Para Elisa (Bagatela en tu recuerdo)

Julia Mª Dopico Vale

La mañana del 20 de noviembre nos sorprendía la inesperada noticia del fallecimiento de Dña. Elisa Moscoso Vázquez, la maestra admirada y apreciada en los círculos musicales tanto por su actividad docente desarrollada a lo largo años como por su vínculo familiar con una de las grandes intérpretes de la historia de la lírica, la mezzosoprano lucense y de ascendencia ortegana Inés Rivadeneira, cuyo nombre se suma a la lista de nuestros más destacados cantantes junto a la ferrolana Carolina Casanova, Ángeles Gulín, el tenor da Costa da Morte, José Varela o la coruñesa María Luisa Nache; la formidable artista que obtuvo clamorosos éxitos en escenarios nacionales e internacionales interpretando óperas como Carmen, El Amor Brujo bajo la batuta de Igor Markevitch o El Hijo Fingido de Joaquín Rodrigo y también en
zarzuelas como Doña Francisquita junto a Alfredo Kraus, siendo considerada una de las principales cantantes del S.XX. De mano de Elisa, su prima, vivíamos los recuerdos y también el presente de la famosa cantante y digo presente porque Inés, a pesar de haberse retirado hace años fue nuevamente noticia gracias a la publicación del libro “Inés Rivadeneira: Una Vida para el Canto”, biografía escrita con admiración, cariño y sumo rigor por el profesor y director Julián Jesús Pérez Fernández, alumno de ambas y artífice de lo que ya es un “imprescindible” de nuestra historia musical; algo para lo que la colaboración de Elisa fue también fundamental, ya que ella guardaba celosamente grabaciones, programas de mano, notas de prensa, datos de conciertos … que fueron seguramente fuente importantísima de información.

La escuchamos también en el programa “Allegro de Domingo” de Radio Voz, en la entrevista realizada por Antón de Santiago con motivo del deceso en agosto de Inés, poniendo en valor (no podemos permitirnos este lujo de silencios) la trayectoria artística de la cantante.

Tuve la oportunidad de entrevistarla personalmente para las páginas del suplemento dominical “Nordesía” y “La Galería” con fecha de 18-06-2017, haciendo un recorrido musical desde su nacimiento en la ciudad herculina en 1943 hasta el desarrollo de su vida profesional, recordando el ambiente musical de la ciudad en aquellos tiempos, los años de estudios musicales con su tía Maruja Moscoso y con el maestro Molinari, discípulo de Granados, su incorporación al mundo docente en los Colegios Eirís y Obradoiro y después en el Conservatorio de Música con compañeras de la “plantilla ferrolana” que recordamos los de mi generación: Janet Romero, Mª del Carmen
Fanego o Natalia Lamas…

Escribió también Elisa el libro “Camino Musical”, que conservo dedicado, un “temario musical que pretende trazar una senda a los futuros oyentes estableciendo principios que ayuden a poder disfrutar de una de las bellezas que la vida nos depara”: La música, el idioma universal que nos ha unido y que nos hizo pasar gratos momentos que son hoy ya…recuerdos. Entre estos unos versos nunca publicados, pero sí
compartidos, como los del poema que ella tituló “Caos” y con los que hoy me despido: “Aquí queda un color que se esfuma/ allí una rosa que se deshoja/Una voz en el firmamento/ huye veloz, temblorosa”.

In memorian, amiga, querida, Elisa.

 

Lea también

Pontedeume e Cabanas na novela “A viaxe de Gagarin” de Agustín Fernández Paz

José Fonte Sardiña É ben coñecido o amor que lle tiña á nosa vila Agustín …