Gonzalo Caballero se desploma

Caballero asegura que seguirá al frente del PSdeG tras unos “insatisfactorios” resultados

José Carlos Enríquez Díaz (http://josecarlosenriquez.es/)

El socialista destacó que, con todo, su formación sube un punto y medio los apoyos con respecto a las autonómicas de 2016, y obtiene un 19,36% de los votos. “En todo caso, el resultado electoral es insatisfactorio para el PSdeG porque, por una parte, el PP mantiene la capacidad de gobernar en Galicia y, por otra, porque la hoja de ruta de cambio liderado por el PSdeG no se produce en este año 2020”, señaló.

El PSdeG ha quedado relegado a la tercera plaza, tanto en votos como en escaños, en las elecciones autonómicas de este domingo 12 de julio en Galicia, donde las aspiraciones del candidato Gonzalo Caballero de presidir la Xunta se han truncado e incluso se han convertido en una importante derrota tras verse superado por el BNG.

Gonzalo Caballero no ha sido capaz de traducir en apoyos para estos comicios la ola de simpatía capturada por el partido en las tres elecciones celebradas durante el pasado 2019, en las que el liderazgo de Pedro Sánchez desde Ferraz le permitió al PSdeG ser, por primera vez en su historia, el partido más votado en Galicia en unas generales.

Por el camino se han quedado cientos de miles de votos que mantienen a los socialistas en 15 diputados, tal y como sucedió en 2016, pero que se quedan lejos de satisfacer las aspiraciones de liderar el cambio en una política autonómica que durante los próximos cuatro años seguirá el rumbo de los once anteriores bajo el timón del PPdeG .

Aquí en España no dimite nadie. Entre la clase política española, dimitir nunca ha estado de moda. Hacer política hoy no es fácil; lo han demostrado diversos aspirantes a políticos profesionales que tuvieron graves errores en sus primeras declaraciones o que pensaron que el filtro que les permitía tener prestigio en otras profesiones era el mismo que en la esfera pública; por el contrario, tuvieron que dar explicaciones, algo impensable en otras actividades profesionales.

La política es una picadora de carne. Esta afirmación se escucha en boca de muchos Políticos de forma habitual, porque cuando los electores envían a un político a la oposición a construir su proyecto la coyuntura es aprovechada por enemigos y adversarios para librar batallas internas y para conseguir lo que no se obtuvo en otras circunstancias. La política es compleja, no es un oficio fácil; se trata de resolver problemas complejos, gestionar el dinero público, mejorar la vida de los ciudadanos y saberlo comunicar. A la política se viene aprendido, exclaman algunos, pero la historia nos demuestra que las urnas reservan lecciones muy valiosas en la oposición.

Por otra parte el PSOE debería abandonar sus divisiones en Galicia. Hoy más que nunca se necesita un gobierno fuerte, un gobierno que no plantee políticas de maceta sino de gran calado, necesitamos un gobierno que no piense en su partido y si en los gallegos y lo que estos necesitan.

Todo país dividido en bandos enemigos, se destruye a sí mismo; y una ciudad o una familia dividida en bandos, no puede mantenerse.”
En Santiago 1: 2 a 8, encontramos que el hombre de doble ánimo“ es indeciso e inconstante en todo lo que hace… Cuando hay división en el corazón, cuando no hay un rumbo definido en la vida… entonces, todo se tambalea, las decisiones, la visión, los propósitos, la fe, el compromiso… y no solo afecta a uno mismo, afecta a todos los que le rodean».

El fracaso electoral es de las pocas cosas que llevan a los líderes políticos a presentar su renuncia, aunque no es muy frecuente, porque muchos se aferran al cargo hasta su desgaste. 

Los políticos también se deben a los resultados. Hay que asumir las derrotas y tomar decisiones.

Lo que mal empieza mal acaba. Gonzalo Caballero podrá seguir si se lo permiten los militantes de su de partido, pero dentro de cuatro años el socialismo en Galicia será residual. La política de amiguetes se acabó, es un fracaso.  La ejecutiva Ferrolana que apoyó a Gonzalo Caballero también debería reconocer su fracaso y plantearse su dimisión.

Queda por ver ahora cuál será la reacción a nivel orgánico a este resultado electoral, que, sin ser un descalabro tan grave como otros anteriores, sí deja un profundo sabor amargo por la oportunidad perdida, el estancamiento y el descenso al tercer lugar del espacio político gallego.

Algunos socialistas han olvidado que su fundador Pablo Iglesias, fue el devoto socialista que acudía a los congresos internacionales con ilimitado interés y el dirigente al que los obreros escuchaban atentamente porque les hablaba desde la experiencia, con emoción pero también con tranquilidad, sencillez y respeto. Ortega y Gasset afirmó que era un hombre “traspasado íntegramente por una idea; era todo socialismo”. Siendo, como fue, un autodidacta que se pagó sus clases nocturnas  tras largas jornadas de trabajo como aprendiz de tipógrafo, Iglesias dejó tras de sí una obra humana y política de imposible emulación. 

Parece que hoy en día adorarse a sí mismo es tarea placentera. Y, a esto se ven, más tentados los llamados hombres públicos que, como pasan la vida subidos a plataformas, púlpitos y pedestales tienen fácil tendencia a olvidar su estatura, pero esta clase de personas son las que se odian a sí mismos y no se perdonan por no haber realizado todos sus sueños, son personas decepcionadas de sí mismas y convierten su decepción en amargura y mal café.

 

Lea también

La política es ondulante

Gabriel Elorriaga F. En unas cercanas declaraciones, Cayetana Álvarez de Toledo decía que “la política, como la …

4 comentarios

  1. En numerosas ocasiones en el PSOE también se clamó contra el enchufismo, el amiguismo y el nepotismo, y comprometió la regeneración de estas prácticas en cuanto llegara al poder. Realmente, lo que ha hecho Sánchez en cuanto ha llegado a La Moncloa ha sido mantener y cualificar esas prácticas de las llamadas «puertas giratorias» Todo eso pasa Factura. Los ciudadanos no son tontos. Por no hablar de los puestos de confianza elegidos a dedo….

  2. Este resultado abre la puerta a revivir las luchas intestinas que han protagonizado la última década en el plano orgánico y que permanecían, salvo contadas excepciones, en letargo desde la llegada de Caballero a la secretaría general de los socialistas gallegos .

  3. Menos mal que les queda el suelo empresarial…

  4. La mosca del vinagre

    Este pobre chico que llega a la silla del PSOE gallego más por ser sobrino de quien es que por méritos propios se ha llevado el palo de la mala gestión, de los pactos más elaborados y por supuesto de un líder en Madrid que roza el estudio psicólogico

    En Galicia el PSOE recibe los votos de sus incondicionales y ya … no hay partido ni estructura más bien una lucha interna entre sectores más bien vacíos y con poca idea y si con mucha idea de tener una silla y poder