Los bomberos y la Policía Local rescataron a una mujer mayor que había caído en el interior de su vivienda

Los bomberos de Ferrol rescataron el pasado sábado a una mujer de edad avanzada que había caído en el interior de su vivienda. Se trata de una residente en un tercer piso de la calle Deporte, en el barrio del Inferniño.

Fue una vecina de la planta superior la que dio la alerta a la Policía Local. Según explicó al agente que atendió su llamada, la accidentada se había puesto en contacto con ella a través del teléfono móvil para explicarle que se encontraba tendida en el suelo con dolor y que no era capaz de moverse. Al llegar la patrulla, explicó que la puerta de entrada se encontraba cerrada con llave y que existía la posibilidad de acceder al inmueble a través de una ventana de sencilla apertura ubicada en la fachada. Por ese motivo, los policías solicitaron la ayuda del Cuerpo de Bomberos y del 061.

La dotación del parque ferrolano que se desplazó al lugar pudo entrar en el piso y dar con la mujer, que se encontraba en una terraza interior. Luego abrieron la puerta para que accediera el personal sanitario y la atendiera antes de trasladarla al Hospital «Arquitecto Marcide» del Complejo Hospitalario Universitario-CHUF para hacerle pruebas médicas. Presentaba dolor en las piernas y en un brazo.

Otras actuaciones

Durante el fin de semana, la Policía Local atendió, además, otros incidentes, entre ellos, dos relacionados con el ocio nocturno. Patrullas del cuerpo municipal tuvieron que presentarse en dos establecimientos que estaban abiertos durante la noche. En uno de los casos se trataba de un local situado en las cercanías de la Praza Vella, donde, según denunciaron los vecinos, había varias personas tocando música con instrumentos. Cuando llegaron los agentes, la música ya había parado, pero observaron que varios de los presentes disponían de un acordeón y varias guitarras. Todos se encontraban en el exterior del negocio, desprovistos de mascarillas y consumiendo bebidas. Cerca de ellos también había alrededor de medio ciento de personas que tampoco portaban mascarilla y se encontraban bebiendo, en muchos casos, en vasos de cristal. Los policías requirieron la presencia del responsable del establecimiento para que se hiciera cargo de la situación, a lo que accedió inmediatamente.

Los agentes también fueron requeridos en Esteiro cuando faltaban pocos minutos para las cuatro de la madrugada del sábado al domingo, ya que un café-bar del barrio continuaba abierto y sonaba música tanto en el interior como en el exterior. Al llegar, los funcionarios del 092 observaron que una empleada del establecimiento estaba sirviendo consumiciones a dos clientes en la barra y que en la terraza se encontraba un pequeño grupo de personas sentadas alrededor de una mesa. Los agentes se entrevistaron con la trabajadora para explicarle los motivos de su presencia en el lugar y le indicaron que debía cesar la actividad de inmediato, a lo que la mujer accedió rápidamente.

Ese mismo día, alrededor de una hora antes, se recibieron en el 092 varias llamadas en las que se indicaba que había vehículos circulando a grand velocidad por la FE-13. En ese preciso instante, los agentes de guardia en la jefatura pudieron oír el fuerte ruido de los motores, por lo que dieron aviso a una patrulla que se acercó a la zona. Los integrantes de ésta, realizaron labores de vigilancia a distancia para no ser detectados. Comprobadas las infracciones, se aproximaron para darles el alto a tres conductores, uno de los cuales resultó ser novel. Todos fueron denunciados por conducción temeraria. Según consta en la propuesta de sanción, dos estaban haciendo una carrera del tipo comúnmente denominado “pique”.

Cinco identificaciones de personas que depositaron la basura en la calle

La víspera, durante la noche del viernes al sábado, personal de Urbaser solicitó la presencia de la Policía Local en la calle Real al detectar bolsas de basura depositadas en la vía pública y no en el interior de un colector, como establece la ordenanza. Los agentes que atendieron el requerimiento descubrieron en el interior varios documentos en los que figuraba la identidad de un hombre y de una mujer. Situaciones similares se repitieron durante esta pasada noche, cuando una patrulla del 092 identificó a tres personas que depositaron los desechos fuera del lugar idóneo. En los tres casos los hechos se produjeron en la calle Magdalena.

Las normas municipales recogen el deber de depositar los residuos urbanos nos contenedores habilitados a tal fin. Los incumplimientos están recogidos como infracciones de carácter leve, que implican sanciones de hasta 750 euros.

Lea también

Ola Ferrol-Peatonalizar, la Feria mensual, amigos que nos dejan

Carlos Barcón, ​pintor. FERROL ¿DONDE APARCAR …? Las urbes del futuro, dicen, se perfilan como …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *