones» que hacen «acusaciones de pecado«. «La religión del género, del supremacismo feminista, la religión climática, la del multiculturalismo y la de un falso antirracismo, que no son más que los disfraces del marxismo cultural, impulsado por la extrema izquierda y los oligarcas», enumeró.

Lea también

Por unha mobilidade segura

Coa recuperación da normalidade, tras meses de confinamento, o transporte público entra de novo nas …