El «Patiño» abandona Ferrol para integrarse en el grupo 2 de la OTAN en el Mediterráneo

Fot. Galicia Ártabra

Este sábado, 19 de septiembre, el BAC “Patiño” (A-14) ha salido a la mar para integrarse en la Agrupación Naval Permanente de la OTAN núm. 2 (SNMG-2). Permanecerá desplegado en aguas del Mediterráneo hasta el mes de diciembre del presente año.

El «Patiño» se encontraba atracado en el muelle número 10 de Navantia Ferrol en una zona acordonada debido a las medidas sanitarias prescritas. En el muelle escaso número de familiares de la dotación puesto que sus miembros no podían bajar a tierra para despedirse. Asimismo se encontraba una comisión de la Armada presidida por el Comandante de la 31 Escuadrilla de Escoltas, el Capitán de Navío Santiago Vila Barrón.

Fot. Galicia Ártabra

A las diez menos cuarto de la mañana el CN Vila Barrón subió a bordo del «Patiño» siendo recibido por su comandante el Capitán de Fragata Rafael Delgado Carpentier .
Ya en la zona de cubierta de vuelo el Comandante de la 31 Escuadrilla se dirigió a una representación de la dotación enviándoles un mensaje de saludo

Agradeciéndoles «el esfuerzo que han hecho para alistar el barco para la misión y recalcarles la importancia del despliegue que van a hacer, formando parte de las fuerzas permanentes de alta disponibilidad y de alto nivel dentro de la OTAN, porque representan el compromiso de España con la seguridad internacional y sobre todo este año que la fuerza está mandada por España, por un almirante español».

Finalizadas estas palabras se inició la maniobra de desatraque mientras a través de los altavoces del buque sonaba la marcha » Ganando Barlovento«.

Fot. Galicia Ártabra

A las diez y diez el «Patiño» abandonaba el muelle número 10 auxiliado por remolcadores de la Armada y ya en la ría emprendió rumbo inicial a la Base de Rota.

Defensa colectiva

Las operaciones de las Fuerzas Marítimas Permanentes responden a las necesidades de la defensa colectiva: el propósito fundamental de la OTAN. La SNMG-2, que se encuentra en situación de alta disponibilidad, es parte del componente marítimo de la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF). Su misión principal es cubrir las necesidades de defensa de los aliados ofreciendo un grupo naval preparado para reaccionar ante cualquier amenaza, así como mejorar la interoperabilidad y cooperación con países amigos y aliados.

Durante su integración en dicha Agrupación, el BAC «Patiño» contribuirá a demostrar el compromiso de España con la Seguridad Internacional y la Defensa de los países amigos y aliados, participando en diversos ejercicios aeronavales como “DYNAMIC MARINER 20”, “DYNAMIC GUARD 20-2”, “MAVI BALINA 20” y “NAIAS 20”.

Dotación muy animada

El Capitán de Navío Vila Barrón señaló a Galicia Ártabra que
«Van a realizar un despliegue de dos meses integrados en el Grupo Naval Permanente nº 2 de la OTAN y van a participar en diversos ejercicios en las zonas del Mediterráneo oriental y central.

¿La dotación? muy animada, con mucha ilusión por hacer el despliegue y por contribuir a esta Fuerza naval con un buque como el «Patiño» que aporta unas capacidades fundamentales para este tipo agrupaciones.

Ahora se dirigen a Rota y allí van a embarcar un equipo operativo de Seguridad , de Infantería de Marina y una unidad aérea con un helicóptero

La situación del Covid nos exige ser mucho más rigurosos en la aplicación de protocolos de seguridad y más trabajo para el barco. Pero bueno, la dotación con su esfuerzo lo ha superado y la realidad es que mantenemos nuestros compromisos operativos a pesar de esta situación. La Armada sigue manteniendo sus compromisos con la OTAN y sigue desplegando barcos en operaciones».

El «Patiño»

El buque de aprovisionamiento en combate «Patiño» (BAC) fue construido por Bazan en su astillero de Ferrol (actualmente Navantia) en el año 1995, cuenta con 165,8 m de eslora, 23,7 m de manga y 8 m de calado. Con su desplazamiento de 17.045 t fue el buque más grande de la Armada Española hasta la construcción del BPE «Juan Carlos I».

La clase «Patiño/Amsterdam» es una mejora de la clase «Poolster» y como ésta fue concebida como buque mercante, pero con requerimientos militares, como su armamento o sus sistemas. Los dos buques de esta clase entraron en servicio en sus respectivas Armadas en 1995 con buenos resultados.

Estos navíos pueden transportar hasta cinco helicópteros. En el caso español lo habitual es que lleve tres helicópteros Sikorsky SH-3 Sea King para realizar aprovisionamientos verticales y otras operaciones.

Cuenta con seis bombas de combustible, con capacidad de descarga de 600 m³ por hora. Este buque puede proveer suministros para 21 días a la flota que acompaña (compuesta típicamente por un portaaviones, 5 escoltas y unas 20 aeronaves).
Como Buque de Aprovisionamiento de Combate y fiel a su lema “No vine a ser servido, sino a servir”, la misión del BAC ‘Patiño’ es mantener la capacidad de combate de una fuerza naval desplegada en un teatro de operaciones lejano por períodos extensos. Está diseñado para apoyar a una “Task Group” de un portaaviones, cinco fragatas y veinte aeronaves en la mar durante 21 días, aumentando así el alcance y la presencia de la Flota de una nación marítima como es España en áreas lejanas.

El «Patiño» es uno de los buques más importantes de la Armada, tiene velocidad suficiente para para acompañar a las fragatas F-100 cuando operan a su velocidad de crucero, que es entorno a 18 nudos, y que suele ser su velocidad más frecuente debido a que usan solo motores diesel (velocidad económica), si quieren ir más rápido tienen que poner en marcha las turbinas de gas que tiene el inconveniente de consumir mucho combustible. El «Patiño» puede navegar a 20 nudos sostenidos, por lo cual a esta velocidad podría dejar atrás a las Fragatas F-100 a menos que éstas utilicen las turbinas de gas.

La velocidad del «Patiño» y su gran capacidad de carga de combustible lo convierten en un buque muy valioso y rentable en las operaciones navales. La capacidad de suministrar combustible a otros buques (nacionales o de otros paises) mientras navegan en operaciones militares a velocidades relativamente elevadas, es un servicio muy bien pagado, ya que la otra alternativa existente para un buque que agota sus reservas de combustible sería abandonar las operaciones en demanda de un puerto para reaprovisionarse.

Lea también

El “Serviola” hace escala en el puerto de Melilla. Localizaron 850 kilos de hachís en dos actuaciones

El patrullero de altura “Serviola” (P-71), que se encuentra realizando cometidos de vigilancia y seguridad …