«Las F-110 asegurarán el mantenimiento de las capacidades navales de España»(AJEMA, Teodoro López Calderón)

Con motivo de la festividad de la Virgen del Carmen, patrona de la Armada Española, Galicia Ártabra reproduce parte de una entrevista al Almirante general Teodoro López Calderón, el AJEMA, publicada en la Revista Española de Defensa. (*)

López Calderón (Cartagena, 1954) cumplirá en breve 47 años de servicio en la Armada. Un marino muy ligado a Ferrolterra por lazos familiares

«Sigo disfrutando de mi trabajo. He tenido la suerte de que mi verdadera vocación ha coincidido con la profesión que escogí, y eso no se paga con dinero». Como buen marino guarda un grato recuerdo de sus destinos embarcado, especialmente de su primer mando en la mar. Aquél joven teniente de navío llegó a almirante general en marzo de 2017 y, desde entonces, gobierna una institución que agrupa hoy a más de 25.000 hombres y mujeres. «Han sido unos años intensos —admite—, pero no es una novedad, la vida ahora evoluciona a un ritmo acelerado y hay que adaptarse continuamente».

Fomentar y proteger una industria de defensa innovadora

—¿Cómo se ve el horizonte desde el puente de mando de la Armada?

—»Desde la Armada, como desde el resto de España, el horizonte se ve tomado, pero con la esperanza de que, más pronto que tarde, empiece a clarear.
Me explicaré: Es evidente que la situación socioeconómica actual está marcada por la pandemia y sus efectos colaterales. La Comisión para la Reconstrucción Social y Económica creada en el Congreso de los Diputados emitirá unas conclusiones sobre las medidas a adoptar que, con seguridad, incluirán la necesidad de inversión para reactivar nuestra industria. Por otro lado, la nueva Directiva de Defensa Nacional señala la necesidad de fomentar y proteger una industria de Defensa innovadora, cuya excelencia tecnológica requiere de una adecuada inversión económica.
También indica la necesidad de financiar la renovación y el sostenimiento de las capacidades militares, máxime cuando apenas estábamos comenzando a salir de la anterior crisis económica, que impidió la apropiada renovación y mantenimiento de nuestros medios materiales.
En resumen, coincide la necesidad de invertir para tratar de salvar nuestro tejido industrial, del que la industria de Defensa es una parte importante, con la de renovar y sostener las capacidades de nuestras Fuerzas Armadas. Sin olvidar el impacto positivo que supone la inversión en Defensa para la generación de puestos de trabajo en nuestra industria, muy especialmente en las áreas próximas a nuestras bases».

Tras destacar la labor desarrollada por las Fuerzas Armadas y en concreto por la Armada el AJEMA se refiere a la operatividad y si ésta se verá afectada por la situación económica.
—»La nueva situación afecta y va a afectar a corto plazo al adiestramiento y la operatividad de las unidades. Para controlar e intentar minimizar este efecto, hemos desarrollado un plan de choque, que he presentado a la ministra de Defensa y al JEMAD.
En lo que se refiere a la asignación de los recursos económicos, se da prioridad al sostenimiento y adiestramiento de aquellas unidades que se prevé aportar a los despliegues nacionales e internacionales, anteponiendo siempre las condiciones de seguridad del personal y el material.
Será inevitable que esta priorización tenga un impacto negativo en el resto de unidades, cuyo adiestramiento se limitará a aspectos básicos y su sostenimiento a impedir la pérdida definitiva de capacidades; pero, insisto, queremos asegurarnos de que el adiestramiento y operatividad de ese núcleo de unidades que hemos identificado como prioritarias estén garantizados».

La Armada y los jóvenes

—¿Qué ofrece hoy la Armada a los jóvenes que sienten una vocación militar y marinera?

«Una profesión atractiva, yo diría que apasionante, llena de expectativas y posibilidades, pero, al mismo tiempo, exigente y no exenta de dificultades. Contamos con una fuerza naval altamente tecnificada, en la que lo más importante son las personas, su formación y los valores que son el soporte de la institución, como el compañerismo, el trabajo en equipo, el esfuerzo, la especialización y el espíritu de superación para dar el mejor servicio y garantizar la seguridad y defensa de España. Los jóvenes que ingresen en alguna de nuestras Escuelas para acceder a la Escala de Oficiales, Suboficiales o de Tropa y Marinería, se encontrarán con una enseñanza de calidad y homologada, en la que se le reconocerán titulaciones del sistema educativo general (Grado universitario, Técnico Superior o Medio de Formación Profesional), de forma que todos los que así lo quieran podrán acceder a escalas y puestos de mayor responsabilidad, y aquéllos que finalmente no encuentren en la Armada su verdadera vocación verán facilitada su incorporación al mercado laboral.

Quiero destacar nuestro empeño por hacer atractiva la carrera en la Armada y ofrecer oportunidades a todos los que sienten inquietudes por superarse.
En este sentido, en los últimos años, se han promovido numerosas iniciativas para la promoción interna del personal. Fruto de esto, salvo en casos muy específicos, actualmente se cubren adecuadamente todas las plazas convocadas».

Renovación en la Flota a medio y largo plazo

—¿Está la Fuerza hoy equilibrada en número y capacidades?

—»En sus capacidades, la Flota constituye hoy un todo armonizado y equilibrado. Los medios actuales le permiten articularse como un instrumento intrínsecamente expedicionario e interoperable con nuestros aliados, formando parte de la Fuerza Conjunta y alistada para responder al cambiante entorno geoestratégico, de manera que se asegure el uso lícito y libre de los mares, esencial para el funcionamiento y desarrollo de nuestro sistema económico.
En cuanto al número de unidades, la Flota presenta algunas carencias, en relación con las misiones que podemos tener que llegar a realizar, y sobre todo contamos con un número importante de buques y aeronaves muy cerca del final de su vida útil. Hay que tener en cuenta que desde el comienzo de la anterior crisis, hace trece años, la Armada ha dado de baja 27 buques de distinto porte, y de alta solo nueve, siendo la edad media actual de los buques de la Flota de 27 años, cuando la vida útil ronda entre los 30 y 35 años.
Por ello, a la vez que se mantiene ese equilibrio, es necesario continuar con la renovación a medio y largo plazo para tener el número adecuado de unidades, así como disponer del sostenimiento necesario para garantizar su correcto alistamiento».

Las F-110

—¿Cómo valora la renovación que va a suponer la llegada de las F-110 y el submarino S-80?

—»Sin las capacidades que aportan las fragatas y los submarinos no hay Armada. Por ello, esta renovación nos ha hecho ver el futuro con ilusión y optimismo, ya que además son los buques más costosos por su elevado nivel tecnológico y complicación.
El S-80 supone la esperada y necesaria renovación del Arma Submarina, con un tremendo salto en capacidades, especialmente en lo que afecta a su discreción, potencia de combate y sensores. Esto aporta un medio muy valioso para ejercer el control del mar, con unos medios avanzados y eficaces.

Las F-110 asegurarán el mantenimiento de las capacidades navales de España mediante un escolta multimisión que sustituirá y mejorará ostensiblemente a las fragatas clase Santa María. El escolta es el elemento básico de cualquier marina, pues son los que posibilitan la actuación del resto de sus unidades, dándoles la protección apropiada, y los que pueden imponer la seguridad de las actividades marítimas, ante las diferentes amenazas que puedan materializarse. Será un buque muy versátil, con un área modular que le permitirá adaptarse a los distintos escenarios en los que tenga que operar. Desde el punto de vista de su construcción, cuenta con un índice de tecnología nacional sin precedentes, próximo al 85 por 100, lo que generará una importante carga de trabajo para nuestras empresas. Según datos de Navantia, esto se traduce en unos 7.000 empleos anuales durante diez años y un impacto positivo en el PIB de unos 590 millones de euros anuales. A partir del año 2027 la nueva plataforma F-110 nos va a permitir mantener una posición ventajosa, además de constituir una excelente oportunidad para la industria de defensa española en el mercado internacional».

—¿Qué otros planes de modernización son prioritarios?

—»En el corto plazo será necesario acometer una modernización de media vida de las fragatas F-100 para garantizar al menos 15 o 20 años más.
Asimismo, destaca la adhesión de España al proyecto PESCO EPC (European Patrol Corvette) de la Unión Europea, a través del cual se podrán impulsar proyectos tecnológicos que optarán a financiarse mediante los fondos del Fondo Europeo de Defensa y desarrollar un diseño de buque para las operaciones de seguridad marítima que pueda reemplazar a los patrulleros de altura que alcancen el final de su vida útil.
También se está desarrollando el programa BAM-IS, buque de Intervención Subacuática que relevará al buque Neptuno, finalizado su ciclo de vida, y que es imprescindible para el rescate y supervivencia de nuestros submarinistas.
Para mantener la capacidad que aporta la Infantería de Marina, además de los helicópteros de transporte táctico, es también prioritaria la sustitución de los vehículos de asalto anfibio (AAV), la adquisición de blindados 8×8 con torres de 105 mm. que reemplazarán a los carros de combate M60, ya dados de baja, y la adquisición de morteros embarcados sobre vehículos tácticos.

En el ámbito aeronaval, los principales proyectos son la modernización del helicóptero multipropósito navalSH60B, y la sustitución del avión AV8B Harrier, previsiblemente por el F35B, ya que es la única aeronave de ala fija capaz de operar desde el LHD Juan Carlos I. Además, se pretende consolidar la capacidad de vigilancia de los medios aéreos no tripulados«.

Tras destacar como estratégica para la Defensa Nacional y que por cada euro que emplea la Armada se generan 2,31 euros en la economía española y multiplica por 1,8 el empleo. señala que

«Nosotros ofrecemos a la industria nuestro conocimiento y experiencia en la definición conceptual, diseño, desarrollo y uso de plataformas y sistemas navales. Esta colaboración se ha materializado en multitud de proyectos en los últimos 50 años, hasta alcanzar un importante grado de autonomía en el diseño de sistemas y buques de guerra.
Programas como la F-110, con sus programas I+D asociados, y la obligada transformación digital hacia el concepto del Arsenal 4.0, aportan un efecto multiplicador de las capacidades tecnológicas nacionales y son ejemplos concretos que permitirán mejorar la competencia comercial de nuestras empresas. Además, esto confiere a España una mayor soberanía en el empleo de sus sistemas de armas».

La Armada y la OTAN

—¿Cuál es la aportación de nuestra Armada en el ámbito de la OTAN?

«Además de nuestra importante contribución en términos de esfuerzo, la preparación de nuestro personal y el nivel tecnológico de nuestras unidades gozan de una alta consideración entre nuestros aliados.
En estos momentos, la Armada participa en la operación Sea Guardian, de seguridad marítima en el Mediterráneo, y en las agrupaciones navales permanentes que aseguran la disuasión y defensa y que constituyen el primer elemento de respuesta de la OTAN ante una crisis. En concreto, tenemos al cazaminas Tambre integrado en la agrupación de medidas contra minas número 2 (SNMCMG-2) y desde el primero de julio a la fragata Álvaro de Bazán en la agrupación de escoltas número 2 (SNMG-2) que, además, hace de buque insignia de la agrupación. También proporcionamos uno de los cinco Cuarteles Generales Marítimos de Alta Disponibilidad de la Alianza, el SPMARFOR HQ. Se trata de un Cuartel General desplegable, basado en el buque Castilla, y que a lo largo de este año 2020 se encuentra preparado y certificado por si fuese necesaria su actuación. Todo ello, demuestra el compromiso de España y la Armada con la Alianza«.

—¿Cómo se combina la modernidad con el mantenimiento de los valores y tradiciones?

—»La Armada, a lo largo de su varias veces centenaria historia, siempre ha intentado estar en vanguardia de los avances tecnológicos. Ser respetuosos con las tradiciones no supone inmovilismo, sino afianzar la evolución en fuertes raíces como son nuestros valores y principios que se han mostrado fundamentales a lo largo de esa historia.
Esta apuesta permanente por la innovación y el conocimiento no es actual, viene de muy lejos y tiene una buena muestra precisamente este año en el que celebramos el 250º aniversario de la creación del cuerpo de ingenieros de Marina, por orden de Carlos III. Este hito supuso el germen de los actuales ingenieros navales, entre otros, y la industrialización del proceso completo de la construcción naval en España.

En la actualidad nos estamos esforzando por no perder el tren de la transformación digital, pues lo consideramos esencial para lograr la superioridad en el combate y la interoperabilidad con nuestros aliados, y creo que precisamente apoyándonos en esos valores y en la forma de actuar que la actividad en la mar nos impone, lo lograremos«.

(*)-Ha sido parte de una entrevista realizada por Victor Hernández, con fotografías de Pepe Díaz.

Lea también

En Ferrol. Este miércoles, misa en San Francisco por el eterno descanso del almirante Francisco Rapallo

Este miércoles 16 de septiembre se celebrará una misa por el alma del almirante Francisco …