Música cervantina

Julia Mª Dopico Vale

La semana musical nos sorprendía con el concierto a cargo de la formación “Concentus Cruniensis” que en memoria de la tan apreciada Adela Estévez Campos fue dedicado a la figura de D. Miguel Cervantes, el “Príncipe de los Ingenios”, universalmente conocido por haber escrito la novela «El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha», una de las mejores obras de la literatura universal cuyo número de ediciones y traducciones sólo ha sido superado por la Biblia.

Música que recreó el mundo sonoro renacentista impregnado por su carácter modal, las texturas polifónicas y los instrumentos acompañantes, como ocurría en la práctica
de la época. “Música para el tiempo de Cervantes” en la primera parte y “Música en la obra de Cervantes” en la segunda, dieron pie para la interpretación de un rico repertorio en el que abundaron los villancicos conservados en florilegios poético-musicales como el Cancionero de Upsala o el de Palacio y renovados en las voces de soprano, contralto, tenor y barítono acompañadas por la sección instrumental compuesta de traverso, flauta de pico, laúd y guitarra renacentistas, viola da gamba y percusión. Din di rin, Pues que jamás olvidaros, Por vida de mis ojos, Si la noche haze escura…sonaron con rigor y gusto, para introducirnos después en la música que aparece en la obra cervantina o que se relaciona con ella: música inspiradora de los novelescos personajes, letras de canciones puestas en sus bocas o temas citados en sus obras como la canción Al villano se la dan, que aparece en El rufián viudo, o la
festiva danza de Arañés, Chacona, mencionada en La Ilustre fregona. Aspectos contemplados en unas interesantísimas notas al programa redactadas por Julián Jesús Pérez, docente, investigador, intérprete y director de la formación a la que cabe felicitar por la singularidad del programa y por el estupendo concierto.

 

Lea también

Sabores ártabros-Ya es temporada de setas, para los que no crean que es pan de raposo.

José Perales Garat Don Segundo Mendoza era un cura al que se citaba en mi …